Descripción general

Liquen escleroso es un trastorno poco frecuente que provoca manchas blancas en la piel y hace que luzca más delgada de lo normal. Suele afectar la zona de los genitales y el ano.

Cualquier persona puede contraer liquen escleroso, pero las mujeres posmenopáusicas corren un riesgo mayor.

El médico puede recomendar tratamientos con cremas o ungüentos que ayuden a devolver un aspecto más normal a la piel y disminuir la predisposición a formar cicatrices. La enfermedad puede volver a aparecer, por lo que se puede requerir atención de seguimiento a largo plazo. En raras ocasiones, liquen escleroso mejora sin tratamiento.

Síntomas

Las personas que tienen liquen escleroso podrían no presentar signos o síntomas.

Los signos y síntomas, por lo general, afectan la piel de los genitales y la zona anal, pero también pueden afectar la piel de la parte superior del cuerpo y de los brazos, y las mamas. Pueden ser algunos de los siguientes:

  • Enrojecimiento
  • Picazón (prurito), que puede ser grave
  • Malestar o dolor
  • Parches blancos y lisos en la piel
  • Parches arrugados o enrojecidos
  • Desgarro o sangrado
  • En casos graves, sangrado, ampollas o llagas ulceradas
  • Relaciones sexuales dolorosas

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con el médico si tienes signos y síntomas frecuentes de liquen escleroso.

Si ya has sido diagnosticado con liquen escleroso, consulta con tu médico cada seis a doce meses para que controle que no haya cambios en la piel o efectos secundarios a los tratamientos.

Causas

Se desconoce la causa del liquen escleroso y atrófico. Es posible que un sistema inmunitario hiperactivo o un desequilibrio hormonal incidan en el desarrollo de esta enfermedad. Las lesiones previas en un lugar determinado de la piel pueden aumentar las probabilidades de contraer liquen escleroso y atrófico en ese lugar.

El liquen escleroso y atrófico no es contagioso y no se disemina a través de las relaciones sexuales.

Esta enfermedad generalmente se presenta en las mujeres posmenopáusicas, pero también en los hombres y niños. En las mujeres, el liquen escleroso y atrófico suele afectar la vulva. En los niños y hombres, aquellos no circuncidados presentan el mayor riesgo, porque la enfermedad generalmente afecta el prepucio.

En los niños, los signos y síntomas pueden mejorar en la pubertad; de todos modos, deberán realizarse controles de la actividad de la enfermedad.

Complicaciones

Las complicaciones del liquen escleroso comprenden tener relaciones sexuales dolorosas, retención urinaria, estreñimiento y la incapacidad de retraer el prepucio. Las personas con liquen escleroso también presentan un mayor riesgo de tener carcinoma de células escamosas en el área afectada.