Diagnóstico

Los médicos suelen diagnosticar gota según tus síntomas y la apariencia de la articulación afectada. Dentro de las pruebas que ayudan a diagnosticar gota se encuentran las siguientes:

  • Análisis del líquido sinovial. El médico puede usar una aguja para extraer líquido de la articulación afectada. Los cristales de urato pueden verse cuando se examina el líquido debajo de un microscopio.
  • Análisis de sangre. Tu médico puede recomendarte que realices un análisis de sangre para medir los niveles de ácido úrico en la sangre. Sin embargo, los análisis de sangre pueden ser confusos. Algunas personas tienen niveles de ácido úrico elevados, pero nunca tienen gota. Y algunas personas tienen signos y síntomas de gota, pero no tienen niveles inusuales de ácido úrico en la sangre.
  • Radiografías. Las radiografías de las articulaciones pueden ayudar a descartar otras causas de la inflamación articular.
  • Ecografía. Esta prueba utiliza ondas sonoras para detectar cristales de urato en las articulaciones o en los tofos.
  • Tomografía computarizada de doble energía. Esta prueba combina imágenes por rayos X tomadas desde diferentes ángulos para poder ver los cristales de urato en las articulaciones.

Tratamiento

Los medicamentos para la gota están disponibles en dos tipos y se enfocan en dos problemas diferentes. El primer tipo ayuda a reducir la inflamación y el dolor asociados con los ataques de gota. El segundo tipo actúa para prevenir las complicaciones de la gota al reducir la cantidad de ácido úrico en la sangre.

El tipo de medicamento adecuado para ti depende de la frecuencia y la gravedad de los síntomas, junto con otros problemas de salud que tengas.

Medicamentos para tratar los ataques de gota

Los medicamentos que se usan para tratar los ataques de gota y prevenirlos a futuro:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE). Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides abarcan opciones de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, entre otros) y naproxeno sódico (Aleve), y medicamentos antiinflamatorios no esteroides de venta con receta médica más potentes, como indometacina (Indocin, Tivorbex) o celecoxib (Celebrex). Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides tienen riesgo de producir dolor de estómago, sangrado y úlceras.
  • Colquicina. El médico puede recomendarte colquicina (Colcrys, Gloperba, Mitigare), un medicamento antiinflamatorio para reducir de forma eficaz el dolor producido por la gota. Sin embargo, la efectividad del medicamento puede verse contrarrestada por efectos secundarios como náuseas, vómitos y diarrea.
  • Corticosteroides. Los medicamentos corticosteroides, como la prednisona, pueden controlar la inflamación y el dolor provocados por la gota. Los corticosteroides pueden administrarse en forma de comprimido o inyectarse en la articulación. Los efectos secundarios de los corticosteroides pueden incluir cambios del estado de ánimo, aumento del nivel de glucosa en la sangre y presión arterial elevada.

Medicamentos para evitar las complicaciones de la gota

Si sufres ataques de gota graves todos los años, o si tus ataques de gota son menos frecuentes pero muy dolorosos, el médico puede recomendar medicamentos para reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la gota. Si ya tienes evidencia de daño por gota en las radiografías de las articulaciones, o tienes tofos, enfermedad renal crónica o cálculos renales, se pueden recomendar medicamentos para reducir el nivel de ácido úrico en tu cuerpo.

  • Medicamentos que bloquean la producción de ácido úrico. Los medicamentos como el alopurinol (Aloprim, Lopurin, Zyloprim) y el febuxostat (Uloric) ayudan a limitar la cantidad de ácido úrico que produce el cuerpo. Los efectos secundarios del alopurinol incluyen fiebre, erupción cutánea, hepatitis y problemas renales. Los efectos secundarios del febuxostat incluyen erupción cutánea, náuseas y función reducida del hígado. Además, el febuxostat puede aumentar el riesgo de muerte por cuestiones cardíacas.
  • Medicamentos que facilitan la eliminación del ácido úrico. Los medicamentos como el probenecid (Probalan) ayudan a mejorar la capacidad de los riñones para eliminar el ácido úrico del cuerpo. Los efectos secundarios incluyen erupción cutánea, dolor de estómago y cálculos renales.

Estilo de vida y remedios caseros

Por lo general, los medicamentos son la forma más eficaz de tratar los ataques de gota y prevenir la exacerbación de los síntomas recurrentes. Sin embargo, las elecciones de estilo de vida también son importantes y es posible que desees:

  • Elegir bebidas más saludables. Limita las bebidas alcohólicas y las endulzadas con azúcar de fruta (fructosa). En su lugar, bebe mucha cantidad de bebidas sin alcohol, en especial, agua.
  • Evitar los alimentos ricos en purinas. Las carnes rojas y vísceras, como el hígado, son especialmente ricas en purinas. Los pescados y mariscos ricos en purinas incluyen anchoas, sardinas, mejillones, vieiras, truchas y atún. Los productos lácteos bajos en grasa pueden ser una mejor fuente de proteínas para las personas propensas a la gota.
  • Hacer ejercicio con regularidad y perder peso. Mantener el cuerpo en un peso saludable reduce el riesgo de padecer gota. Elige actividades de bajo impacto como caminar, andar en bicicleta y nadar, que son más fáciles para las articulaciones.

Preparación para la consulta

Pide una cita con tu médico si tienes síntomas comunes de gota. Después de un primer examen, es posible que tu médico te derive a un especialista en el diagnóstico y tratamiento de la artritis y otras afecciones inflamatorias de las articulaciones (reumatólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota tus síntomas, e incluye cuándo comenzaron y con qué frecuencia ocurren.
  • Anota tu información personal importante, como cambios recientes o lo que más estrés te causa en la vida.
  • Prepara una lista de información médica importante, incluye cualquier otra afección por la que se te esté tratando y los nombres de los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes. Tu médico también querrá saber si tienes antecedentes familiares de gota.
  • Si es posible, pide a un familiar o a un amigo que te acompañe. A veces puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una cita médica. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico. Preparar una lista de preguntas con anticipación puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo de la cita con el médico.

Algunas de las preguntas para hacerle al médico en la primera cita médica son las siguientes:

  • ¿Cuáles son las posibles causas de mis síntomas o de mi afección?
  • ¿Qué pruebas me recomiendas?
  • ¿Hay algún tratamiento o cambio de estilo de vida que me pueda ayudar con mis síntomas ahora?
  • ¿Debería consultar con un especialista?

Las preguntas que puedes hacer si te derivan a un reumatólogo son las siguientes:

  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de los medicamentos que me está recetando?
  • ¿Cuánto tiempo después de comenzar el tratamiento empiezan a mejorar los síntomas?
  • ¿Necesito tomar medicamentos a largo plazo?
  • Tengo estas otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Me recomiendas hacer cambios en mi alimentación?
  • ¿Es seguro para mí tomar alcohol?
  • ¿Hay algún folleto o sitio web que puedas recomendarme para informarme mejor acerca de mi afección?

Si tienes otras dudas durante tus citas médicas, no dudes en preguntar.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para revisar cualquier punto sobre el que quieras hablar en profundidad. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuáles son los síntomas?
  • ¿Cuándo comenzó a tener esos síntomas?
  • ¿Los síntomas aparecen y desaparecen? ¿Con qué frecuencia?
  • ¿Hay algo en particular que parezca desencadenar sus síntomas, como ciertos alimentos o estrés físico o emocional?
  • ¿Recibes tratamiento por alguna otra afección médica?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando actualmente, incluidos los de venta libre y con receta médica, vitaminas y suplementos?
  • ¿Alguno de sus familiares de primer grado, como padres o hermanos, tiene antecedentes de gota?
  • ¿Qué comes en un día habitual?
  • ¿Bebes alcohol? Si es así, ¿cuánto y con qué frecuencia?
March 06, 2021
  1. Gout. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/arthritis/basics/gout.html. Accessed Dec. 23, 2020.
  2. Goldman L, et al., eds. Crystal deposition diseases. In: Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 23, 2020.
  3. Ferri FF. Gout. In: Ferri's Clinical Advisor 2021. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 23, 2020.
  4. Gout. American College of Rheumatology. https://www.rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Diseases-Conditions/Gout. Accessed Dec. 23, 2020.
  5. Caffo AL. Clinical manifestations and diagnosis of gout. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 23, 2021.
  6. AskMayoExpert. Gout or pseudogout (adult). Mayo Clinic. 2020.
  7. Gloperba prescribing information. U.S. Food and Drug Administration. https://www.accessdata.fda.gov/scripts/cder/daf/index.cfm?event=overview.process&ApplNo=210942. Accessed Jan. 21, 2021.
  8. Perez-Ruiz F. Pharmacologic urate-lowering therapy and treatment of topic in patients with gout. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 23, 2021.
  9. FitzGerald JD, et al. 2020 American College of Rheumatology guideline for the management of gout. Arthritis Care & Research. 2020; doi:10.1002/acr.24180.
  10. Chang-Miller A (expert opinion). Mayo Clinic. Jan. 22, 2021.