Los triglicéridos son una importante medida de la salud del corazón. Te decimos cuál es la importancia de los triglicéridos — y lo que puedes hacer en caso de que tus niveles de triglicéridos sean muy altos.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si has estado vigilando tu presión sanguínea y niveles de colesterol, existe algo más que podría necesitar monitoreo: los triglicéridos. Tener un alto nivel de triglicéridos, un tipo de grasa (lípido) en la sangre, puede incrementar el riesgo de enfermedades cardiacas.

Sin embargo, las mismas elecciones de estilo de vida que fomentan la salud en general también pueden ayudar a reducir tus triglicéridos.

Los triglicéridos son un tipo de grasa (lípido) que se encuentra en la sangre. Cuando comes, tu cuerpo convierte en triglicéridos cualquier caloría que no necesita utilizar de inmediato. Los triglicéridos se almacenan en tus células grasas. Después, las hormonas liberan triglicéridos para tener energía entre comidas. Si con frecuencia comes más calorías de las que quemas, particularmente calorías “fáciles” como hidratos de carbono y grasas, puedes tener los triglicéridos altos (hipertrigliceridemia).

Una sencilla prueba de sangre puede revelar si tus triglicéridos se encuentran en un nivel saludable.

  • Normal — Menos de 150 miligramos por decilitro (mg/dL), o menos de 1.7 milimoles por litro (mmol/L)
  • Límite alto — 150 a 199 mg/dL (1.8 a 2.2 mmol/L)
  • Alto — 200 a 499 mg/dL (2.3 a 5.6 mmol/L)
  • Muy alto — 500 mg/dL o más (5.7 mmol/L o más)

Por lo regular, tu médico verificará los niveles altos de triglicéridos como parte de la prueba de colesterol (a veces se le conoce como panel de lípidos o perfil de lípidos). Deberás ayunar de 9 a 12 horas antes de que te saquen sangre para poder tener una medición precisa de los triglicéridos.

Los triglicéridos y el colesterol son tipos diferentes de lípidos que circulan en tu sangre. Los triglicéridos almacenan calorías no utilizadas y le dan energía a tu cuerpo, y el colesterol se utiliza para generar células y ciertas hormonas. Debido a que los triglicéridos y el colesterol no se pueden disolver en la sangre, circulan a través de tu cuerpo con la ayuda de proteínas que transportan los lípidos (lipoproteínas).

Aunque no está claro cómo, los triglicéridos altos pueden contribuir a endurecer las arterias y engrosar las paredes arteriales (aterosclerosis) — lo que aumenta el riesgo de un accidente cerebrovascular, ataque al corazón y enfermedades del corazón. Los triglicéridos extremadamente altos — por ejemplo, con niveles mayores de 1000 mg/dL (11.29 mmol/L) — también pueden causar pancreatitis aguda.

Los triglicéridos altos a menudo son un signo de otros problemas que aumentan el riesgo de enfermedades del corazón y también de accidentes cerebrovasculares, incluyendo obesidad y síndrome metabólico — un conjunto de enfermedades que incluye exceso de grasa alrededor de la cintura, presión arterial alta, triglicéridos altos, niveles altos de azúcar en la sangre y niveles de colesterol anormales.

En ocasiones, los triglicéridos altos son un signo de diabetes tipo 2 mal controlada, niveles bajos de las hormonas tiroideas (hipotiroidismo), enfermedades del hígado o del riñón, o enfermedades genéticas poco frecuentes que afectan la forma en que tu cuerpo convierte la grasa en energía. Los triglicéridos altos también pueden ser un efecto secundario de tomar medicamentos como betabloqueadores, pastillas anticonceptivas, diuréticos o esteroides.

La opción de un estilo de vida saludable es clave:

  • Perder peso. Si tienes sobrepeso, perder de 5 a 10 libras puede ayudarte a disminuir tus triglicéridos. Motívate enfocándote en los beneficios de perder peso, como tener más energía y mejor salud.
  • Reduce las calorías. Recuerda que las calorías adicionales se convierten en triglicéridos y se almacenan como grasa. Al reducir tus calorías reducirás los triglicéridos.
  • Evita el azúcar y los alimentos refinados. Los hidratos de carbono simples, como el azúcar y los alimentos elaborados con harina blanca, pueden aumentar los triglicéridos.
  • Elige grasas más saludables. Cambia la grasa saturada de las carnes por grasa monoinsaturada más saludable como la de las plantas, como los aceites de oliva, de cacahuate y de canola. Sustituye los pescados altos en ácidos grasos omega-3 — como la caballa y el salmón — por carne roja.
  • Limita la cantidad de alcohol que consumes. El alcohol tiene muchas calorías y azúcar y tiene un efecto particularmente potente sobre los triglicéridos. Incluso las pequeñas cantidades de alcohol pueden aumentar los niveles de triglicéridos.
  • Haz ejercicio regularmente. Trata de hacer al menos 30 minutos de actividad física en la mayoría o todos los días de la semana. El ejercicio regular puede disminuir los triglicéridos y estimular el colesterol "bueno". Haz una caminata diaria a paso ligero, nada o únete a un grupo de ejercicio. Si no tienes tiempo para hacer ejercicio por 30 minutos, trata de hacerlo en tres sesiones de10 minutos cada vez. Haz una caminata corta, sube por las escaleras en el trabajo o prueba unas sentadillas o lagartijas mientras ves televisión.

Si los cambios en tu estilo de vida no son suficientes para controlar la hipertrigliceridemia, tu médico podría recomendar lo siguiente:

  • Estatinas. Tu médico podría recetarte estos medicamentos para disminuir el colesterol si también tienes colesterol de lipoproteínas de alta densidad baja (HDL o "bueno"); colesterol de lipoproteínas de baja densidad alta (LDL o "malo"); o si tienes antecedentes de arterias bloqueadas o diabetes. Algunos ejemplos incluyen atorvastatina (Lipitor) y simvastatina (Zocor). Un posible efecto secundario es el dolor muscular.
  • Aceites de pescado. También conocidos como ácidos grasos omega 3, los suplementos de aceite de pescado pueden ayudar a disminuir tus triglicéridos. Sin embargo, se necesitan dosis altas, por lo que esta opción a menudo se reserva para personas cuyos niveles de triglicéridos rebasan los 500 mg/dL (5.7 mmol/L).
  • Fibratos. Los medicamentos de fibrato, como el fenofibrato (TriCor, Fenoglide, otros) y el gemfibrozil (Lopid), también pueden disminuir tus niveles de triglicéridos. Los fibratos funcionan mejor en personas cuyos niveles de triglicéridos rebasan los 500 mg/dL (5.7 mmol/L). Los fibratos pueden aumentar el riesgo de presentar efectos secundarios al tomarlos con estatinas.
  • Niacina. La niacina, en ocasiones llamada ácido nicotínico, pueden disminuir tus triglicéridos y tu colesterol "malo" (colesterol de lipoproteína de baja densidad o LDL). Generalmente se reservan para personas cuyos niveles de triglicéridos rebasan los 500 mg/dL (5.7 mmol/L). No debes tomar niacina de venta libre sin consultar primero a tu médico. La niacina puede interactuar con otros medicamentos y causar efectos secundarios graves.

Si tu médico te receta un medicamento para disminuir tus triglicéridos, tómalo tal como se indica. Y recuerda la importancia de los cambios que has hecho en tu estilo de vida. Los medicamentos pueden ayudar — pero el estilo de vida también es importante.

Aug. 15, 2015