Diagnóstico

Los médicos especialistas no se han puesto de acuerdo sobre un único conjunto de pautas respecto de los exámenes para la detección de la diabetes gestacional. Algunos cuestionan si el examen para la detección de la diabetes gestacional es necesario cuando tienes menos de 25 años y no tienes factores de riesgo. Otros dicen que la mejor manera de identificar todos los casos de diabetes gestacional consiste en examinar a todas las mujeres embarazadas.

Cuándo realizar el examen

Probablemente tu médico evaluará tus factores de riesgo de diabetes gestacional al comienzo de tu embarazo.

Si tu riesgo de tener diabetes gestacional es alto —por ejemplo, si tu índice de masa corporal (IMC) anterior al embarazo era igual o mayor que 30 o si tu madre, padre, hermano o hijo tiene diabetes—, tu médico podría realizar los exámenes para detección de diabetes en tu primera visita prenatal.

Si tienes un riesgo promedio de presentar diabetes gestacional, probablemente te realicen un examen de detección durante el segundo trimestre, entre las semanas 24 y 28 de embarazo.

Examen de rutina para detección de la diabetes gestacional

  • Prueba de tolerancia a la glucosa inicial. Beberás una solución de glucosa en jarabe. Una hora más tarde, te realizarán un análisis de sangre para medir tu nivel de azúcar en sangre. En una prueba de tolerancia a la glucosa, un nivel de azúcar en sangre por debajo de 130 a 140 miligramos por decilitro (mg/dL), o de 7,2 a 7,8 milimoles por litro (mmol/L), en general es considerado normal, aunque esto podría variar según la clínica o el laboratorio.

    Si tu nivel de azúcar en sangre es mayor de lo normal, esto significa que tienes un riesgo más alto de tener diabetes gestacional. Tendrás que realizarte una prueba de tolerancia a la glucosa para determinar si tienes la enfermedad.

  • Prueba de tolerancia a la glucosa de seguimiento. Ayunarás toda la noche, y luego medirán tu nivel de azúcar en sangre. Después beberás otra solución dulce —esta contiene una concentración de glucosa más alta— y controlarán tu nivel de azúcar en sangre cada hora durante tres horas. Si por lo menos dos de los resultados de azúcar en sangre son más altos de lo normal, te diagnosticarán diabetes gestacional.

Si te diagnostican diabetes gestacional

Tu médico probablemente recomendará controles frecuentes, especialmente durante tus últimos tres meses de embarazo. Durante estos exámenes, el médico te controlará el nivel de azúcar en sangre. El médico también podría pedirte que controles tu propio nivel de azúcar en sangre a diario como parte de tu plan de tratamiento.

Si tienes dificultades para controlar tu nivel de azúcar en sangre, podrías tener que usar insulina. Si tienes otras complicaciones durante el embarazo, es posible que debas realizarte otras pruebas para evaluar la salud de tu bebé. Estas pruebas evalúan la función de la placenta, el órgano que envía oxígeno y nutrientes a tu bebé al conectar la irrigación sanguínea del bebé a la tuya.

Si la diabetes gestacional es difícil de controlar, esto podría afectar la placenta y poner en peligro el suministro de oxígeno y nutrientes al bebé.

Tu médico también realizará pruebas para controlar el bienestar de tu bebé durante el embarazo.

Análisis de azúcar en sangre después del parto

Tu médico verificará tu nivel de azúcar en sangre después del parto y nuevamente dentro de 6 a 12 semanas para asegurarse de que tu nivel haya regresado a valores normales. Si los resultados de las pruebas son normales —y la mayoría lo son—, deberán evaluar tu riesgo de diabetes al menos cada tres años.

Si en el futuro las pruebas indican diabetes o prediabetes —un trastorno en el que el nivel de azúcar en sangre es más alto de lo normal, pero no lo suficientemente alto para ser considerado diabetes—, habla con tu médico sobre la posibilidad de aumentar los esfuerzos preventivos o de comenzar un plan de tratamiento para la diabetes.

Tratamiento

Es fundamental supervisar y controlar el azúcar en sangre para mantener saludable a tu bebé y evitar complicaciones durante el embarazo y el parto. También es recomendable controlar de cerca tus niveles futuros de azúcar en sangre. Las estrategias de tratamiento pueden consistir en lo siguiente:

  • Control del azúcar en sangre. Durante el embarazo, tu equipo de atención médica puede pedirte que verifiques tu azúcar en sangre de cuatro a cinco veces por día —ni bien te levantas por la mañana y después de cada comida— para asegurarse de que el nivel de azúcar se mantenga dentro de un rango razonable. Esto puede sonar incómodo y complicado, pero se vuelve más fácil con la práctica.

    Para medir el azúcar en sangre, debes extraerte una gota de sangre del dedo utilizando una aguja pequeña (lanceta) y, después, coloca la sangre sobre una tira reactiva insertada en un medidor de glucosa en sangre, un dispositivo que mide y muestra tu nivel de azúcar en sangre.

    El equipo de atención médica supervisará y controlará tu nivel de azúcar en sangre durante el trabajo de parto y durante el parto. Si tu nivel de azúcar en sangre aumenta, el páncreas de tu bebé puede producir niveles elevados de insulina —lo que puede provocar que tenga un nivel bajo de azúcar en sangre inmediatamente después de haber nacido—.

    También es importante hacerte controles de seguimiento del azúcar en sangre. La diabetes gestacional aumenta el riesgo de que padezcas diabetes tipo 2 en el futuro. Trabaja con tu equipo de atención médica para controlar tus niveles de azúcar en sangre. Mantén hábitos saludables, como una dieta sana y ejercicios regulares, ya que puede ayudarte a disminuir los riesgos.

  • Dieta saludable. Comer los tipos de alimentos correctos en porciones saludables es una de las mejores maneras de controlar tu nivel de azúcar en sangre y de evitar el aumento de peso excesivo, que supone un mayor riesgo de tener complicaciones. Los médicos no recomiendan bajar de peso durante el embarazo, ya que el cuerpo hace un gran esfuerzo para que el bebé crezca. Sin embargo, el médico puede ayudarte a establecer metas en materia de aumento de peso sobre la base del peso que tenías antes del embarazo.

    Una dieta saludable incluye frutas, vegetales y cereales integrales —alimentos muy nutritivos y con un alto contenido de fibra, pero con un contenido bajo de grasas y de calorías—, y limita los hidratos de carbono altamente refinados, incluidos los dulces. No hay una sola dieta adecuada para todas las mujeres. Te recomendamos consultar a un dietista certificado o a un educador en diabetes para crear un plan de comidas sobre la base de tu peso actual, las metas de aumento de peso durante el embarazo, el nivel de azúcar en sangre, los hábitos de ejercicio, las preferencias de alimentos y el presupuesto.

  • Haz ejercicio. La actividad física regular tiene un papel fundamental en el plan de bienestar de cualquier mujer antes, durante y después del embarazo. El ejercicio disminuye tu nivel de azúcar en sangre al estimular a tu organismo para que la glucosa vaya hacia las células, donde se utiliza para producir energía. El ejercicio también aumenta la sensibilidad de las células a la insulina, lo que significa que el cuerpo necesitará producir menos insulina para transportar azúcar.

    Como ventaja adicional, el ejercicio regular puede contribuir a aliviar algunas molestias frecuentes del embarazo, como el dolor de espalda, los calambres musculares, la hinchazón, el estreñimiento y la dificultad para dormir. El ejercicio también puede ayudarte a mantenerte en forma para el arduo trabajo de parto y para el parto en sí.

    Si tu médico lo aprueba, intenta hacer ejercicio moderadamente intenso la mayoría de los días de la semana. Si no has estado activo durante un tiempo, comienza de forma lenta e incrementa el ritmo de manera gradual. Caminar, andar en bicicleta y nadar son buenas opciones durante el embarazo. Las actividades cotidianas, como las tareas domésticas y la jardinería, también cuentan.

  • Medicamentos. Si la dieta y el ejercicio no son suficientes, es posible que necesites inyecciones de insulina para bajar el azúcar en sangre. Entre el 10 y el 20 por ciento de las mujeres con diabetes gestacional necesitan insulina para alcanzar el nivel deseado de azúcar en sangre. Algunos médicos recetan medicación por vía oral para controlar el azúcar en sangre, mientras que otros creen que se requiere más investigación para confirmar que los medicamentos por vía oral sean tan seguros y efectivos como la insulina inyectable para controlar la diabetes gestacional.
  • Supervisión minuciosa de tu bebé. Una parte importante de tu plan de tratamiento es la observación minuciosa de tu bebé. Tu médico puede controlar el crecimiento y el desarrollo del bebé con ecografías periódicas u otras pruebas. Si no entras en trabajo de parto en la fecha prevista —o, en algunos casos, antes—, tu médico puede inducirlo. Dar a luz después de la fecha prevista puede aumentar el riesgo de que haya complicaciones para ti y para el bebé.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Es estresante saber que tienes una enfermedad que puede afectar la salud de tu bebé por nacer. Pero las medidas que ayudarán a controlar tu nivel de azúcar en sangre (como por ejemplo, comer alimentos saludables y realizar ejercicio regularmente) pueden aliviar el estrés, alimentar a tu bebé y ayudar a prevenir la diabetes tipo 2 en el futuro. Esto hace que el ejercicio y la buena alimentación sean herramientas poderosas para tener un embarazo sano y una vida saludable, tanto para ti como para tu bebé.

Probablemente te sentirás mejor si obtienes toda la información que puedas sobre la diabetes gestacional. Habla con tu equipo de atención médica. Lee libros y artículos sobre la diabetes gestacional. Únete a un grupo de apoyo para mujeres con diabetes gestacional. Cuanto más te informes, más en control te sentirás.

Preparación para la consulta

En la mayoría de los casos, te enterarás de que tienes diabetes gestacional al realizarte un examen de rutina durante tu embarazo. Si tu nivel de azúcar en sangre es alto, probablemente te soliciten que asistas a una consulta de inmediato. También tendrás consultas prenatales regulares con mayor frecuencia para controlar el curso de tu embarazo.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones previas a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si debes ayunar para el análisis de sangre o si debes hacer algo más como preparación para las pruebas de diagnóstico.
  • Anota los síntomas que estés teniendo, incluso los que parezcan no tener relación con la diabetes gestacional. Puede que no tengas síntomas evidentes, pero es bueno llevar un registro si notas algo inusual.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, incluso los medicamentos de venta libre y vitaminas o suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.

Preguntas para hacerle al médico

Prepara una lista de preguntas para sacar el máximo provecho del tiempo con el médico. En el caso de diabetes gestacional, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Qué puedo hacer para controlar mi enfermedad?
  • ¿Puedes recomendarme un dietista o educador en diabetes que pueda ayudarme a planificar las comidas, organizar un programa de ejercicios y generar estrategias de afrontamiento?
  • ¿Qué determinará si necesito medicación para controlar mi nivel de azúcar en sangre?
  • ¿Qué síntomas requerirían que busque atención médica?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

También es probable que tu médico tenga preguntas para ti, especialmente si es la primera consulta. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Has experimentado aumento de la sed u orina excesiva? De ser así, ¿cuándo comenzaron los síntomas? ¿Con qué frecuencia los tienes?
  • ¿Has detectado otros síntomas inusuales?
  • ¿Tienes un familiar o hermano a quien le hayan diagnosticado diabetes alguna vez?
  • ¿Has estado embarazada antes? ¿Has tenido diabetes gestacional en tus embarazos anteriores?
  • ¿Has tenido otras complicaciones en embarazos anteriores?
  • Si tienes más hijos, ¿cuánto pesaba cada uno al nacer?
  • ¿Has ganado o perdido mucho peso en algún momento de tu vida?

Qué puedes hacer mientras tanto

Puedes tomar medidas para controlar la diabetes gestacional tan pronto como recibas un diagnóstico. Si tu médico recomienda otras evaluaciones, realiza tus consultas de seguimiento tan pronto como sea posible. Cada semana cuenta para ti y para tu bebé.

Sigue el consejo de tu médico, y cuídate bien. Come alimentos sanos, haz ejercicio y obtén toda la información que puedas sobre la diabetes gestacional.

April 28, 2017
References
  1. Caughey AB. Gestational diabetes mellitus: Obstetrical issues and management (Diabetes gestacional: problemas obstétricos y tratamiento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 28 de noviembre de 2016.
  2. Prevalence estimates of gestational diabetes mellitus in the United States, pregnancy risk assessment monitoring system (PRAMS), 2007-2010 (Estimaciones de prevalencia de la diabetes mellitus gestacional en los Estados Unidos, sistema de control de la evaluación de riesgos en el embarazo [PRAMS], 2007-2010). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.diabetes.org/diabetes-basics/gestational/what-is-gestational-diabetes.html. Último acceso: 28 de noviembre de 2016.
  3. Coustan DR. Diabetes mellitus in pregnancy: Screening and diagnosis (Diabetes mellitus en el embarazo: detección y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 28 de noviembre de 2016.
  4. Berger H, et al. Diabetes in pregnancy (Diabetes en el embarazo). En: Journal of Obstetrics and Gynaecology Canada 2016 (Revista de Obstetricia y Ginecología de Canadá 2016). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de diciembre de 2013.
  5. Coustan DR. Gestational diabetes mellitus: Glycemic control and maternal prognosis (Diabetes mellitus gestacional: control de la glucemia y pronóstico materno). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 28 de noviembre de 2016.
  6. What is gestational diabetes? (¿Qué es la diabetes gestacional?). Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association). http://www.diabetes.org/diabetes-basics/gestational/what-is-gestational-diabetes.html. Último acceso: 28 de noviembre de 2016.