Descripción general

La ictericia infantil es un cambio de color en la piel y en los ojos de un bebé recién nacido, los cuales adoptan un color amarillo. La ictericia infantil ocurre debido a que la sangre del bebé contiene un exceso de bilirrubina, pigmento de color amarillo de los glóbulos rojos.

La ictericia infantil es una enfermedad frecuente, en particular, en bebés nacidos antes de las 38 semanas de gestación (bebés prematuros) y en algunos bebés lactantes. Casi siempre, la ictericia infantil se produce porque el hígado de un bebé no está lo suficientemente maduro como para eliminar la bilirrubina del torrente sanguíneo. En algunos casos, una enfermedad no diagnosticada puede causar la ictericia.

A menudo, no es necesario tratar la ictericia infantil, y la mayoría de los casos que necesitan tratamiento responden bien a una terapia no invasiva. Aunque las complicaciones son poco habituales, un nivel alto de bilirrubina asociado a la ictericia infantil grave o la ictericia tratada de manera inadecuada puede causar daño cerebral.

Síntomas

El color amarillento de la piel y de la parte blanca de los ojos es un signo de la ictericia infantil que, por lo general, aparece entre el segundo y el cuarto día después del nacimiento.

Para comprobar si tu bebé tiene ictericia infantil, presiónale suavemente la frente o la nariz. Si la piel tiene un aspecto amarillo en el área donde presionas, es probable que tu bebé tenga ictericia leve. Si tu bebé no tiene ictericia, el color de la piel simplemente debería ser ligeramente más claro que su color normal durante un momento.

Examina a tu bebé con buenas condiciones de iluminación, preferentemente con la luz natural del día.

Cuándo consultar al médico

La mayoría de los hospitales tiene una política de examinar a los bebés para determinar si tienen ictericia antes del darles el alta. La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) recomienda examinar a los recién nacidos para determinar si tienen ictericia durante los exámenes médicos de rutina y, al menos, cada ocho a doce horas mientras están en el hospital.

Se debe examinar a tu bebé para determinar si tiene ictericia entre el tercer y el séptimo día después de su nacimiento, cuando los niveles de bilirrubina, por lo general, alcanzan su punto máximo. Si a tu bebé le dan el alta antes de las 72 horas posteriores al nacimiento, solicita una consulta de seguimiento para buscar signos de ictericia dentro de los dos días después del alta.

Los siguientes signos o síntomas pueden indicar ictericia grave o complicaciones a causa del exceso de bilirrubina. Llama a tu médico en los siguientes casos:

  • La piel de tu bebé se vuelve más amarilla
  • La piel de tu bebé tiene un aspecto amarillo en el abdomen, los brazos o las piernas
  • La parte blanca de los ojos de tu bebé está amarilla
  • Tu bebé parece desganado o enfermo, o es difícil despertarlo
  • Tu bebé no aumenta de peso o se alimenta en forma deficiente
  • Tu bebé tiene un llanto agudo
  • Tu bebé tiene otros signos o síntomas que te preocupan
  • La ictericia dura más de tres semanas

Causas

El exceso de bilirrubina (hiperbilirrubinemia) es la principal causa de la ictericia. La bilirrubina, que es la responsable del color amarrillo de la ictericia, es una parte normal del pigmento liberado por la descomposición de glóbulos rojos «usados».

Normalmente, el hígado filtra la bilirrubina del torrente sanguíneo y la libera en el tubo gastrointestinal. A menudo, el hígado inmaduro de un recién nacido no puede eliminar la bilirrubina lo suficientemente rápido, lo que causa un exceso de bilirrubina. La ictericia causada por estos trastornos normales en los recién nacidos se llama «ictericia fisiológica» y, por lo general, aparece al segundo o tercer día de vida.

Otras causas

Un trastorno no diagnosticado puede causar ictericia. En estos casos, a menudo, la ictericia aparece mucho antes o mucho después que la ictericia fisiológica. Las enfermedades o los trastornos que pueden causar ictericia son los siguientes:

  • Sangrado interno (hemorragia)
  • Una infección en la sangre del bebé (septicemia)
  • Otras infecciones virales o bacterianas
  • Una incompatibilidad entre la sangre de la madre y la sangre del bebé
  • Insuficiencia hepática
  • Una deficiencia enzimática
  • Una anomalía en los glóbulos rojos del bebé que hace que se rompan

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo de ictericia, particularmente la ictericia grave, que pueden causar complicaciones comprenden los siguientes:

  • Nacimiento prematuro. Es posible que un bebé nacido antes de las 38 semanas no pueda procesar la bilirrubina tan rápido como los bebés nacidos a término. Además, es posible que se alimente menos y que tenga menos evacuaciones intestinales, lo cual hace que se elimine menos bilirrubina a través de las heces.
  • Hematomas importantes durante el nacimiento. Si tu bebé recién nacido tiene hematomas del parto, es posible que tenga un mayor nivel de bilirrubina debido a la descomposición de más glóbulos rojos.
  • Grupo sanguíneo. Si el grupo sanguíneo de la madre es diferente de aquel del bebé, es posible que el bebé haya recibido anticuerpos a través de la placenta que hacen que sus células sanguíneas se descompongan más rápidamente.
  • Amamantamiento. Los bebés que se amamantan, especialmente aquellos que tienen dificultad para mamar o para recibir la nutrición suficiente con el amamantamiento, tienen un mayor riesgo de padecer ictericia. La deshidratación o una ingesta baja en calorías pueden contribuir a la aparición de la ictericia. Sin embargo, dados los beneficios del amamantamiento, los expertos seguirán recomendándolo. Es importante que tu bebé reciba la cantidad necesaria de alimento y esté adecuadamente hidratado.

Complicaciones

Los niveles altos de bilirrubina que causan ictericia grave pueden provocar complicaciones importantes si no se tratan.

Encefalopatía bilirrubínica aguda

La bilirrubina es tóxica para las células del cerebro. Si un bebé tiene ictericia grave, hay riesgo de que la bilirrubina llegue al cerebro; es una enfermedad llamada «encefalopatía bilirrubínica aguda». El tratamiento rápido puede prevenir un daño duradero significativo.

Lo siguiente puede indicar encefalopatía bilirrubínica aguda en un bebé con ictericia:

  • Falta de energía o dificultad para caminar
  • Llanto agudo
  • Alimentación o succión deficientes
  • Arqueo del cuello y del cuerpo hacia atrás
  • Fiebre
  • Vómitos

Ictericia nuclear

La ictericia nuclear es el síndrome que aparece cuando la encefalopatía bilirrubínica aguda provoca daño permanente en el cerebro. La ictericia nuclear puede provocar lo siguiente:

  • Movimientos involuntarios y descontrolados (parálisis cerebral atetoide)
  • Mirada hacia arriba permanente
  • Pérdida de la audición
  • Desarrollo inadecuado del esmalte dental

Prevención

La mejor prevención contra la ictericia infantil es la alimentación adecuada. Los bebés deben alimentarse entre 8 y 12 veces por día durante los primeros días de vida. Por lo general, los bebés alimentados con leche maternizada deben beber de 1 a 2 onzas (alrededor de 30 ml a 60 ml) de leche maternizada cada dos o tres horas durante la primera semana.

Feb. 24, 2018
References
  1. Wong RJ, et al. Clinical manifestations of unconjugated hyperbilirubinemia in term and late preterm infants. http://www.uptodate.com/home. Accessed Nov. 7, 2013.
  2. Management of hyperbilirubinemia in the newborn infant 35 or more weeks of gestation. American Academy of Pediatrics Policy. http://pediatrics.aappublications.org/content/114/1/297.full.html. Accessed Nov. 7, 2013.
  3. Hay WW, et al. Current Diagnosis & Treatment: Pediatrics. 21st ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com /resourceTOC.aspx?resourceID=14. Accessed Nov. 7, 2013.
  4. Wong RJ, et al. Evaluation of unconjugated hyperbilirubinemia in term and late preterm infants. http://www.uptodate.com/home. Accessed Nov. 7, 2013.