Descripción general

El síndrome hipereosinofílico es un grupo de trastornos de la sangre que se presentan cuando se tiene una gran cantidad de eosinófilos (glóbulos blancos que cumplen una función importante en el sistema inmunitario). Con el tiempo, el exceso de eosinófilos entra en varios tejidos, lo cual eventualmente daña los órganos.

Los objetivos más comunes son la piel, los pulmones, el tracto digestivo, el corazón, la sangre y el sistema nervioso. Si no se trata, el HES puede poner en riesgo la vida.

Síntomas

Los primeros síntomas del síndrome hipereosinofílico pueden incluir fatiga, tos, falta de aire, dolor muscular, sarpullido y fiebre.