Descripción general

La enfermedad de Legg-Calvé-Perthes (LEG-kahl-VAY-PER-tuz) es un trastorno de la niñez que ocurre cuando se interrumpe temporariamente la irrigación sanguínea a la parte esférica (cabeza femoral) de la articulación de la cadera y el hueso comienza a morir.

Este hueso debilitado se rompe gradualmente y puede perder su forma esférica. Con el tiempo, el cuerpo restaura la irrigación sanguínea a la esfera y esta se cura. Pero si la esfera no adquiere una forma esférica al curarse, puede provocar dolor y rigidez. El proceso completo de muerte ósea, fractura y renovación puede llevar varios años.

Para mantener la esfera de la articulación lo más redonda posible, los médicos pueden usar una variedad de tratamientos para mantenerla ajustada en la cavidad de la articulación. La cavidad actúa como un molde para la cabeza del fémur fracturada a medida que esta sana.

Síntomas

Los signos y síntomas de la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes incluyen:

  • Cojera
  • Dolor o rigidez en la cadera, ingle, muslo o rodilla
  • Amplitud de movimiento limitada de la articulación de la cadera

Por lo general, la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes afecta solo a una cadera. Ambas caderas se ven afectadas en algunos niños, generalmente, en momentos diferentes.

Cuándo debes consultar con un médico

Programa una consulta con tu médico si tu hijo comienza a cojear o se queja de dolor en la cadera, la ingle o la rodilla. Si tu hijo tiene fiebre o no puede soportar peso en la pierna, busca atención médica de emergencia.

Causas

La enfermedad de Legg-Calvé-Perthes aparece cuando hay muy poca irrigación sanguínea en la parte de la articulación de la cadera que tiene forma esférica (cabeza del fémur). Sin suficiente irrigación sanguínea, este hueso se vuelve inestable y puede quebrarse con facilidad y cicatrizar mal. Todavía se desconoce la causa oculta de la reducción temporal del flujo sanguíneo en la cabeza del fémur.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo para la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes se pueden incluir los siguientes:

  • La edad. Aunque la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes puede afectar a los niños de casi cualquier edad, es más frecuente que comience entre las edades de 4 y 8 años.
  • El sexo del niño. Legg-Calvé-Perthes es cinco veces más frecuente entre los niños que entre las niñas.
  • Raza. Los niños de raza blanca son más propensos a manifestar esta alteración que aquellos de raza negra o afroamericana.
  • Mutaciones genéticas. En una pequeña cantidad de casos, la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes parece estar relacionada con mutaciones en ciertos genes.

Complicaciones

Los niños que tiene la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes tienen un riesgo mayor de manifestar artritis en la cadera durante la adultez, en particular si la articulación de la cadera sana en una forma anormal. Si los huesos de la cadera no encajan bien luego de curarse, la articulación puede gastarse de forma temprana.

En general, los niños que reciben diagnóstico de la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes luego de los 6 años son más propensos a manifestar problemas de cadera en otro momento de su vida. Cuanto menor sea el niño al momento del diagnóstico, serán mejores las probabilidades de que la articulación de la cadera sane de forma normal, una forma redondeada.