Descripción general

Si tienen problemas con tu pareja para tener un bebé, no estás solo. Del 10 al 15 % de las parejas en los Estados Unidos son estériles. La esterilidad se define como el hecho de no poder quedar embarazada a pesar de tener relaciones sexuales frecuentes y sin protección durante al menos un año en la mayoría de las parejas.

La esterilidad puede ser un problema tanto tuyo como de tu pareja, o una combinación de factores que afectan al embarazo. Afortunadamente, existen varios tratamientos seguros y eficaces que mejoran considerablemente tus posibilidades de quedar embarazada.

Síntomas

El principal síntoma de la esterilidad es no quedar embarazada. Es posible que no existan otros síntomas evidentes. A veces, una mujer estéril puede tener períodos menstruales irregulares o ausentes. En pocas ocasiones, un hombre estéril puede tener algunos signos de problemas hormonales, como cambios en el crecimiento del vello o en la función sexual.

La mayoría de las parejas finalmente concebirán, con o sin tratamiento.

Cuándo consultar con el médico

Es probable que no sea necesario consultar con un médico especialista en esterilidad, a menos que hayas estado intentando concebir de manera regular por lo menos un año. Sin embargo, consulta con tu médico antes, si eres mujer y sucede lo siguiente:

  • Tienes entre 35 y 40 años y has estado tratando de concebir durante seis meses o más tiempo
  • Tienes más de 40 años
  • Menstrúas irregularmente o directamente no menstrúas
  • Tienes períodos menstruales muy dolorosos
  • Tienes problemas de fecundidad conocidos
  • Te diagnosticaron endometriosis o enfermedad inflamatoria pélvica
  • Has sufrido varios abortos espontáneos
  • Te realizaste algún tratamiento para el cáncer

Consulta con el médico si eres hombre y sucede lo siguiente:

  • Tienes poco conteo de espermatozoides u otros problemas de esperma
  • Tienes antecedentes de problemas testiculares, sexuales o de próstata
  • Te realizaste algún tratamiento para el cáncer
  • Tienes testículos de tamaño pequeño o hinchazón en el escroto conocido como varicocele
  • Tienes otros familiares con problemas de esterilidad

Causas

Todas las etapas durante la ovulación y la fecundación deben suceder en el orden correcto para que quedes embarazada. A veces los problemas que causan infertilidad en las parejas están presentes al nacer y a otras veces surgen a lo largo de la vida.

Las causas de la infertilidad pueden afectar a uno o ambos integrantes de la pareja. En general:

  • En alrededor de un tercio de los casos, la causa es atribuible al hombre.
  • En alrededor de un tercio de los casos, la causa es atribuible a la mujer.
  • En los casos restantes, las causas son atribuibles a ambos o no se puede identificar ninguna causa.

Causas de infertilidad masculina

Estas pueden incluir las siguientes:

  • Producción o función espermática anormal a causa de testículos no descendidos, defectos genéticos, enfermedades como la diabetes o infecciones tales como clamidia, gonorrea, paperas o VIH. El agrandamiento de las venas de los testículos (varicocele) también puede afectar la calidad del esperma.
  • Dificultades para liberar el esperma a causa de problemas sexuales, como la eyaculación precoz; ciertas enfermedades genéticas, como la fibrosis quística; problemas estructurales, como la obstrucción de un testículo; o daño o lesión de los órganos reproductivos.
  • Exposición excesiva a ciertos factores ambientales, como los pesticidas y otras sustancias químicas, y la radiación. Consumir tabaco, alcohol, marihuana o tomar ciertos medicamentos, como ciertos antibióticos, antihipertensivos, esteroides anabólicos, entre otros, también puede afectar la fertilidad. La exposición frecuente al calor, como en los saunas o en los baños de agua caliente, puede aumentar la temperatura corporal central y afectar la producción de esperma.
  • Daño relacionado con el cáncer y su tratamiento, incluidas la radiación o la quimioterapia. El tratamiento para el cáncer puede afectar la producción de esperma, a veces gravemente.

Causas de la infertilidad femenina

La causas de la infertilidad femenina pueden ser, entre otras:

  • Trastornos ovulatorios, que afectan la liberación de óvulos de los ovarios. Estos incluyen trastornos hormonales tales como el síndrome de ovario poliquístico. La hiperprolactinemia, una afección en la que se tienen niveles altos de prolactina (la hormona que estimula la producción de leche materna), también puede interferir en la ovulación. Tanto el exceso (hipertiroidismo) como la escasez (hipotiroidismo) de hormona tiroidea pueden afectar el ciclo menstrual o provocar infertilidad. Otras causas ocultas pueden ser exceso de ejercicio, trastornos de la alimentación, lesiones o tumores.
  • Anormalidades uterinas o cervicales, incluidas la abertura anormal del cuello del útero, los pólipos uterinos o la forma del útero. Los tumores no cancerosos (benignos) en la pared del útero (fibromas uterinos) en raras ocasiones provocan infertilidad al obstruir las trompas de Falopio. Más frecuentemente los fibromas interfieren en la implantación del óvulo fecundado.
  • Daño u obstrucción de las trompas de Falopio, provocados a menudo por la inflamación de las trompas de Falopio (salpingitis). Esto puede ser consecuencia de la enfermedad inflamatoria pélvica, que normalmente es producto de una infección de transmisión sexual, endometriosis o adherencias.
  • La endometriosis, que se produce cuando el tejido endometrial crece fuera del útero, puede afectar la función de los ovarios, el útero y las trompas de Falopio.
  • Insuficiencia ovárica primaria (menopausia precoz), cuando los ovarios dejan de funcionar y la menstruación se interrumpe antes de los 40 años de edad. Si bien a menudo se desconoce la causa, ciertos factores se asocian con la menopausia precoz, incluidas las enfermedades del sistema inmunitario, determinadas afecciones genéticas, como el síndrome de Turner, o ser portador del síndrome del cromosoma X frágil, los tratamientos con radioterapia o quimioterapia y el tabaquismo.
  • Adherencias pélvicas, bandas de tejido cicatricial que hacen que los órganos se peguen entre sí después de una infección pélvica, una apendicitis o una cirugía abdominal o pélvica.

Entre otras causas en las mujeres, se incluyen las siguientes:

  • El cáncer y su tratamiento. Ciertos cánceres —particularmente los cánceres del aparato reproductor femenino— afectan gravemente la fecundidad femenina. Tanto la radiación como la quimioterapia pueden afectar la fertilidad.
  • Otras afecciones. Las afecciones médicas asociadas con la pubertad tardía o la falta de menstruación (amenorrea), como la enfermedad celíaca, la diabetes mal controlada y algunas enfermedades autoinmunitarias, como el lupus, pueden afectar la fertilidad de una mujer. Las anormalidades genéticas también pueden reducir la probabilidad de concebir y quedar embarazada.

Factores de riesgo

Muchos factores de riesgo son los mismos tanto para varones como para mujeres en el caso de la esterilidad. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Edad. La fecundidad de una mujer disminuye gradualmente con la edad, especialmente a partir de los 35 años, y cae rápidamente después de los 37 años. La esterilidad de las mujeres más grandes puede deberse a la cantidad y la calidad de los óvulos o a problemas de salud que afectan la fecundidad. Los hombres de más de 40 años pueden ser menos fértiles que los hombres más jóvenes, y es posible que tengan tasas más altas de ciertas afecciones en sus hijos, como trastornos psiquiátricos o ciertos tipos de cáncer.
  • Consumo de tabaco. Si alguno de los dos fuma tabaco o marihuana, la probabilidad de embarazo es menor. El fumar también disminuye los posibles beneficios del tratamiento de fertilidad. Los abortos espontáneos son más frecuentes en las mujeres que fuman. El fumar puede aumentar el riesgo de padecer disfunción eréctil y de presentar un conteo de espermatozoides bajo en el caso de los varones.
  • Consumo de alcohol. En el caso de las mujeres, no existe un nivel seguro de consumo de alcohol durante la concepción o el embarazo. Evita consumir alcohol si planeas quedar embarazada. El consumo de alcohol aumenta el riesgo de que se produzcan defectos de nacimiento y puede contribuir a la esterilidad. En el caso de los hombres, el consumo excesivo de alcohol puede disminuir el conteo y la motilidad de los espermatozoides
  • Tener sobrepeso. Entre las mujeres estadounidenses, un estilo de vida inactivo y tener sobrepeso son factores que pueden aumentar el riesgo de presentar esterilidad. Si un hombre tiene sobrepeso, es posible que su conteo de espermatozoides se vea afectado.
  • Estar por debajo del peso saludable. Las mujeres que presentan riesgos de tener problemas de fecundidad incluyen a aquellas con trastornos de la alimentación, como anorexia o bulimia, y a aquellas que siguen dietas restrictivas o muy bajas en calorías.
  • Problemas con el ejercicio. No realizar suficiente actividad física contribuye a la obesidad, la que aumenta el riesgo de presentar esterilidad. Con menor frecuencia, algunos problemas de ovulación pueden estar asociados con la realización frecuente de ejercicios intensos y extenuantes en mujeres que no tienen sobrepeso.

Prevención

Algunos tipos de infertilidad no pueden prevenirse. Sin embargo, varias estrategias pueden aumentar tus posibilidades de embarazo.

Parejas

Tengan relaciones sexuales de manera regular varias veces cerca del momento de la ovulación para que el índice de embarazo sea el mayor posible. Tener relaciones sexuales desde al menos 5 días antes y hasta 1 día después de la ovulación aumenta las posibilidades de embarazo. Normalmente, la ovulación tiene lugar a mitad del ciclo (punto medio entre los períodos menstruales) en el caso de la mayoría de las mujeres que tienen ciclos menstruales que duran alrededor de 28 días.

Hombres

En el caso de los hombres, a pesar de que la mayoría de los tipos de infertilidad no pueden prevenirse, las siguientes estrategias podrían ayudar:

  • Evita el consumo de drogas y tabaco, y el consumo excesivo de alcohol, lo que podría contribuir a la infertilidad masculina.
  • Evita las altas temperaturas, ya que estas pueden afectar la producción de espermatozoides y la movilidad de estos. Aunque este efecto generalmente es temporal, evita los jacuzzi y los baños de vapor.
  • Evita la exposición a toxinas industriales o ambientales, ya que pueden afectar la producción de espermatozoides.
  • Restringe los medicamentos que pueden afectar la fertilidad, tanto los medicamentos recetados como los de venta libre. Habla con tu médico acerca de todos los medicamentos que tomas regularmente, pero no suspendas ningún medicamento recetado sin autorización médica.
  • Realiza ejercicio con moderación. La actividad física regular puede mejorar la calidad de los espermatozoides y aumentar las posibilidades de embarazo.

Mujeres

En el caso de las mujeres, muchas estrategias pueden aumentar las posibilidades de quedar embarazadas:

  • Deja de fumar. El tabaco tiene múltiples efectos negativos sobre la fertilidad, tu estado de salud general y la salud de un feto. Si fumas y estás pensando en quedar embarazada, deja de hacerlo ahora.
  • Evita el alcohol y las drogas. Estas sustancias pueden perjudicar tu capacidad de concebir y tener un embarazo saludable. No bebas alcohol ni consumas drogas recreativas, como la marihuana o la cocaína.
  • Limita el consumo de cafeína. Es posible que las mujeres que intentan quedar embarazadas quieran limitar el consumo de cafeína. Pídele a tu médico orientaciones sobre el uso seguro de la cafeína.
  • Realiza ejercicio con moderación. Realizar actividad física regularmente es importante; sin embargo, si te ejercitas muy intensamente y, por esta razón, tus períodos menstruales son poco frecuentes o se ausentan, la fertilidad podría verse afectada.
  • Evita los extremos en lo que respecta al peso. Tener sobrepeso o estar por debajo del peso saludable puede afectar la producción de hormonas y provocar infertilidad.