Descripción general

Un vello encarnado es un vello afeitado o depilado que crece debajo de la piel. Puede causar inflamación, dolor y pequeños bultos en la zona de donde se extrajo el vello.

El vello encarnado es un trastorno frecuente que sucede por la extracción de vello. Sucede con mayor frecuencia en los hombres afroamericanos que se afeitan el vello de la cara. Sin embargo, el vello encarnado puede afectar a cualquier persona que tenga vellos con rizos muy ceñidos y que se afeite, utilice una pinza o se aplique cera para extraerlos.

Con frecuencia, el vello encarnado mejora sin tratamiento. Puedes evitar tener vello encarnado si no te quitas el vello. Si esa no fuese una opción, puedes utilizar métodos para quitar el vello que disminuyan el riesgo de tener vellos encarnados.

Síntomas

Los vellos encarnados aparecen con más frecuencia en los hombres en la zona de la barba, que comprende el mentón, los pómulos y, especialmente, el cuello. También pueden aparecer en el cuero cabelludo en los hombres que se afeitan la cabeza. En las mujeres, las zonas más frecuentes en que aparecen los vellos encarnados son las axilas, la región del pubis y las piernas.

Algunos de los signos y síntomas son:

  • Protuberancias pequeñas, sólidas y redondeadas (pápulas)
  • Lesiones pequeñas, con pus, similares a las ampollas (pústulas)
  • Oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación)
  • Dolor
  • Picazón
  • Vellos incrustados en la piel

Cuándo consultar al médico

Un vello encarnado ocasional no es motivo de preocupación. Consulta con el médico en estos casos:

  • Los vellos encarnados son un trastorno crónico. El médico puede ayudarte a controlar este trastorno.
  • Eres mujer y te aparecen vellos encarnados a causa del crecimiento excesivo de vello indeseado (hirsutismo). El médico puede determinar si el exceso de vello se debe a alteraciones hormonales que pueden tratarse, como el síndrome de ovario poliquístico.

Causas

La estructura del vello y la dirección del crecimiento influyen en los vellos encarnados. Se cree que un folículo piloso curvado, que produce un vello rizado de manera muy apretada, favorece que el vello vuelva a entrar en la piel tras ser cortado y comenzar a crecer de nuevo. El afeitado crea bordes afilados en este tipo de vello, especialmente si el vello está seco en el momento de afeitarlo.

También se te podría encarnar un vello en los siguientes casos:

  • Si estiras la piel de manera tensa cuando te afeitas (esto permite que el vello cortado se retraiga hacia la piel y la penetre nuevamente sin haber crecido primero hacia afuera)
  • Si te depilas con pinzas (lo que también puede dejar un fragmento de vello debajo de la capa exterior de la piel)

Cuando un vello penetra en la piel, esta reacciona como reaccionaría ante un cuerpo extraño; es decir, se inflama.

Factores de riesgo

Tener vello con rizos muy ceñidos es el principal factor de riesgo de los vellos encarnados.

Complicaciones

Los vellos encarnados crónicos pueden producir:

  • Infecciones bacterianas (por rascarte)
  • Oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación)
  • Cicatrices permanentes (queloides)
  • Pseudofoliculitis de la barba, que también se conoce como «vello encarnado por el afeitado»

Prevención

Para impedir que crezcan vellos encarnados, evita afeitarte y depilarte con pinzas y con cera, si es posible. Si ninguna de estas medidas es una opción, ten en cuenta los consejos siguientes para reducir la probabilidad de tener vellos encarnados:

  • Lávate la piel con agua tibia y aplica un limpiador facial suave antes de afeitarte.
  • Unos minutos antes de afeitarte, aplica una crema o un gel de afeitar lubricantes para suavizar el vello.
  • Cada vez que te afeites, utiliza una afeitadora filosa. Es necesario efectuar más estudios a fin de determinar qué afeitadora es mejor para evitar los vellos encarnados, si una con una sola cuchilla o una con varias. Fíjate cuál funciona mejor para ti.
  • Evita afeitarte seguido.
  • No te estires la piel cuando te afeitas.
  • Descubre en qué dirección afeitarte. Por lo general, se les recomienda a los hombres que tienen vello encarnado que se afeiten en la dirección del crecimiento del vello. Sin embargo, un estudio observó que los hombres que se afeitan a contrapelo tuvieron una mejoría del sarpullido. Experimenta para ver qué funciona mejor en tu caso.
  • Enjuaga la navaja después de cada pasada.
  • Enjuágate la piel y aplícate loción después de afeitarte.

Los siguientes métodos de eliminación del vello también pueden ayudarte a evitar los vellos encarnados:

  • Afeitadora eléctrica o cortadora de barba. En el caso de la afeitadora, evita usar el ajuste de afeitado al ras, y mantén la afeitadora o la cortadora de barba levemente alejada de la piel.
  • Producto químico para eliminar el vello. Los componentes químicos de los productos para eliminar el vello (depiladores) pueden irritar la piel; por ello, primero prueba el producto en una zona pequeña.
  • Crema para disminuir el crecimiento del vello. Un producto denominado «eflornitina» (Vaniqa) es una crema que se vende con receta que disminuye el nuevo crecimiento del vello cuando se la combina con otro método de eliminación del vello, como la terapia láser. Se necesita efectuar más estudios para demostrar la eficacia de este método.
March 13, 2015
References
  1. Dorland's Illustrated Medical Dictionary (Diccionario médico ilustrado de Dorland). 32.ª ed. Filadelfia, Pa.: W.B. Saunders; 2011. http://www.dorlands.com/index.jsp. Último acceso: 27 de enero de 2015.
  2. Pseudofolliculitis barbae (Pseudofoliculitis de la barba). The Merck Manual Professional Edition (Edición para profesionales del Manual Merck). http://www.merck.com/mmpe/print/sec10/ch124/ch124d.html. Último acceso: 5 de diciembre de 2014.
  3. Goldstein BG, et al. Pseudofolliculitis barbae (Pseudofoliculitis de la barba). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 27 de enero de 2015.
  4. Alexis A, et al. Folliculitis keloidalis nuchae and pseudofolliculitis barbae: Are prevention and effective treatment within reach? (Foliculitis keloidalis nucal y pseudofoliculitis de la barba: ¿están al alcance la prevención y el tratamiento efectivo?). Dermatologic Clinics (Clínica Dermatológica). 2014;32:183.