Descripción general

El linfoma de Hodgkin, antes conocido como «enfermedad de Hodgkin», es un cáncer del sistema linfático, que forma parte del sistema inmunitario. Puede afectar a personas de cualquier edad, pero es más frecuente en personas de 20 a 40 años y en los mayores de 55 años de edad.

En el linfoma de Hodgkin, las células del sistema linfático crecen de manera anormal y pueden diseminarse mucho más.

El linfoma de Hodgkin es uno de los dos tipos más frecuentes de cáncer del sistema linfático. El otro tipo, el linfoma no hodgkiniano, es aún más frecuente.

Los avances en el diagnóstico y el tratamiento del linfoma de Hodgkin han contribuido a brindarles a las personas con esta enfermedad la posibilidad de una recuperación completa. El pronóstico sigue mejorando para las personas con linfoma de Hodgkin.

Atención del linfoma de Hodgkin en Mayo Clinic

Síntomas

Entre los signos y síntomas del linfoma de Hodgkin se pueden incluir los siguientes:

  • Inflamación indolora de los ganglios linfáticos del cuello, las axilas o la ingle
  • Fatiga persistente
  • Fiebre
  • Sudores nocturnos
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Picazón intensa
  • Mayor sensibilidad a los efectos del alcohol o dolor en los ganglios linfáticos después de beber alcohol

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma que te preocupe.

Causas

Existen dudas entre los médicos acerca de la causa del linfoma de Hodgkin. Pero comienza cuando las células que combaten las infecciones, denominadas linfocitos, desarrollan mutaciones genéticas. La mutación le indica a las células que se multipliquen rápidamente, lo que genera muchas células enfermas que continúan multiplicándose.

La mutación provoca una gran cantidad de linfocitos anormales de tamaño significativo que se acumulan en el sistema linfático, donde desplazan a las células sanas y causan los signos y síntomas del linfoma de Hodgkin.

Existen varios tipos de linfoma de Hodgkin. El diagnóstico dependerá de los tipos de células involucradas en la enfermedad y su comportamiento. El tipo de linfoma que te diagnostiquen determinará las opciones de tratamiento.

Linfoma de Hodgkin clásico

El linfoma de Hodgkin clásico es el tipo más frecuente de esta enfermedad. Se puede clasificar además en subtipos. Las personas que reciben un diagnóstico de el linfoma de Hodgkin clásico tienen células grandes anormales llamadas «células de Reed-Sternberg» en los ganglios linfáticos.

Los subtipos del linfoma de Hodgkin clásico comprenden:

  • Linfoma de Hodgkin con esclerosis nodular
  • Linfoma de Hodgkin con celularidad mixta
  • Linfoma de Hodgkin con agotamiento de linfocitos
  • Linfoma de Hodgkin rico en linfocitos

Linfoma de Hodgkin con predominio linfocítico

Este tipo más extraño de linfoma de Hodgkin involucra a células grandes anormales que a veces se denominan «células palomitas de maíz» debido a su aspecto. El tratamiento puede ser diferente al del tipo clásico. Las personas con este tipo de linfoma de Hodgkin pueden tener una mejor posibilidad de cura cuando la enfermedad se diagnostica a una etapa temprana.

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de linfoma de Hodgkin se incluyen los siguientes:

  • La edad. El linfoma de Hodgkin suele diagnosticarse más en las personas de entre 15 y 30 años de edad, y en mayores de 55.
  • Antecedentes familiares de linfoma. Tener un familiar consanguíneo con linfoma de Hodgkin o linfoma no Hodgkin aumenta tu riesgo de desarrollar linfoma de Hodgkin.
  • Ser hombre. Los hombres tienen levemente más probabilidades de desarrollar linfoma de Hodgkin que las mujeres.
  • Una infección anterior por virus de Epstein-Barr. Las personas que han tenido enfermedades causadas por el virus de Epstein-Barr, como la mononucleosis infecciosa, tienen más probabilidades de desarrollar linfoma de Hodgkin que las personas que no las han sufrido.