Las pastillas para dormir ayudan cuando el estrés, los viajes u otras alteraciones de tu rutina te mantienen despierto. Si tienes insomnio crónico, un mejor enfoque podría ser encontrar y eliminar la causa.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tienes problemas para dormir o permanecer dormido (insomnio) con regularidad, haz una cita con tu médico. El tratamiento depende de cuál es la causa del insomnio. Algunas veces, un trastorno médico o del sueño subyacente puede descubrirse y ser tratado — con un criterio mucho más efectivo que sólo el tratamiento del síntoma de insomnio.

Los cambios de comportamiento aprendidos a través de la terapia cognitiva conductual son, por lo general, el mejor tratamiento para el insomnio persistente. Dormir en un horario fijo, ejercitarse con regularidad, evitar la cafeína y las siestas durante el día, y mantener el estrés bajo control también ayudan.

Sin embargo, existen algunas ocasiones en las que la prescripción de pastillas puede ser de ayuda. A pesar de que las pastillas para dormir no tratan la principal causa de tus problemas de sueño, éstas pueden ayudarte a tener algo del muy merecido descanso.

Las pastillas para dormir que son benzodiacepinas pertenecen al grupo de los medicamentos conocidos como depresores del sistema nervioso central, que reducen la actividad del sistema nervioso. En comparación, las pastillas para dormir más recientes que no son de tipo benzodiacepina parecen tener un perfil de efectos secundarios más seguro. Pero los riesgos se mantienen — en especial para las personas que tienen ciertas condiciones médicas, incluyendo enfermedades hepáticas o renales. Siempre habla con tu médico antes de probar un nuevo tratamiento para el insomnio.

Aquí encontrarás información sobre algunos de los tipos de prescripciones más comunes de pastillas para dormir que se utilizan en la actualidad.

Las pastillas para dormir de venta con receta te pueden ayudar a quedarte dormido con mayor facilidad o dormir por más tiempo — o ambas. Los riesgos y beneficios de varias pastillas para dormir de venta con receta pueden ser diferentes. Para encontrar el medicamento de venta con receta adecuado que te ayude a dormir, tu médico puede:

  • Hacerte varias preguntas para tener un panorama claro de tus patrones de sueño
  • Mandarte hacer pruebas para descartar trastornos subyacentes que puedan causarte dificultades para dormir
  • Hablar sobre las opciones para tomar medicamentos para dormir de venta con receta, incluyendo la frecuencia y hora a la que deberás tomarlo; y la presentación, si son pastillas, aerosol oral o tabletas efervescentes
  • Prescribir una pastilla para dormir durante un tiempo limitado para determinar sus beneficios y efectos secundarios para ti
  • Probar más de una pastilla para dormir de venta con receta en caso de que el primer medicamento que tomes no funcione una vez cumplido el tratamiento prescrito
  • Ayudarte a determinar si existe alguna versión genérica, que normalmente es más barata que los fármacos comerciales

Es posible que las aseguradoras tengan restricciones sobre la cobertura de las pastillas para dormir y requieran que primero pruebes otros enfoques para tu insomnio.

Medicamento para dormir Te ayuda a quedarte dormido Te ayuda a permanecer dormido Puede crear dependencia Doxepin (Silenor)   ✔   Estazolam ✔ ✔ ✔ Eszopiclona (Lunesta) ✔ ✔ ✔ Ramelteón (Rozerem) ✔     Temazepam (Restoril) ✔ ✔ ✔ Triazolam (Halcion) ✔   ✔ Zaleplón (Sonata) ✔   ✔ Zolpidem (Ambien, Edluar, Intermezzo, Zolpimist) ✔   ✔ Zolpidem de liberación prolongada (Ambien CR) ✔ ✔ ✔

Siempre pregunta a tu médico sobre los efectos secundarios potenciales antes de tomar una decisión sobre las pastillas para dormir que estás pensando tomar. Dependiendo del tipo, las pastillas para dormir de venta con receta pueden incluir los siguientes efectos secundarios:

  • Mareo o aturdimiento
  • Dolor de cabeza
  • Problemas gastrointestinales como diarrea o náusea
  • Somnolencia prolongada, incluso más con fármacos que te ayudan a estar dormido
  • Reacción alérgica grave
  • Comportamientos de sueño, como dormir mientras manejas o dormir mientras comes
  • Problemas de memoria y de desempeño durante el día

Algunas veces, la prescripción de medicamentos utilizados principalmente para tratar la depresión puede aliviar el insomnio cuando se toma en dosis bajas. Aunque se usan de manera regular, no están aprobados por la Food and Drug Administration sólo para el insomnio. Cuando el insomnio es secundario a la depresión o a la ansiedad, los antidepresivos pueden mejorar ambas condiciones al mismo tiempo. Algunos ejemplos son:

  • Amitriptilina
  • Mirtazapina (Remeron)
  • Trazodona (Oleptro)

Los antidepresivos que tienen un efecto sedante pueden incluir efectos secundarios como:

  • Desmayos y mareos
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia prolongada
  • Boca seca
  • Náuseas
  • Latidos irregulares
  • Aumento de peso
  • Problemas de memoria y de rendimiento durante el día

Las pastillas para dormir de venta con receta (e incluso algunas de venta sin receta) así como ciertos antidepresivos pueden no ser seguros si estás embarazada, amamantando o eres un adulto mayor. Las pastillas para dormir pueden aumentar el riesgo de caídas y lesiones durante la noche en adultos mayores. Si eres un adulto mayor, tu médico podría recetarte una dosis menor de medicamento para reducir tu riesgo de tener problemas.

Algunas afecciones — por ejemplo, enfermedad renal, hipertensión o antecedentes de convulsiones — podrían limitar tus opciones. Además, los medicamentos de venta con receta y los auxiliares para dormir de venta sin receta pueden interactuar con otros medicamentos. Y tomar ciertas pastillas para dormir de venta con receta puede provocar abuso o dependencia, por lo que es importante seguir las recomendaciones de tu médico.

Si tus mejores intentos de tener un buen descanso nocturno han fallado, las pastillas para dormir de venta con receta pueden ser una opción. Aquí hay algunos consejos sobre cómo usarlas de manera segura.

  • Realízate una evaluación médica. Antes de tomar pastillas para dormir, visita a tu médico para realizarte un examen físico minucioso. A menudo tu médico puede encontrar causas específicas para tu insomnio. Además, si has estado tomando pastillas para dormir por más de unas cuantas semanas, habla con tu médico acerca de un programa de seguimiento adecuado para analizar tus medicamentos.
  • Lee la guía del medicamento. Lee la guía del medicamento para pacientes para que puedas entender cómo y cuándo tomar tus medicamentos y cuáles son los principales efectos secundarios posibles. Si tienes alguna pregunta, consulta a tu farmacéutico o a tu médico.
  • Nunca tomes una pastilla para dormir hasta que te vayas a ir a la cama. Las pastillas para dormir pueden hacerte sentir menos consciente de lo que haces, lo que incrementa el riesgo de situaciones peligrosas. Espera a tomar tu pastilla para dormir hasta que hayas completado todas tus actividades diurnas, cerca de 15 minutos o menos antes de que planees irte a dormir.
  • Planea tomar tu primera pastilla para dormir cuando puedas tener un descanso nocturno pleno. No tomes una nueva pastilla para dormir la noche anterior a una cita o actividad importante ya que no sabes de qué manera te afectará. Asegúrate de tomar una pastilla para dormir por primera vez cuando sepas que puedes tener un descanso nocturno pleno, como una noche de viernes si trabajas entre semana. Por lo general, las pastillas para dormir deben tomarse sólo cuando sabes que puedes quedarte en la cama de siete a ocho horas. Pocas pastillas para dormir de acción corta están previstas para cuando te despiertas a mitad de la noche, así que debes tomarlas cuando puedes quedarte en cama durante 4 horas.
  • Observa si tienen efectos secundarios. Si te sientes soñoliento o mareado durante el día o experimentas cualquier otro efecto secundario importante, habla con tu médico acerca de cambiar tu dosis o suspender las pastillas.
  • Evita el alcohol. Nunca mezcles alcohol y pastillas para dormir. El alcohol incrementa los efectos sedantes de las pastillas. Incluso una pequeña cantidad de alcohol combinada con pastillas para dormir puede hacerte sentir mareado, confundido o débil. Y en realidad el alcohol puede ocasionar insomnio.
  • Nunca tomes pastillas para dormir por más tiempo del que te haya recetado tu médico. Algunas pastillas para dormir de venta con receta son únicamente de uso a corto plazo — como de siete a diez días. Asegúrate de consultar a tu médico para que te oriente.
  • Suspende el tratamiento cuidadosamente. Cuando estés listo para dejar de tomar las pastillas para dormir, sigue las instrucciones de tu médico o farmacéutico o las de la etiqueta. Algunos medicamentos deben dejarse de tomar de forma gradual. Considera también que puedes tener insomnio de rebote a corto plazo durante algunos días después de dejar de tomar las pastillas para dormir.

Si continúas teniendo problemas para dormir, pide a tu médico más ayuda.

Dec. 27, 2014