Descripción general

Los piojos son pequeños insectos sin alas que se alimentan de la sangre humana. Se propagan fácilmente de una persona a otra a través del contacto cercano y el intercambio de pertenencias.

Existen tres tipos de piojos:

  • Piojos de la cabeza, que se encuentran en el cuero cabelludo. Son más fáciles de encontrar en la nuca y alrededor de las orejas.
  • Piojos del cuerpo, que viven en la ropa y la ropa de cama, y se desplazan sobre la piel para alimentarse. Este tipo de piojos afecta con mayor frecuencia a las personas que no pueden bañarse o lavar la ropa con regularidad, como las personas sin hogar.
  • Piojos púbicos (también llamados ladillas), que se encuentran en la piel y el vello del área púbica. También pueden encontrarse, aunque con menos frecuencia, en el vello corporal grueso, como el vello del pecho, las cejas o las pestañas.

A menos que se traten de manera adecuada, los piojos pueden convertirse en un problema recurrente.

Síntomas

Algunos de los signos y los síntomas más comunes que provocan los piojos incluyen los siguientes:

  • Picazón intensa en el cuero cabelludo, el cuerpo o la zona genital.
  • Sensación de cosquilleo por el movimiento del pelo.
  • Presencia de piojos en el cuero cabelludo, el cuerpo, la ropa, el vello púbico o en otra zona con vello corporal. Los piojos adultos pueden tener más o menos el tamaño de una semilla de sésamo o pueden ser un poco más grandes.
  • Huevos de piojos (liendres) en los tallos del pelo. Las liendres pueden ser difíciles de ver porque son muy pequeñas. Son más fáciles de detectar alrededor de las orejas y en la nuca. Las liendres se pueden confundir con la caspa, pero, a diferencia de esta, no se pueden quitar fácilmente del pelo con un cepillo.
  • Llagas en el cuero cabelludo, el cuello y los hombros. Rascarse puede provocar pequeños bultos rojos que, a veces, se infectan con bacterias.
  • Marcas de picaduras, sobre todo en la cintura, la ingle, la parte superior de los muslos y la zona púbica.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con el proveedor de atención médica si sospechas que tú o tu hijo tienen piojos. Las liendres suelen confundirse con lo siguiente:

  • Caspa
  • Residuos de productos para el cabello
  • Tejido capilar muerto sobre un tallo capilar
  • Costras, suciedad u otros desechos
  • Otros insectos pequeños que se encuentran en el cabello

Causas

Los piojos se alimentan de sangre humana y se pueden encontrar en la cabeza, el cuerpo y el área púbica de los seres humanos. El piojo hembra produce una sustancia pegajosa que adhiere firmemente cada liendre a la base del tallo del cabello. Las liendres eclosionan en un plazo de entre 6 y 9 días.

Puedes contagiarte piojos si entras en contacto con los piojos o las liendres. Los piojos no pueden saltar ni volar, y se propagan a través de lo siguiente:

  • El contacto corporal o entre cabezas. Esto puede suceder cuando los niños o los miembros de la familia juegan o interactúan muy cerca unos con otros.
  • Pertenencias guardadas en proximidad. Colocar ropa con piojos cerca de otras pertenencias en armarios, casilleros o percheros de la escuela puede propagar los piojos. También se pueden propagar cuando se guardan juntos artículos personales como almohadas, mantas, peines y juguetes de peluche.
  • Artículos compartidos entre amigos o familiares. Pueden ser ropa, auriculares, cepillos, peines, accesorios para el cabello, toallas, mantas, almohadas o juguetes de felpa.
  • Contacto con muebles que tengan piojos. Acostarse en una cama o sentarse en algún mueble mullido y revestido con tela que recién usó una persona con piojos puede propagarlos. Los piojos pueden vivir 1 o 2 días sin estar en contacto con el cuerpo.
  • Contacto sexual. Por lo general, los piojos púbicos se propagan mediante el contacto sexual y suelen afectar a los adultos. Los piojos púbicos en niños pueden ser una señal de abuso o exposición sexual.

Prevención

Es difícil prevenir el contagio de piojos de la cabeza entre los niños que asisten a una guardería o la escuela. Hay tanto contacto cercano entre los niños y sus pertenencias que los piojos se pueden contagiar fácilmente. La presencia de piojos no es consecuencia de malos hábitos de higiene. Tampoco es un fracaso del padre o la madre si un niño se contagia de piojos.

Algunos productos de venta libre afirman que repelen los piojos, pero se necesitan más investigaciones para comprobar su seguridad y eficacia.

Muchos estudios pequeños demostraron que los ingredientes que contienen algunos de estos productos —en su mayoría, aceites vegetales, como el de coco, oliva, romero y árbol de té— pueden ser útiles para ahuyentar a los piojos. Sin embargo, estos productos están clasificados como “naturales”, lo que significa que no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés). Su seguridad y eficacia no se han comprobado en función de los estándares de esta agencia.

Hasta que no se pruebe la eficacia de los productos de prevención contra los piojos mediante investigaciones adicionales, el mejor método es simplemente tomar medidas rigurosas para eliminar los piojos y sus huevos, si los encuentras en tu hijo. Mientras tanto, puedes seguir estos pasos para prevenir la aparición de piojos:

  • Pídele a tu hijo que evite el contacto con las cabezas de sus compañeros de clase al jugar o hacer otras actividades.
  • Indícale a tu hijo que no comparta pertenencias como sombreros, bufandas, abrigos, peines, cepillos, accesorios para el cabello y auriculares.
  • Dile a tu hijo que evite los espacios compartidos en los que los sombreros y la ropa de más de un estudiante se cuelgan en un gancho común o se guardan en un armario.

Sin embargo, no es realista esperar que tú y tu hijo eviten todo tipo de contacto que pueda dar lugar al contagio de piojos.

Tu hijo podría tener liendres en el cabello, pero no necesariamente tener piojos. Algunas liendres son huevos vacíos. No obstante, las liendres que se encuentran a 1/4 de pulgada (6 milímetros) o menos del cuero cabelludo suelen requerir tratamiento —incluso si encuentras una sola— para evitar la posibilidad de que eclosionen.

Aug. 11, 2022
  1. Ogbuefi N, et al. Common pediatric infestations: Update on diagnosis and treatment of scabies, head lice and bed bugs. Current Opinion in Pediatrics. 2021; doi:10.1097/MOP.0000000000001031.
  2. AskMayoExpert. Lice. Mayo Clinic; 2021.
  3. Bennett JE, et al. Lice (Pediculosis). In: Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 30, 2022.
  4. Goldstein AO, et al. Pediculosis capitis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 30, 2022.
  5. Parasites: Treatment frequently asked questions (FAQs). Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/parasites/lice/head/gen_info/faqs_treat.html. Accessed March 30, 2022.
  6. Parasites — lice. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/parasites/lice/index.html. Accessed March 30, 2022.
  7. Marcdante KJ, et al., eds. Cutaneous infestations. In: Nelson Essentials of Pediatrics. 9th ed. Elsevier; 2023. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 30, 2022.
  8. Ferri FF. Pediculosis. In: Ferri's Clinical Advisor 2022. Elsevier; 2022. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 25, 2022.
  9. Dinulos JGH. Infestations and bites. In: Habif's Clinical Dermatology. 7th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed April 5, 2022.
  10. Subahar R, et al. In vitro experiments of pediculus humanus capitis (Phthiraptera: Pediculidae) resistance to permethrin and 6-paradol in East Jakarta: Detoxification enzyme activity and electron microscopic changes in lice. Veterinary World. 2021; doi:10.14202/vetworld.2021.3065-3075.