Diagnóstico

Durante las consultas pediátricas de control, los médicos suelen controlar si hay displasia de cadera; para ello, mueven las piernas del bebé en varias posiciones que ayudan a indicar si la articulación de la cadera está bien.

Los casos leves de displasia de cadera pueden ser difíciles de diagnosticar y no suelen causar problemas antes de ser un adulto joven. Si tu médico sospecha que tienes displasia de cadera, puede sugerirte pruebas por imágenes, como rayos X o resonancia magnética (IRM).

Tratamiento

El tratamiento de la displasia de cadera depende de la edad de la persona afectada y la magnitud del daño en la cadera. Los bebés generalmente se tratan con un dispositivo de inmovilización, como un arnés de Pavlik, que mantiene la parte de la bola de la articulación firme en la cavidad durante varios meses. Esto ayuda a que la cavidad se amolde a la forma de la bola.

El dispositivo de inmovilización no funciona con la misma eficacia en bebés mayores de 6 meses. En esos casos, el médico puede mover los huesos a su posición adecuada y luego mantenerlos allí por varios meses mediante un yeso que cubra todo el cuerpo. En ciertas situaciones, es necesario realizar una cirugía para hacer encajar adecuadamente la articulación.

Si la displasia es más grave, la posición de la cavidad de la cadera también puede corregirse. En una osteotomía periacetabular, la cavidad se separa de la pelvis y se vuelve a colocar para que encaje mejor con la bola.

La cirugía de reemplazo de cadera podría ser una opción para las personas mayores cuya displasia ha dañado gravemente sus caderas con el paso del tiempo, lo que ha dado lugar a una artritis debilitante.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Preparación para la consulta

Es probable que primero le plantees tus inquietudes a tu médico de cabecera. Tu médico de cabecera puede remitirte a un cirujano ortopédico.

Qué puedes hacer

Antes de tu cita, puedes prepararte de la siguiente manera:

  • Anota los signos y síntomas que presentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la cita.
  • Haz una lista de los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una cita. La persona que te acompañe podría recordar algún detalle que tú hayas pasado por alto u olvidado.
  • Si vas a cambiar de médico, pide que reenvíen una copia del expediente médico previo a tu médico actual.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

El tiempo con el médico es limitado, por lo que preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar el tiempo al máximo. Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • ¿Existe alguna alternativa al enfoque primario que me indica?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme?
  • ¿Puede recomendarme sitios web donde pueda investigar más sobre mi enfermedad?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas en cualquier momento de la cita si no entiendes algo.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo fue que tú o tu hijo comenzaron a experimentar síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Existe algo que haga que mejoren los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • Si a ti o a tu hijo ya se les ha diagnosticado displasia de cadera, ¿dónde y cuándo se realizó ese diagnóstico?

Displasia de cadera - atención en Mayo Clinic

July 29, 2021
  1. Kliegman RM, et al. The hip. In: Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 14, 2020.
  2. AskMayoExpert. Developmental hip dysplasia. Mayo Clinic. 2019.
  3. Developmental dislocation (dysplasia) of the hip (DDH). American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://orthoinfo.aaos.org/en/diseases--conditions/developmental-dislocation-dysplasia-of-the-hip-ddh. Accessed Feb. 14, 2020.
  4. Adolescent hip dysplasia. American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://orthoinfo.aaos.org/en/diseases--conditions/adolescent-hip-dysplasia. Accessed Feb. 14, 2020.
  5. Azar FM, et al. Hip pain in the young adult and hip preservation surgery. In: Campbell's Operative Orthopaedics. 13th ed. Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 14, 2020.
  6. Rosenfeld SB. Developmental dysplasia of the hip: Clinical features and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 14, 2020.
  7. Rosenfeld SB. Developmental dysplasia of the hip: Epidemiology and pathogenesis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 14, 2020.
  8. Rosenfeld SB. Developmental dysplasia of the hip: Treatment and outcome. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 14, 2020.
  9. Krych AJ (expert opinion). Mayo Clinic. Feb. 19, 2020.
  10. Morrow ES Jr. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Jan. 13, 2020.