Panorama general

El reflujo infantil, cuando un bebé escupe, ocurre cuando la comida retrocede del estómago del bebé. El reflujo en bebés sanos ocurre varias veces por día. Si tu bebé está sano, contento, y crece bien, el reflujo no es causa de preocupación.

La afección, que en ocasiones se denomina reflujo gastroesofágico, no suele ser grave y se torna menos frecuente a medida que el bebé crece. No es común que el reflujo infantil continúe después de los 18 meses.

En raras ocasiones, el reflujo infantil puede ir acompañado de síntomas preocupantes, como el retraso en el desarrollo o la pérdida de peso. Estos pueden indicar un problema de salud, como alergia, obstrucción en el aparato digestivo, o la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Síntomas

Generalmente, el reflujo en los bebés no es causa de preocupación. Es poco común que el contenido del estómago tenga suficiente ácido para irritar la garganta o el esófago y que cause signos y síntomas.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el pediatra si tu bebé:

  • No aumenta de peso
  • Regurgita constantemente y con fuerza, lo que hace que el contenido del estómago se proyecte de la boca (vómito en proyectil)
  • Regurgita líquido verde o amarillo
  • Regurgita sangre o un material que se parece al sedimento del café
  • Se niega a comer
  • Tiene sangre en las heces
  • Tiene dificultad para respirar o tos crónica
  • Comienza a regurgitar a la edad de 6 meses o más
  • Se encuentra inusualmente irritable después de comer

Algunos de estos signos pueden indicar afecciones posiblemente graves pero tratables, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico o una obstrucción en el aparato digestivo.

Causas

En los lactantes, el anillo de músculos entre el esófago y el estómago, el esfínter esofágico inferior, no ha madurado por completo. Esto hace que regurgiten el contenido del estómago. A la larga, el esfínter esofágico inferior se abrirá solo cuando el bebé trague, y permanecerá bien cerrado en otros momentos, conservando el contenido del estómago donde debe estar.

Los factores que contribuyen al reflujo infantil son comunes en los bebés, y con frecuencia no pueden evitarse. Algunos de estos factores son:

  • Estar recostado la mayor parte del tiempo
  • Consumir una dieta principalmente líquida
  • Nacer prematuramente

Ocasionalmente, hay afecciones más graves que pueden causar el reflujo infantil, como por ejemplo:

  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico. El reflujo tiene suficiente ácido para irritar y dañar el revestimiento del esófago.
  • Estenosis pilórica. Una válvula entre el estómago y el intestino delgado se estrecha, lo que no permite que el contenido del estómago se vacíe en el intestino delgado.
  • Intolerancia a los alimentos. La proteína en la leche de vaca es el desencadenante más común.
  • Esofagitis eosinofílica. Un cierto tipo de glóbulo blanco (eosinófilo) se acumula y daña el revestimiento del esófago.
  • Síndrome de Sandifer. Esto produce una inclinación y rotación anormal de la cabeza y movimientos que parecen convulsiones. Es una consecuencia poco frecuente de la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Complicaciones

El reflujo en los bebés en general desaparece por sí solo sin crear problemas.

Si tu bebé tiene una afección más grave, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico, quizás presente signos de falta de crecimiento. Algunas investigaciones indican que los bebés que regurgitan con frecuencia quizás tengan más predisposición a la enfermedad por reflujo gastroesofágico más tarde en la infancia.

Dec. 17, 2020
  1. Winter HS. Gastroesophageal reflux in infants. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Nov. 28, 2020.
  2. Martin RJ, et al., eds. Gastroesophageal reflux and motility in the neonate. In: Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine: Disease of the Fetus and Infant. 11th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Nov. 28, 2020.
  3. Rosen R, et al. Pediatric gastroesophageal reflux clinical practice guidelines: Joint recommendations of the North American Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition and the European Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition. 2018;66:516.
  4. Acid reflux (GER & GERD) in infants. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/acid-reflux-ger-gerd-infants. Accessed Nov. 28, 2020.
  5. AskMayoExpert. Gastroesophageal reflux disease. Mayo Clinic; 2018.
  6. Papachrisanthou MM. Clinical practice guidelines for the management of gastroesophageal reflux and gastroesophageal reflux disease: Birth to 1 year of age. Journal of Pediatric Health Care. 2015;29:558.
  7. Ferguson TD. Gastroesophageal reflux: Regurgitation in the infant population. Critical Care Nursing Clinics of North America. 2018;30:167.
  8. Ayerbe JIG, et al. Diagnosis and management of gastroesophageal reflux disease in infants and children: From guidelines to clinical practice. Pediatric Gastroenterology, Hepatology & Nutrition. 2019; doi: 10.5223/pghn.2019.22.2.107.
  9. Mindlina I. Diagnosis and management of Sandifer syndrome in children with intractable neurological symptoms. European Journal of Pediatrics. 2020; doi: 10.1007/s00431-019-03567-6.
  10. Baird DC, et al. Diagnosis and treatment of gastroesophageal reflux in infants and children. American Family Physician. 2015; https://www.aafp.org/afp/2015/1015/p705.html. Accessed Dec. 7, 2020.