Descripción general

«Indigestión», también llamada «dispepsia» o «dolor de estómago», es un término general que describe las molestias que se presentan en la parte superior del abdomen. La indigestión no es una enfermedad, sino que hace referencia a síntomas que se manifiestan, entre ellos dolor abdominal y una sensación de saciedad después de comenzar a comer. Si bien la indigestión es frecuente, cada persona puede padecerla de manera un tanto distinta. Los síntomas de la indigestión pueden sentirse de forma ocasional o, incluso, todos los días.

La indigestión puede ser un síntoma de alguna otra enfermedad digestiva. La indigestión que no es causada por una enfermedad oculta puede aliviarse con cambios en el estilo de vida y medicamentos.

Síntomas

Las personas con indigestión pueden tener uno o más de los siguientes síntomas:

  • Sensación de saciedad al empezar a comer. No has comido mucho aún, pero ya te sientes lleno y no puedes terminar de comer.
  • Sensación molesta de saciedad después de comer. La saciedad dura más de lo que debería.
  • Molestias en la parte superior del abdomen. Sientes un dolor leve a intenso en la zona entre la parte inferior del esternón y el ombligo.
  • Ardor en la parte superior del abdomen. Sientes un ardor o sensación de quemazón molesta en la zona entre la parte inferior del esternón y el ombligo.
  • Hinchazón en la parte superior del abdomen. Sientes una sensación molesta de opresión.
  • Náuseas. Te sientes como si quisieras vomitar.

Los síntomas menos frecuentes incluyen vómitos y eructos.

A veces, las personas con indigestión también tienen acidez, pero la acidez y la indigestión son dos afecciones distintas. La acidez es un dolor o sensación de ardor en el centro del pecho que puede irradiar hacia el cuello o la espalda durante la comida o después de comer.

Cuándo consultar al médico

La indigestión leve generalmente no es nada para preocuparse. Consulta al médico si la molestia persiste durante más de dos semanas. Llama al médico de inmediato si el dolor es intenso o está acompañado de:

  • Pérdida de peso no intencional o falta de apetito
  • Vómitos repetidos o vómitos con sangre
  • Heces alquitranosas
  • Dificultad para tragar que se torna cada vez peor
  • Fatiga o debilidad, lo cual puede indicar anemia

Busca atención médica inmediata si tienes lo siguiente:

  • Falta de aire, sudoración o dolor torácico que irradia hacia la mandíbula, el cuello o uno de los brazos
  • Dolor torácico al realizar un esfuerzo o ante el estrés

Causas

Existen muchas causas posibles para la indigestión. A menudo, la indigestión está relacionada con el estilo de vida, y los factores desencadenantes pueden ser los alimentos, las bebidas o los medicamentos. Las causas frecuentes de la indigestión incluyen:

  • Comer en exceso o muy rápido
  • Alimentos grasosos o muy condimentados
  • Consumo excesivo de cafeína, alcohol, chocolate, gaseosas o refrescos
  • Fumar
  • Ansiedad
  • Ciertos antibióticos, analgésicos (calmantes para el dolor) y suplementos de hierro

A veces la indigestión se debe a otras afecciones del aparato digestivo, por ejemplo:

  • Gastritis
  • Úlceras pépticas
  • Celiaquía
  • Cálculos biliares
  • Estreñimiento
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis)
  • Cáncer de estómago
  • Obstrucción intestinal
  • Disminución del flujo sanguíneo en el intestino (isquemia intestinal)

La indigestión sin causa evidente se conoce como dispepsia funcional o no ulcerosa.

Complicaciones

Si bien la indigestión no suele tener complicaciones graves, puede afectar tu calidad de vida, ya que te hace sentir malestar y comer menos. Puedes tener que faltar a la escuela o al trabajo a causa de los síntomas. Cuando la indigestión ocurre por una enfermedad oculta, esta última puede tener sus propias complicaciones.

Indigestión care at Mayo Clinic

Aug. 24, 2016
References
  1. Feldman M, et al. Dyspepsia. In: Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management. 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 6, 2016.
  2. Talley MJ, et al. Functional Dyspepsia. New England Journal of Medicine. 2015;373:1852.
  3. Indigestion. National Digestive Diseases Information Clearinghouse. http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/indigestion/index.aspx. Accessed Jan. 28, 2016.
  4. Papadakis MA, et al., eds. Gastrointestinal disorders. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2015. 54th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://www.accessmedicine.com. Accessed Jan. 28, 2016.
  5. Dyspepsia. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/print/gastrointestinal_disorders/approach_to_the_patient_with_upper_gi_complaints/dyspepsia.html. Accessed Jan. 28, 2016.
  6. Overland MK. Dyspepsia. Medical Clinics of North America. 2014;98:549.
  7. Ottillinger B, et al. STW 5 (Iberogast) — A safe and effective standard in the treatment of functional gastrointestinal disorders. Wiener Medizinische Wochenschrift. 2013;163:65.
  8. Aucoin M, et al. Mindfulness-based therapies in the treatment of functional gastrointestinal disorders: A meta-analysis. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine. 2014;2014:1.
  9. Kim KN, et al. Efficacy of acupuncture treatment for functional dyspepsia: A systematic review and meta-analysis. Complementary Therapies in Medicine. 2015;23:759.