El pie caído hace que sea difícil levantar la parte delantera del pie, por lo que es posible que lo arrastres por el piso al caminar. Para contrarrestar esto, puedes levantar el muslo al caminar, como si estuvieras subiendo escaleras (marcha de trotón), para ayudar a que tu pie se aleje del suelo. Esta marcha extraña puede hacer que golpees el pie contra el piso con cada paso que das. En algunos casos, la piel de la parte superior del pie y de los dedos puede entumecerse.

Normalmente, el pie caído afecta un solo pie. Sin embargo, según la causa de fondo, es posible que ambos pies se vean afectados.

Cuándo consultar al médico

Si arrastras los dedos del pie por el piso al caminar, consulta con tu médico.

Nov. 27, 2014