Exposición al plomo: Consejos para proteger a tu hijo

No permitas que la exposición al plomo dañe la salud y el desarrollo de tu hijo. Conoce las fuentes comunes de exposición al plomo y cómo evitarlas.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los niños pequeños son los que mayor riesgo corren de sufrir problemas de salud relacionados con la exposición al plomo, lo que incluye daños cerebrales y renales graves. Los niños menores de 3 años son especialmente vulnerables porque sus formas de jugar y explorar, como gatear y llevarse objetos a la boca, aumentan el riesgo de contacto con el plomo, y de que el plomo ingrese a sus organismos a través de la respiración o la boca.

¿Cuáles son las causas comunes de la exposición al plomo?

Los niños pueden quedar expuestos al plomo a través de varias fuentes, entre ellas:

  • Exposición prenatal. El plomo atraviesa la placenta. Un recién nacido generalmente tiene un nivel de concentración de plomo en la sangre similar al de su madre.
  • Suelo y agua. Las partículas de plomo de un aditivo para gasolina o una pintura pueden asentarse en el suelo y permanecer allí durante años, y las tuberías de plomo y de cobre soldadas con plomo pueden liberar partículas en el agua corriente.
  • Pintura con plomo. El uso de pinturas a base de plomo para casas, juguetes para niños y muebles del hogar está prohibido en los Estados Unidos desde 1978. Sin embargo, la pintura a base de plomo todavía se encuentra en las paredes y los trabajos en madera de muchas casas y departamentos antiguos, lo que puede provocar que los niños ingieran cascarillas de pintura a base de plomo.

    Los esmaltes de los objetos de cerámica, loza y porcelana también contienen plomo, que se infiltra en los alimentos. La pintura a base de plomo puede encontrarse en juguetes y otros productos fabricados en el exterior.

  • Productos para niños. Las joyas de fantasía y muchos productos para niños fabricados con vinilo o plástico pueden contener plomo, como por ejemplo, baberos, mochilas, asientos para automóvil y loncheras. Un niño puede absorber el plomo que contienen estos productos si se los lleva a la boca o los muerde, y puede inhalar el plomo si el producto se quema, daña o deteriora.
  • Polvo del hogar. El polvo del hogar puede contener plomo de las cascarillas de pintura o la tierra que traemos de otro lugar.
  • Alimentos. Los alimentos se pueden contaminar con plomo durante la producción, el procesamiento, el embalaje, la preparación o el almacenamiento. Por ejemplo, las verduras se pueden cultivar en tierra que contiene plomo, o estar expuestas a gases de combustibles que contienen plomo. El plomo se puede filtrar en los alimentos enlatados en latas fabricadas con soldadura de plomo. Y algunos envases y recipientes de alimentos contienen plomo, como cerámica esmaltada con plomo y cristalería con plomo.
  • Remedios caseros o populares y algunos productos cosméticos. Algunos remedios tradicionales, como los tratamientos para la indigestión azarcón y greta, pueden contener plomo. Además, algunos tipos de pinturas y pigmentos utilizados en maquillajes y tinturas de cabello contienen plomo.
  • Campos deportivos artificiales. El césped artificial hecho de nylon o una combinación de nylon y polietileno puede contener niveles no saludables de polvo de plomo, que un niño podría inhalar o ingerir.
March 24, 2015 See more In-depth