Diagnóstico

Durante el examen físico, tu médico te moverá la pierna y, especialmente, la articulación de la cadera en varias posiciones para monitorear el dolor y evaluar la amplitud de movimiento de la cadera. Además, es posible que el médico quiera observar como caminas.

Exploraciones de diagnóstico por imágenes

Un desgarro del labrum de la cadera no suele producirse en forma aislada. En la mayoría de los casos, otras estructuras dentro de la articulación de la cadera también han sufrido lesiones. Las radiografías son un recurso excelente para visualizar el hueso. Pueden revelar fracturas y anomalías estructurales.

Una resonancia magnética puede producir imágenes detalladas de los tejidos blandos de la cadera. Se puede inyectar un material de contraste dentro del espacio articular de la cadera para definir de una mejor manera si existe un desgarro del labrum de la cadera.

Inyección de anestesia

El dolor de cadera puede producirse por problemas dentro o fuera de la articulación. Tu médico puede sugerir la inyección de un anestésico dentro del espacio articular. Si esto alivia el dolor, es probable que tu problema se encuentre dentro de la articulación de la cadera.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento dependerán de la gravedad de tus síntomas. Algunas personas se recuperan con tratamientos convencionales en pocas semanas, mientras que otras pueden necesitar cirugías artroscópicas para reparar o extraer la parte desgarrada del labrum.

Medicamentos

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, entre otros) y el naproxeno sódico (Aleve) pueden aliviar el dolor y reducir la inflamación. El dolor también puede controlarse temporalmente con una inyección de corticoides en la articulación.

Terapia

Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para aumentar la amplitud de movimiento, la fuerza y la estabilidad de tu cadera. El fisioterapeuta también puede analizar los movimientos que efectúas y que ejercen estrés en la articulación de la cadera para ayudarte a evitarlos.

Cirugía y otros procedimientos

Si los tratamientos convencionales no alivian tus síntomas, tu médico puede recomendarte una cirugía artroscópica, en la que se insertan una cámara de fibra óptica e instrumentos quirúrgicos a través de incisiones pequeñas en la piel.

Dependiendo de la causa y la extensión del desgarro, el cirujano puede cortar y extraer la parte desgarrada del labrum o reparar el tejido desgarrado uniéndolo con suturas.

Cómo prepararte para la consulta

Si bien en un principio puedes consultar con tu médico de cabecera, quien puede derivarte con un médico especialista en trastornos de la cadera o en medicina deportiva.

Lo que puedes hacer

Es una buena idea anotar una lista que incluya lo siguiente:

  • descripciones detalladas de tus síntomas;
  • información acerca de los problemas médicos que has padecido anteriormente;
  • información acerca de los problemas médicos de tus padres o hermanos;
  • todos los medicamentos y suplementos dietarios que consumes;
  • preguntas que desees hacerle al médico.

Qué esperar de tu médico

El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿dónde te duele exactamente?
  • ¿Cuándo comenzó el dolor?
  • ¿Hubo algo que lo precipitara?
  • ¿Existe alguna actividad que mejore o empeore el dolor?
Aug. 11, 2017
References
  1. Frontera WR. Hip labral tears. In: Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. http://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 28, 2016.
  2. Johnson R. Approach to hip and groin pain in the athlete and active adult. http://www.uptodate.com/home. Accessed Oct. 28, 2016.
  3. Safran MR, et al. Instructions for Sports Medicine Patients. 2nd ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 28, 2016.

Desgarro del labrum de la cadera