¿Es seguro beber alcohol socialmente después de que completes el tratamiento contra la hepatitis C con sustancias de acción directa y se te considere curado?

Respuesta de Stacey A. Rizza, M.D.

Los tratamientos más nuevos para la hepatitis C, conocidos como «sustancias de acción directa», no se utilizan desde hace tanto tiempo como para poder responder esta pregunta específica a través de investigaciones. Sin embargo, como regla general, cualquier persona con problemas hepáticos debe evitar el alcohol.

Hay estudios que ya indican que algunas anomalías hepáticas duran muchos años después del tratamiento exitoso con sustancias de acción directa. Al mismo tiempo, varios estudios anteriores demuestran con claridad que el alcohol empeora de manera persistente el daño hepático relacionado con la hepatitis C crónica y los riesgos para la salud que se producen como consecuencia. Estos son algunos de los hallazgos:

  • Cicatrización hepática (fibrosis). La infección por hepatitis C crónica a menudo causa fibrosis hepática. Este efecto puede durar mucho tiempo después del tratamiento. Incluso si pareces tener un grado bajo de fibrosis, beber alcohol puede empeorar la formación de cicatrices, del mismo modo que el alcohol causa daño hepático en las personas que no padecen hepatitis C crónica.
  • Recidiva de la infección. Aunque es poco frecuente, es posible que la infección por hepatitis C vuelva a aparecer después de un tratamiento aparentemente exitoso. Las recidivas suelen producirse en los primeros meses después de un análisis de sangre para confirmar que ya no se detecta el virus. Sin embargo, en ocasiones, una recidiva se manifiesta mucho más tarde. Aunque se desconocen las causas exactas de las recidivas, la posibilidad remota de una infección recurrente es otro motivo para no beber.
  • Riesgo de cáncer de hígado. El daño hepático relacionado con la hepatitis C también aumenta el riesgo de padecer cáncer de hígado. Por suerte, la erradicación del virus de la hepatitis C mediante el tratamiento con sustancias de acción directa disminuye el riesgo en gran medida, de acuerdo con un estudio a gran escala del Departamento de Asuntos de los Veteranos. Sin embargo, no reduce el riesgo a un nivel equivalente al de una persona sin antecedentes de hepatitis C. El consumo de alcohol es uno de los factores vinculados a la aparición de cáncer de hígado después de una hepatitis C curada.

With

Stacey A. Rizza, M.D.

June 13, 2018