Descripción general

El nivel alto de azúcar en sangre (hiperglicemia) afecta a las personas que tienen diabetes. Varios factores pueden contribuir para el desarrollo de hiperglicemia en personas con diabetes, incluidas las elecciones sobre los alimentos que se consumen y la actividad física que se realiza, las enfermedades, los medicamentos que no son para la diabetes o las dosis no tomadas del medicamento que disminuye la glucosa.

Es importante tratar la hiperglicemia, ya que si no se trata puede volverse grave y generar complicaciones importantes que requieran asistencia de emergencia, como el coma diabético. A largo plazo, la hiperglicemia persistente, incluso si no es grave, puede ocasionar complicaciones que afectan los ojos, los riñones, los nervios y el corazón.

Síntomas

La hiperglicemia no causa síntomas hasta que los valores de glucosa están significativamente elevados, es decir, por encima de 200 miligramos por decilitro (mg/dL) o de 11 milimoles por litro (mmol/L). Los síntomas de la hiperglicemia se desarrollan lentamente durante el transcurso de varios días o semanas. Mientras más tiempo permanezcan altos los niveles de azúcar en sangre, más graves pueden ser los síntomas. Sin embargo, es posible que algunas personas que tuvieron diabetes de tipo 2 durante mucho tiempo no presenten síntomas a pesar de los altos niveles de azúcar en sangre.

Signos y síntomas tempranos

Reconocer los síntomas tempranos de la hiperglicemia pueden ayudarte a tratar tu afección de inmediato. Presta atención a:

  • Ganas frecuentes de orinar
  • Aumento de la sed
  • Visión borrosa
  • Cansancio
  • Dolores de cabeza

Signos y síntomas posteriores

Si no se trata la hiperglicemia, puede favorecer la acumulación de ácidos tóxicos (cetonas) en la sangre y en la orina (cetoacidosis). Los signos y síntomas incluyen:

  • Aliento con olor a fruta
  • Náuseas y vómitos
  • Falta de aliento
  • Boca seca
  • Debilidad
  • Desorientación
  • Coma
  • Dolor abdominal

¿Cuándo debes consultar a un médico?

Llama al 911 o solicita asistencia médica de emergencia si:

  • Estás enfermo y no toleras alimentos ni líquido y
  • Si tus niveles de azúcar en sangre se encuentran continuamente por encima de los 240 mg/dL (13 mmol/L) y se hallan cetonas en tu orina

Solicita una consulta con tu médico si:

  • Experimentas diarrea o vómitos constantes, pero puedes tolerar algunos alimentos o bebidas
  • Tienes fiebre durante más de 24 horas
  • Tu nivel de azúcar en sangre es mayor a 240 mg/dL (13 mmol/L) aunque has tomado tu medicamento para la diabetes
  • Tienes dificultades para mantener tu nivel de azúcar en sangre dentro del rango deseado

Causas

Durante la digestión, tu cuerpo separa los carbohidratos de los alimentos, como el pan, el arroz y las pastas, en varias moléculas de azúcar. Una de estas moléculas de azúcar es la glucosa, una de las principales fuentes de energía para tu cuerpo. El torrente sanguíneo absorbe directamente la glucosa después de comer, pero esta no puede ingresar a la mayoría de los tejidos de tu cuerpo sin la ayuda de la insulina, una hormona secretada por el páncreas.

Cuando tu nivel de glucosa en la sangre se eleva, le indica al páncreas que debe liberar insulina. La insulina, a su vez, desbloquea tus células para que la glucosa pueda ingresar y proporcionar el combustible que necesitan para funcionar de manera adecuada. La glucosa adicional se almacena en tu hígado y en tus músculos en forma de glucógeno.

Este proceso disminuye la cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo y evita que alcance niveles peligrosos. A medida que el nivel de azúcar en sangre vuelve a la normalidad, también lo hace la secreción de insulina del páncreas.

La diabetes disminuye drásticamente los efectos de la insulina en tu cuerpo, ya sea porque el páncreas no puede producir insulina suficiente (diabetes tipo 1) o porque el cuerpo se resiste a los efectos de la insulina y no produce insulina suficiente para mantener un nivel de glucosa normal (diabetes tipo 2). Como resultado, la glucosa tiende a acumularse en el torrente sanguíneo (hiperglicemia) y puede alcanzar niveles muy elevados, lo cual representa un peligro si no se trata en forma adecuada. Se utiliza insulina u otros medicamentos para disminuir los niveles de azúcar en sangre.

Factores que contribuyen a la hiperglicemia

Muchos factores pueden contribuir a la hiperglicemia, entre ellos:

  • No administrarse suficiente insulina o no consumir medicamentos por vía oral para tratar la diabetes
  • No inyectarse insulina en forma adecuada o administrarse insulina vencida
  • No seguir el plan de alimentación para la diabetes
  • No realizar actividad física
  • Tener una enfermedad o infección
  • Consumir ciertos medicamentos, como los esteroides
  • Tener una lesión o someterse a una cirugía
  • Experimentar estrés emocional, como conflictos familiares o desafíos en el lugar de trabajo

Una enfermedad o el estrés pueden desencadenar hiperglicemia debido a que las hormonas producidas para combatir la enfermedad o el estrés también pueden hacer que aumente tu nivel de azúcar en sangre. Incluso las personas que no tienen diabetes pueden desarrollar hiperglicemia durante una enfermedad grave. Pero las personas con diabetes pueden necesitar un medicamento adicional para la diabetes para mantener la glucosa en sangre cerca del nivel normal durante una enfermedad o un episodio de estrés.

Complicaciones

Complicaciones a largo plazo

La hiperglicemia puede causar complicaciones a largo plazo. Estas incluyen:

  • Enfermedad cardiovascular
  • Daño a los nervios (neuropatía)
  • Daño renal (nefropatía diabética) o insuficiencia renal
  • Daño en los vasos sanguíneos de la retina (retinopatía diabética), que potencialmente lleva a la ceguera
  • Nubosidad en la lente normalmente transparente del ojo (catarata)
  • Problemas en los pies causados por nervios dañados o un flujo sanguíneo insuficiente que puede causar infecciones importantes, y en algunos casos graves, la necesidad de amputación
  • Problemas en los huesos y articulaciones
  • Problemas en la piel, como infecciones bacterianas, infecciones causadas por hongos y heridas que no cicatrizan
  • Infecciones en los dientes y encías

Complicaciones de emergencia

Si el nivel de azúcar en sangre se eleva lo suficiente o durante un período de tiempo prolongado, puede causar dos afecciones graves.

  • Cetoacidosis diabética. La cetoacidosis diabética se desarrolla cuando no tienes suficiente insulina en tu cuerpo. Cuando sucede esto, el azúcar (glucosa) no puede ingresar a tus células para aportar energía. El nivel de azúcar en sangre se eleva y tu cuerpo comienza a descomponer la grasa para obtener energía.

    Este proceso produce ácidos tóxicos conocidos como cetonas. El exceso de cetonas se acumula en la sangre y finalmente se "derrama" en la orina. Si no se trata, la cetoacidosis diabética puede causar un coma diabético y poner tu vida en riesgo.

  • Síndrome hiperosmolar hiperglicémico. Esta afección ocurre cuando las personas producen insulina, pero esta no funciona correctamente. Los niveles de glucosa en sangre pueden ser muy altos, por encima de los 600 mg/dL (33 mmol/L). Debido a que la insulina está presente pero no funciona correctamente, el cuerpo no puede usar la glucosa ni la grasa para obtener energía.

    Entonces, la glucosa se derrama en la orina, lo que causa un aumento en la frecuencia del deseo de orinar. Si no se trata, el síndrome hiperosmolar hiperglicémico diabético puede causar deshidratación potencialmente mortal e incluso llevar al coma. Es esencial recibir atención médica inmediata.

Prevención

Las siguientes sugerencias pueden ayudar a mantener tu nivel de azúcar en sangre dentro del rango objetivo:

  • Respeta tu plan de comidas para la diabetes. Si te aplicas insulina o tomas un medicamento para la diabetes por vía oral, es importante que seas consistente sobre la cantidad y el horario de tus comidas y refrigerios. Los alimentos que consumes deben estar equilibrados con la insulina que funciona en tu cuerpo.
  • Controla tu nivel de azúcar en sangre. Según tu plan de tratamiento, puedes controlar y anotar tu nivel de azúcar en sangre varias veces a la semana o varias veces al día. Controlarlo cuidadosamente es la única manera de asegurarse de que tu nivel de azúcar en sangre se mantenga dentro del rango objetivo. Anota cuando tus lecturas de glucosa estén por encima o por debajo del rango objetivo.
  • Toma los medicamentos como lo indicó tu proveedor de atención médica.
  • Ajusta tu medicamento si cambias la actividad física que realizas. El ajuste depende de los resultados de la prueba de azúcar en sangre y del tipo y duración de la actividad.
April 18, 2015
References
  1. Hiperglicemia (nivel alto de azúcar en sangre). American Diabetes Association. http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/treatment-and-care/blood-glucose-control/hyperglycemia.html. Accessed March 24, 2015.
  2. Your guide to diabetes: Type 1 and type 2. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. http://diabetes.niddk.nih.gov/dm/pubs/type1and2/index.aspx. Accessed March 24, 2015.
  3. McCulloch DK. Management of persistent hyperglycemia in type 2 diabetes mellitus. http://www.uptodate.com/home. Accessed March 24, 2015.
  4. Kitabchi AE, et al. Diabetic ketoacidosis and hyperosmolar hyperglycemic state in adults: Treatment. http://www.uptodate.com/home. Accessed March 24, 2015.
  5. Castro MR (opinión de experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 24, 2015.
  6. Steele AM, et al. Prevalence of vascular complications among patients with glucokinase mutations among prolonged, mild hyperglycemia. Journal of the American Medical Association. 2014;311(3):279.
  7. Standards of medical care in diabetes — A position statement of the American Diabetes Association. Diabetes Care. 2015;38(supl.):S33.