La cifosis es una curvatura hacia delante de la espalda. Cierta curvatura es normal, pero el término «cifosis» generalmente hace referencia a una curvatura exagerada de la espalda. Si bien la cifosis se puede presentar a cualquier edad, es más frecuente en mujeres mayores.

La cifosis relacionada con la edad a menudo se presenta después de que la osteoporosis debilita tanto los huesos de la columna vertebral que se fracturan y comprimen. En lactantes o adolescentes, se presentan otros tipos de cifosis que son causadas por la malformación de la columna vertebral o la fractura en cuña de los huesos de la columna vertebral que se produce con el tiempo.

La cifosis leve ocasiona pocos problemas, pero los casos graves pueden causar dolor y desfiguración. El tratamiento de la cifosis depende de la edad, la causa de la curvatura y sus efectos.

Además de una columna vertebral anormalmente curvada, la cifosis también puede causar dolor de espalda y rigidez en algunas personas. Los casos leves de cifosis pueden presentar signos o síntomas no perceptibles.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con tu médico si observas un aumento de la curva en la parte superior de la espalda o en la columna vertebral de tu hijo.

Los huesos individuales (vértebras) que conforman una columna vertebral sana parecen cilindros apilados en un pilar. La cifosis ocurre cuando las vértebras de la parte superior de la espalda tienen forma de cuña. Diversos problemas pueden dar lugar a estar deformidad, entre ellos:

  • Osteoporosis. Este trastorno que produce el adelgazamiento de los huesos puede provocar aplastamiento vertebral (fracturas por compresión). La osteoporosis se presenta con más frecuencia en adultos, sobre todo en mujeres, y en personas que reciben dosis altas de corticoesteroides durante períodos extensos.
  • Degeneración de los discos. Los discos suaves de forma circular actúan como amortiguadores entre las vértebras de la columna. Con la edad, esos discos se secan y se encogen, lo que suele empeorar la cifosis.
  • Enfermedad de Scheuermann. También denominada «cifosis de Scheuermann», esta enfermedad normalmente comienza durante el período de crecimiento («estirón») anterior a la pubertad. En general, tiene mayor incidencia en niños que en niñas. La curvatura de la espalda puede empeorar cuando el niño finaliza el período de crecimiento.
  • Defectos congénitos. Si la columna vertebral de un niño no se forma bien en el útero, las vértebras pueden formarse de manera incorrecta, lo que provoca la cifosis.
  • Síndromes. La cifosis en niños también puede estar asociada a ciertos síndromes, como el síndrome de Marfan o la enfermedad de Prader-Willi.
  • Cáncer y tratamientos oncológicos. El cáncer que afecta la columna vertebral puede debilitar las vértebras, al igual que la quimioterapia y los tratamientos oncológicos con radiación, y hacerlas más propensas a sufrir fracturas por compresión.

Encorvarse también puede causar una curva más pronunciada en la parte superior de la columna vertebral. Conocida como «cifosis postural», esta afección no implica ninguna deformidad de la columna vertebral. Se presenta con mayor frecuencia en los adolescentes.

La cifosis puede ocasionar las siguientes complicaciones:

  • Problemas con la imagen corporal. Los adolescentes especialmente pueden tener una baja estima de su imagen corporal por presentar espalda curva o por usar un dispositivo de inmovilización para corregir el problema.
  • Dolor de espalda. En algunos casos, la alineación incorrecta de la columna vertebral puede generar dolor, que se puede volver intenso e incapacitante.
  • Disminución del apetito. En los casos graves, la curvatura puede hacer que se comprima el abdomen y causar disminución del apetito.

Solicita una consulta con tu médico de cabecera si tú o tu hijo tienen los signos y síntomas frecuentes de la cifosis. Este puede derivarte a un médico que se especialice en el diagnóstico y tratamiento de trastornos de la columna vertebral.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es aconsejable que escribas una lista con las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo notaste los síntomas por primera vez?
  • ¿Sufriste alguna lesión en la espalda al mismo tiempo?
  • ¿Algún familiar biológico cercano tuvo signos y síntomas similares o le diagnosticaron un trastorno de la columna vertebral?
  • ¿Qué medicamentos y suplementos tomas regularmente?

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Sientes dolor? Si es así, ¿dónde te duele con exactitud?
  • ¿Los síntomas son fiebre, escalofríos y pérdida de peso sin causa aparente?
  • ¿Los síntomas son debilidad, entumecimiento, dificultad para caminar o cambios en los hábitos de evacuación de la vejiga o de los intestinos?
  • ¿Los síntomas comprenden fatiga y dificultad para respirar?

Durante la exploración física, el médico te medirá y te pedirá que inclines el torso hacia adelante mientras te observa la columna vertebral desde un costado. En el caso de la cifosis, la curvatura de la parte superior de la espalda puede ser más evidente en esa posición. El médico también puede realizarte un examen neurológico para verificar tus reflejos y la fuerza muscular.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Según tus signos y síntomas, podrías necesitar:

  • Radiografías. Las radiografías convencionales se utilizan porque permiten determinar el grado de la curvatura y detectar deformidades en las vértebras, lo que ayuda a identificar el tipo de cifosis.
  • Exploración por tomografía computarizada. Si el médico necesita un estudio más minucioso, podría pedirte una exploración por tomografía computarizada que toma imágenes de rayos X desde muchos ángulos distintos y después las combina para formar imágenes transversales de las estructuras internas.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Si el médico sospecha que tienes un tumor o una infección, puede pedirte una resonancia magnética de la columna vertebral. Esta utiliza ondas de radio y un campo magnético muy potente para producir imágenes detalladas de los huesos y de los tejidos blandos.

Análisis de nervios

Si experimentas algún tipo de entumecimiento o debilidad muscular, el médico puede recomendarte varias pruebas que pueden determinar cuán bien se desplazan los impulsos nerviosos entre la médula espinal y las extremidades.

El tratamiento de la cifosis depende de la causa de la afección y de los signos y síntomas que estén presentes.

Medicamentos

El médico podría sugerir lo siguiente:

  • Analgésicos. Si los medicamentos de venta libre, como el paracetamol (Tylenol, etc.), el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, etc.) o el naproxeno (Aleve), no son suficientes, hay disponibles medicamentos analgésicos más fuertes con receta médica.
  • Medicamentos para la osteoporosis. En muchas personas mayores, la cifosis es el primer indicio de que tienen osteoporosis. Los medicamentos para el fortalecimiento de los huesos pueden ayudar a prevenir fracturas adicionales en la columna vertebral que podrían empeorar la cifosis.

Terapia

Algunos tipos de cifosis pueden mejorar mediante:

  • Ejercicios. Los ejercicios de estiramiento pueden mejorar la flexibilidad espinal y aliviar el dolor de espalda. Los ejercicios que fortalecen los músculos abdominales pueden ayudar a mejorar la postura.
  • Inmovilización. Los niños que tienen la enfermedad de Scheuermann pueden detener el avance de la cifosis usando un dispositivo de inmovilización corporal mientras sus huesos siguen creciendo.
  • Estilo de vida saludable. Mantener un peso corporal saludable y hacer actividad física regularmente ayudarán a prevenir el dolor de espalda y a aliviar los síntomas de la cifosis.
  • Mantener una buena densidad ósea. Una dieta adecuada con calcio y vitamina D y el análisis para detección de la baja densidad ósea, especialmente si hay antecedentes familiares de osteoporosis o antecedentes de fractura previa, pueden ayudar a los adultos mayores a evitar la debilidad ósea, las fracturas por compresión y la posterior cifosis.

Cirugías y otros procedimientos

Si la curva de la cifosis es muy grave o si la curva está pellizcando la médula espinal o las raíces nerviosas, el médico podría sugerir una cirugía para reducir el grado de curvatura.

El procedimiento más frecuente, llamado «fusión espinal», conecta dos o más vértebras afectadas de forma permanente. Los cirujanos introducen piezas óseas entre las vértebras y luego sujetan las vértebras con barras y tornillos de metal hasta que la columna vertebral cicatrice en una posición corregida.

June 06, 2014