Descripción general

La infección por listeria es una enfermedad bacteriana transmitida por los alimentos que puede ser muy grave en mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunitarios afectados. La infección por listeria se contrae, con mayor frecuencia, al comer fiambres procesados incorrectamente y productos lácteos sin pasteurizar.

Es poco frecuente que las personas sanas contraigan una infección por listeria, pero la enfermedad puede ser mortal para el feto y el recién nacido. Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado también están en mayor riesgo de complicaciones potencialmente mortales. El tratamiento rápido con antibióticos puede ayudar a controlar los efectos de la infección por listeria.

La bacteria listeria puede sobrevivir a la refrigeración e incluso a la congelación. Es por eso que las personas que están en mayor riesgo de infecciones graves deben evitar comer los tipos de alimentos más propensos a contener la bacteria listeria.

Síntomas

Si contraes una infección por listeria, puedes tener:

  • Fiebre
  • Dolores musculares
  • Náuseas
  • Diarrea

Los síntomas pueden comenzar unos días después de comer alimentos contaminados, pero pueden pasar hasta 30 días o más antes de que aparezcan los primeros signos y síntomas de infección.

Si la infección por listeria se extiende al sistema nervioso, puedes presentar algunos de los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de cabeza
  • Rigidez en el cuello
  • Confusión o cambios en el nivel de alerta
  • Pérdida de equilibrio
  • Convulsiones

Síntomas durante el embarazo y en recién nacidos

Durante el embarazo, es probable que una infección por listeria solo ocasione signos y síntomas leves para la madre. Sin embargo, las consecuencias para el bebé pueden ser devastadoras. El bebé puede morir de manera inesperada antes del nacimiento o contraer una infección que puede resultar mortal a los pocos días del nacimiento.

Al igual que en los adultos, los signos y síntomas de una infección por listeria en un recién nacido pueden ser sutiles, entre ellos:

  • Poco apetito
  • Irritabilidad
  • Fiebre
  • Vómitos

Cuándo consultar al médico

Si has consumido un alimento que se ha retirado debido a un brote de listeria, presta especial atención a posibles signos o síntomas de enfermedad. Si presentas fiebre, dolores musculares, náuseas o diarrea, comunícate con tu médico. Lo mismo se aplica si te enfermas luego de ingerir un producto potencialmente contaminado, como alimentos fabricados con leche no pasteurizada o perros calientes o fiambres que no se hayan calentado bien.

Si presentas fiebre alta, dolor de cabeza intenso, rigidez en el cuello, confusión o sensibilidad a la luz, busca atención médica de urgencia. Estos signos y síntomas pueden indicar meningitis bacteriana, una complicación de la infección por listeria que puede resultar mortal.

Causas

La bacteria listeria puede encontrarse en el suelo, el agua y las heces de los animales. Los seres humanos suelen infectarse al consumir:

  • Vegetales crudos que provienen del suelo contaminado o del estiércol contaminado usado como fertilizante
  • Carne de animal contaminada
  • Leche no pasteurizada o alimentos hechos con leche no pasteurizada
  • Ciertos alimentos procesados: tales como quesos blandos, perros calientes y fiambres que han sido contaminados después del procesamiento

Los fetos pueden contraer una infección por listeria de la madre a través de la placenta.

Factores de riesgo

Las mujeres embarazadas y las personas con sistemas inmunitarios debilitados corren un riesgo mayor de contraer una infección por listeria.

Mujeres embarazadas y sus bebés

Las mujeres embarazadas son mucho más vulnerables a las infecciones por listeria que otros adultos sanos. Si bien una infección por listeria puede ocasionar únicamente una enfermedad leve en la madre, algunas de las consecuencias para el bebé son:

  • Aborto espontáneo
  • Muerte fetal
  • Nacimiento prematuro
  • Una infección potencialmente mortal después del nacimiento

Personas con sistemas inmunitarios debilitados

Esta categoría comprende a personas que:

  • Tienen más de 60 años
  • Tienen sida
  • Están bajo tratamiento con quimioterapia
  • Tienen diabetes o enfermedad renal
  • Toman prednisona en dosis altas o determinados medicamentos para la artritis reumatoide
  • Toman medicamentos para impedir el rechazo de un órgano trasplantado

Complicaciones

La mayoría de las infecciones por listeria son tan leves que pueden pasar desapercibidas. Sin embargo, en algunos casos una infección por listeria puede provocar complicaciones que ponen en riesgo la vida, entre ellas:

  • Infección generalizada de la sangre (septicemia)
  • Inflamación de las membranas y el líquido que rodean el cerebro (meningitis)

Las complicaciones de una infección por listeria pueden ser sumamente graves para un feto. En las primeras etapas del embarazo, una infección por listeria puede provocar un aborto espontáneo. Más adelante en el embarazo, una infección por listeria puede provocar muerte fetal, nacimiento prematuro o una infección potencialmente mortal en el bebé después del nacimiento (incluso si la madre solo está levemente enferma).

Prevención

Para prevenir la infección por listeria, sigue estas simples pautas de seguridad alimentaria:

  • Mantén los objetos limpios. Lávate muy bien las manos con agua tibia y jabón antes y después de manipular o preparar alimentos. Después de cocinar, usa agua caliente y jabón para lavar los utensilios, las tablas para cortar y otras superficies de preparación de alimentos.
  • Friega las frutas y los vegetales crudos. Limpia los vegetales crudos con un cepillo de fregar o con un cepillo específico para vegetales bajo mucha agua corriente.
  • Cocina muy bien los alimentos. Usa un termómetro de cocina para asegurarte de que los platos de carne, aves y huevos se cocinen a una temperatura segura.

Precauciones para personas particularmente en riesgo

Si afrontas riesgo de contraer una infección por listeria, ya sea por estar embarazada o por tener un sistema inmunitario débil, te recomendamos que tengas particular cuidado con la listeria. Toma precauciones adicionales con estos tipos de alimentos:

  • Quesos blandos y quesos de estilo mejicano. No comas quesos blandos, como queso feta, Brie, Camembert o azul, o de estilo mejicano, como el queso blanco o el queso fresco, a menos que se indique claramente en el envase que el producto se fabricó con leche pasteurizada.
  • Perritos calientes, carne en lata y fiambres. Evita los perritos calientes, la carne en lata y los fiambres a menos que se hayan recalentado hasta estar bien calientes. Mantén el líquido de los envases de perritos calientes lejos de otros alimentos, utensilios y superficies de preparación de alimentos. Lávate las manos después de manipular perritos calientes, carne en lata o fiambres.
  • Pastas de carne. No comas patés o pastas de carne refrigerados. Se aceptan los patés y pastas de carne enlatados o no perecederos.
  • Mariscos ahumados y refrigerados. No comas mariscos ahumados y refrigerados. Estos productos pueden tener en la etiqueta las palabras «nova style» (estilo Nueva Escocia), «lox» (salmón curado y ahumado), «kippered» (ahumado en frío y salado) o «jerky» (charqui). La excepción es si preparas estos productos a modo de cazuelas u otro plato cocido. Se aceptan los mariscos ahumados enlatados o no perecederos.
Feb. 08, 2017
References
  1. Listeria (Listeriosis). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/listeria/index.html. Último acceso: 3 de noviembre de 2016.
  2. Ferri FF. Listeriosis. En: Ferri’s Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 3 de noviembre de 2016.
  3. Goldman L, et al., eds. Listeriosis. En: Goldman-Cecil Medicine (Medicina de Cecil-Goldman). 25.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 3 de noviembre de 2016.
  4. Wilson CB, et al. Listeriosis. Remington and Klein's Infectious Diseases of the Fetus and Newborn Infant (Enfermedades infecciosas de Remington y Klein en el feto y los bebés recién nacidos). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 3 de noviembre de 2016.