Diagnóstico

A veces, realizar el diagnóstico es un desafío. El médico te examinará la piel y te hará preguntas sobre tus síntomas y tu historia clínica. Informa al médico acerca de tus reacciones al látex y si has tenido otros signos y síntomas de alergia. El médico también te hará preguntas para descartar otros motivos de los síntomas.

Una prueba cutánea puede ayudar a determinar si la piel reacciona a la proteína del látex. El médico usará una aguja diminuta para colocar una pequeña cantidad de látex debajo de la superficie de la piel en el antebrazo o en la espalda. Si eres alérgico al látex, se formará un pequeño bulto. Esta prueba solo debe realizarla un alergólogo u otro médico con experiencia en pruebas cutáneas.

También se pueden realizar análisis de sangre para verificar la sensibilidad al látex.

Tratamiento

Si bien existen medicamentos para reducir los síntomas, la alergia al látex no tiene cura. La única forma de evitar una reacción alérgica al látex es evitar usar productos que lo contengan.

A pesar de que realmente seas muy cuidadoso para evitarlo, es posible que tengas contacto con el látex. Si has tenido una reacción alérgica grave al látex, tal vez necesites llevar contigo en todo momento una inyección de epinefrina. Si tienes una reacción anafiláctica, tendrás que ir a la sala de emergencias para que te apliquen de inmediato una inyección de adrenalina (epinefrina).

Cuando las reacciones son menos graves, el médico puede recetar antihistamínicos o corticosteroides, que puedes tomar después de haber estado expuesto al látex para controlar la reacción y aliviar el malestar.

Preparación para la consulta

Es probable que primero consultes al médico de cabecera o a un profesional de la salud general. Sin embargo, es posible que te remitan a un médico que se especializa en alergias (alergista).

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que tengas, incluso aquellos que no parezcan estar relacionados con el motivo de la cita.
  • Anota todas las exposiciones al látex, cuándo ocurrieron y qué tipo de reacción tuviste.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. Ellos podrían recordar algo que no advertiste o que has olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas antes de la cita médica te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. Algunas preguntas básicas sobre la alergia al látex para hacerle a tu médico son:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi afección?
  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o mi afección?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me indican?
  • ¿Cómo puedo evitar el contacto con el látex?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en realizar también otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuál es la gravedad de los síntomas?
  • ¿Tienes alergias, como rinitis alérgica (fiebre del heno) o alergia a ciertos alimentos?
  • ¿Hay antecedentes de alergias en tu familia?
  • ¿Estuviste expuesto a productos con látex?
  • Si tuviste síntomas después de usar guantes de látex, ¿cuánto tiempo tardaron en manifestarse?
  • ¿Qué cirugías te realizaron y cuándo?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si sospechas que tienes alergia al látex, intenta evitar el contacto con todo lo que tenga ese material.