Bloqueadores puberales para jóvenes transgénero y de género diverso

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los niños transgénero y de género diverso quizás quieran suprimir temporalmente la pubertad mediante el uso de medicamentos recetados llamados bloqueadores hormonales de la pubertad. Pero la decisión de recibir este tratamiento es un gran paso.

Esto es lo que necesitas saber sobre los medicamentos bloqueadores de la pubertad conocidos como análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH, por sus siglas en inglés), incluidos los beneficios, los efectos secundarios y los efectos a largo plazo.

¿Qué hacen los bloqueadores puberales?

Los cambios físicos de la pubertad pueden causar angustia intensa a muchos adolescentes que no están conformes con su género. Cuando se toman regularmente, los análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) suprimen la liberación de hormonas sexuales en el cuerpo, entre ellas la testosterona y el estrógeno, durante la pubertad. Estas hormonas afectan lo siguiente:

  • Caracteres sexuales primarios. Estos son los órganos sexuales presentes al nacer, como el pene, el escroto y los testículos, y el útero, los ovarios y la vagina.
  • Caracteres sexuales secundarios. Estos son los cambios físicos en el cuerpo que aparecen normalmente durante la pubertad. Algunos ejemplos son el desarrollo de los senos y el crecimiento del vello facial.

En las personas que se identifican como hombres al nacer, los análogos de la GnRH disminuyen el crecimiento del vello facial y corporal, previenen el engrosamiento de la voz y limitan el crecimiento de los genitales.

En aquellas personas que se identifican como mujeres al nacer, el tratamiento limita o detiene el desarrollo de los senos y retrasa o detiene la menstruación.

¿Cuáles son los beneficios del uso de los bloqueadores puberales?

La disforia de género es el sentimiento de malestar o angustia que quizás acompañe una diferencia entre el género experimentado o expresado y el sexo asignado en el nacimiento.

En los niños que tienen disforia de género, la supresión de la pubertad podría tener los siguientes efectos:

  • Mejorar el bienestar mental.
  • Reducir la depresión y la ansiedad.
  • Mejorar las interacciones sociales y la integración con otros niños.
  • Eliminar la necesidad de futuras cirugías.
  • Reducir los pensamientos o acciones relacionados con las autolesiones.

Sin embargo, la supresión de la pubertad por sí sola podría no aliviar la disforia de género.

¿Cuáles son los criterios para el uso de los bloqueadores puberales?

Para comenzar a usar los bloqueadores puberales, el niño debe cumplir con estas condiciones:

  • Mostrar un patrón duradero e intenso de no conformidad de género o de disforia de género.
  • Tener una disforia de género que comenzó o empeoró al comienzo de la pubertad.
  • Abordar cualquier problema psicológico, médico o social que pudiera interferir en el tratamiento.
  • Dar el consentimiento informado

Particularmente cuando un niño no ha alcanzado la edad de consentimiento médico, los padres u otros cuidadores o tutores deben dar su consentimiento para el tratamiento y apoyar al adolescente en todo el proceso de tratamiento.

¿Los cambios son permanentes?

El uso de análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH, por sus siglas en inglés) no causa cambios permanentes en el cuerpo de un adolescente. En lugar de eso, detiene la pubertad, y así da tiempo para determinar si la identidad de género de un niño es definitiva. También da a los niños y a sus familias tiempo para pensar o planear los futuros aspectos psicológicos, médicos, de desarrollo, sociales y legales.

La pubertad se reanudará si un niño adolescente deja de tomar análogos de la hormona liberadora de gonadotropina.

¿Cuál es el tiempo de tratamiento típico?

En la mayoría de los niños, la pubertad comienza alrededor de los 10 y 11 años, aunque en algunos comienza antes. El efecto de los bloqueadores puberales depende del momento en que el niño comienza a tomar el medicamento. El tratamiento con análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) se puede comenzar al inicio de la pubertad para retrasar las características sexuales secundarias. En etapas levemente posteriores de la pubertad, el tratamiento podría utilizarse para detener la menstruación o las erecciones o para prevenir el desarrollo posterior de características sexuales secundarias no deseadas.

Aunque la mayoría de los niños toman el medicamento durante unos cuantos años, cada niño es diferente. Después de suprimir la pubertad durante algunos años, el niño podría decidir suspender la terapia hormonal o seguir con otros tratamientos hormonales.

¿Cómo se administra el medicamento?

La prescripción, administración y el control de los tratamientos con análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) para niños están a cargo de un endocrinólogo pediátrico. La medicación se administra normalmente en forma de inyecciones, ya sea mensualmente o cada tres meses, o a través de un implante colocado debajo de la piel del brazo. Por lo general, el implante debe reemplazarse cada 12 meses.

Mientras esté tomando bloqueadores puberales, tu hijo deberá hacerse análisis de sangre regulares para controlar la eficacia del medicamento. También se le harán controles para detectar los posibles efectos secundarios.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios y complicaciones?

Es importante que tu hijo cumpla con la programación de todas las consultas médicas relacionadas. Ponte en contacto con el médico de tu hijo si hay algún cambio que te preocupe a ti o a él.

Algunos posibles efectos secundarios del tratamiento con análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) son los siguientes:

  • Hinchazón en el sitio de la inyección
  • Aumento de peso
  • Sofocos
  • Dolores de cabeza

El uso de análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) también podría tener efectos a largo plazo en lo siguiente:

  • Densidad ósea
  • Fertilidad futura

Es probable que los niños se sometan a un control de estatura cada tres meses. El médico de tu hijo podría recomendar pruebas anuales de densidad ósea y edad ósea.

Si los niños con genitales masculinos comienzan a usar análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) al comienzo de la pubertad, es posible que no desarrollen suficiente piel del pene y del escroto para ciertos procedimientos quirúrgicos genitales de confirmación del sexo, como la vaginoplastia de inversión peneana. Sin embargo, existen técnicas alternativas.

Además, retrasar la pubertad en comparación con la de los compañeros puede ser estresante. Tu hijo podría sentirse con la autoestima baja.

¿Qué otros tratamientos se necesitan?

La evaluación y el asesoramiento de un proveedor de salud del comportamiento pueden ayudarte a ti y a tu hijo a medida que avanzan con el proceso de toma de decisiones y pueden brindarles apoyo durante la terapia. Implicar a los maestros y a las autoridades de la escuela de tu hijo también puede ayudar a facilitar el ajuste social de tu hijo durante este proceso.

Después de un período de adaptación a los bloqueantes puberales, los adolescentes pueden trabajar con su equipo de cuidado de la salud para agregar un tratamiento hormonal cruzado. Esto se hace para desarrollar características sexuales secundarias masculinas o femeninas a fin de ayudar a que la mente y el cuerpo se vean y actúen como el género con el que tu hijo se identifica. Ten en cuenta que algunos de estos cambios no son reversibles o requerirán cirugía para revertir los efectos.

Los análogos de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH) no son los únicos medicamentos que pueden retrasar la pubertad. Si te interesa conocer tratamientos alternativos, habla con el médico de tu hijo.

Dec. 14, 2019 See more In-depth