• Malestar o dolor en el pecho. Este dolor o malestar puede sentirse como un dolor que oprime, una presión, como que el pecho está lleno o apretado, que dura más de unos minutos. Este malestar puede aparecer y desaparecer.
  • Dolor en el torso. El dolor o malestar puede diseminarse mas allá del pecho a tus hombros, brazos, espalda, cuello, dientes, o mandíbula. Quizás tengas dolor en el torso sin malestar en el pecho.
  • Dolor de estómago. El dolor puede extenderse hacia abajo, al área abdominal, y sentirse como acidez estomacal.
  • Dificultad para respirar. Quizás jadees al respirar o intentes respirar profundamente. Esto ocurre con frecuencia antes de que se presente el malestar en el pecho, o quizás no sientas ningún malestar en el pecho.
  • Ansiedad. Quizás sientas como que va a ocurrir una catástrofe o como que estás sufriendo un ataque de pánico, sin razón aparente.
  • Mareos. Además de la opresión en el pecho quizás te sientas mareado o como que vas a desmayarte.
  • Sudor. Tal vez comiences a sudar de pronto, y sientas la piel fría y húmeda.
  • Náuseas y vómitos. Quizás te sientas mal del estómago o vomites.
  • Palpitaciones. Tal vez sientas como que tu corazón late intermitentemente, o quizás estés sumamente consciente de los latidos de tu corazón.

Los síntomas del ataque al corazón pueden variar mucho. Por ejemplo, puedes sentir sólo un malestar leve en el pecho, mientras que otra persona siente un dolor insoportable.

Hay una cosa que se aplica a todos: Si sospechas que estás sufriendo un ataque al corazón, llama al 911 o tu número local de servicios de emergencia médica.

Si no tienes acceso a servicios de emergencia médica, pídele a alguien que te lleve al hospital más próximo. Manejar tú mismo es un último recurso, si no hay ninguna otra opción.

Las películas y la televisión con frecuencia presentan los ataques al corazón como sucesos dramáticos en que la gente se agarra el pecho. Pero los ataques cardíacos muchas veces comienzan con síntomas sutiles — como un malestar que no se describiría como dolor.

Puede ser una gran tentación restarle importancia a tus síntomas o descartarlos como indigestión o ansiedad. Pero no soportes los síntomas de un ataque al corazón por más de cinco minutos. Llama al 911 o a otros servicios médicos de emergencia para que te ayuden.

Las mujeres pueden tener todos los síntomas típicos de un ataque al corazón, ninguno, muchos, o unos pocos. Mientras que algún tipo de dolor, presión o malestar en el pecho todavía es un síntoma común de un ataque al corazón en las mujeres, muchas de ellas presentan síntomas de ataques cardíacos sin dolor en el pecho, como ser:

  • Dolor en el cuello, la espalda, los hombros, o la mandíbula
  • Dificultad para respirar
  • Dolor abdominal o "acidez estomacal"
  • Dolor en un brazo o en los dos
  • Náuseas o vómitos
  • Mareos o desmayos
  • Fatiga inusual o inexplicable, que posiblemente dura días

Los adultos mayores y la gente con diabetes puede no tener síntomas de un ataque al corazón, o sus síntomas pueden ser muy leves. Así que es especialmente importante no descartar los síntomas de ataque cardíaco en las personas con diabetes y los adultos mayores, aunque estos síntomas no parezcan serios.

June 03, 2017