Recibir una vacuna contra la gripe, por lo general, te protegerá de contraerla. Además, aunque la vacuna contra la gripe no siempre proporciona una protección total, es conveniente recibirla.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La vacuna antigripal anual de este año ofrecerá protección contra cuatro de los virus de influenza cuya circulación está prevista en esta temporada de gripe. A los adultos de 65 años o más, se les ofrecerá vacunas antigripales de dosis alta, pero es posible que estas vacunas no se consigan en todos los centros de salud.

La influenza es una infección respiratoria que puede causar complicaciones graves, particularmente en niños pequeños, adultos mayores y personas con ciertas afecciones. Vacunarse contra la gripe, si bien no es 100 % eficaz, es la mejor manera de prevenir esta enfermedad y sus complicaciones. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan la vacuna antigripal anual para todas las personas a partir de los 6 meses de edad.

A continuación, presentamos las respuestas a las preguntas más frecuentes sobre las vacunas contra la gripe:

Los fabricantes privados hacen la vacuna contra la gripe y su producción lleva como seis meses. La disponibilidad de la vacuna contra la gripe depende de cuándo se complete la producción. Pero generalmente los envíos comienzan en algún momento en agosto en los Estados Unidos. Los médicos y el personal de enfermería pueden comenzar a vacunar tan pronto como la vacuna contra la gripe esté disponible en su área.

Se tarda hasta dos semanas en desarrollar inmunidad después de recibir la vacuna contra la gripe, pero te beneficiarás de la vacuna incluso si la recibes después de que comience la temporada de gripe. Generalmente, para las personas de los Estados Unidos, lo mejor es recibir la vacuna contra la gripe en septiembre y octubre, y tener el fin de octubre como fecha límite. Sin embargo, todavía puedes protegerte contra los brotes tardíos de gripe si te pones la vacuna en febrero o más tarde.

Debido a que los virus de la gripe evolucionan muy rápido, es posible que la vacuna del año pasado no te proteja de los virus de este año. Cada año se hacen vacunas nuevas contra la gripe para estar al día con la rápida adaptación de los virus de la gripe.

Al vacunarte, tu sistema inmunitario produce anticuerpos para protegerte de los virus contenidos en la vacuna. Sin embargo, los niveles de anticuerpos pueden disminuir con el tiempo, y esa es otra razón para vacunarse contra la gripe cada año.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que las personas que tengan 6 meses de edad o más reciban la vacuna contra la influenza una vez por año. La vacunación es especialmente importante para las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza, entre ellas:

  • Embarazadas
  • Adultos mayores
  • Niños pequeños
  • Personas con el sistema inmunitario debilitado

La primera vez que reciben esta vacuna, los niños que tienen entre 6 meses y 8 años quizás necesiten dos dosis de la vacuna contra la gripe, con un intervalo de al menos 4 semanas. Después pueden darse la dosis anual única de la vacuna contra la gripe. Un estudio realizado en 2017 demostró que la vacuna reduce significativamente el riesgo de que un niño muera por gripe. Consulta con el médico de tu hijo.

Las afecciones crónicas también pueden aumentar el riesgo de sufrir complicaciones por la influenza. Por ejemplo:

  • Asma
  • Cáncer o tratamiento contra el cáncer
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • Enfermedad cardíaca
  • Fibrosis quística
  • Diabetes
  • Afecciones del cerebro o del sistema nervioso
  • VIH o SIDA
  • Enfermedad renal o hepática
  • Obesidad

Todas las personas con una afección médica crónica deben recibir la vacuna contra la gripe. Además, las personas que viven en asilos de ancianos y convalecientes o en otro tipo de centros de cuidado a largo plazo deben recibir la vacuna contra la gripe.

Consulta con el médico antes de recibir la vacuna contra la gripe en estos casos:

  • Tuviste una reacción grave a una vacuna anterior contra la gripe. La vacuna contra la gripe no se recomienda para ninguna persona que haya tenido una reacción grave a una vacuna anterior contra la gripe. Sin embargo, primero consulta con el médico. Algunas reacciones pueden no estar relacionadas con la vacuna.

Aunque tengas alergia al huevo, puedes recibir la vacuna contra la gripe.

La vacuna contra la gripe estará disponible como inyección o como atomizador nasal.

La vacuna en atomizador nasal está aprobada para personas entre los 2 y los 49 años.

La vacuna en atomizador nasal no se recomienda para determinadas personas, como por ejemplo:

  • Niños menores de 2 años
  • Adultos de 50 años o más
  • Embarazadas
  • Niños entre 2 y 17 años que estén tomando aspirina o un medicamento que contenga salicilato
  • Personas con el sistema inmunitario debilitado
  • Niños de 2 a 4 años que han tenido asma o sibilancias en los últimos 12 meses

Hay otros grupos a quienes se aconseja tener cuidado con el uso de la vacuna contra la gripe en atomizador nasal, como las personas con ciertas afecciones médicas crónicas. Habla con el doctor para saber si tienes que tener cuidado con la vacuna contra la gripe en forma de atomizador nasal.

La vacuna contra la gripe también puede administrarse mediante una inyección que generalmente se administra en un músculo del brazo. Si eres adulto menor de 65 años, también puedes elegir una vacuna que se administra en la piel (intradérmica) o puedes preferir que se te administre la vacuna con un dispositivo de inyección a chorro, que utiliza un chorro fino de líquido a alta presión para penetrar la piel en lugar de una aguja.

No. La vacuna contra la gripe no puede darte gripe. Tampoco aumenta el riesgo de contraer la COVID-19. Pero podrías desarrollar síntomas similares a los de la gripe, a pesar de recibir la vacuna contra la gripe, por una variedad de razones, entre ellas:

  • Reacción a la vacuna. Algunas personas experimentan dolores musculares y fiebre durante uno o dos días después de recibir la vacuna contra la gripe. Esto puede ser un efecto secundario de la producción de anticuerpos protectores del cuerpo.
  • La ventana de dos semanas. La vacuna contra la gripe tarda aproximadamente dos semanas en hacer efecto por completo. Si te expones al virus de la influenza poco antes o durante ese período, podrías contraer la gripe.
  • Incompatibilidad de los virus de la gripe. En algunos años, los virus de la influenza utilizados para la vacuna no coinciden con los virus que circulan durante la temporada de gripe. Si esto ocurre, la vacuna contra la gripe será menos eficaz, pero aún puede ofrecer protección.
  • Otras enfermedades. Muchas otras enfermedades, como el resfriado común, también producen síntomas similares a los de la gripe. Así que puedes pensar que tienes la gripe cuando en realidad no la tienes.

Lo bien que funcione para ti la protección de la vacuna contra la gripe puede variar. La vacuna contra la gripe es generalmente más eficaz en las personas menores de 65 años. Algunas personas mayores y personas con ciertos afecciones médicas pueden desarrollar menos inmunidad después de recibir la vacuna contra la gripe.

Las revisiones de estudios hechos en el pasado han determinado que la vacuna contra la gripe tiene una eficacia de entre 50% y 60% en los adultos sanos que tienen entre 18 y 64 años. La vacuna a veces puede ser menos eficaz.

Aunque la vacuna no prevenga la gripe por completo, puede reducir la gravedad de la enfermedad y por lo tanto el riesgo de complicaciones graves y de enfermedades que requieran hospitalización.

La vacuna contra la gripe no te protege de contagiarte de COVID-19. Es especialmente importante recibir la vacuna contra la gripe esta temporada porque la gripe y la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) causan síntomas similares. La vacuna contra la gripe puede reducir los síntomas que tal vez se confundirían con los de la COVID-19. Al prevenir la gripe y reducir su gravedad y las hospitalizaciones, también se podría reducir el número de personas que necesiten permanecer en el hospital.

También es posible recibir la vacuna contra la COVID-19 al mismo tiempo que la vacuna contra la gripe.

La vacuna contra la gripe es la mejor defensa contra la gripe, pero hay medidas adicionales que puedes tomar para protegerte contra la gripe y otros virus, incluido el virus de la COVID-19. Estas medidas incluyen las siguientes:

  • Lávate las manos con frecuencia y cuidadosamente con agua y jabón por lo menos durante 20 segundos.
  • Usa un desinfectante a base de alcohol en las manos si no hay agua y jabón disponibles.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz o la boca.
  • Evita las multitudes cuando la gripe se esté propagando en tu área.
  • Evitar tener contacto con cualquier persona que esté enferma.
  • Cúbrete la boca con un pañuelo o el codo al toser o estornudar, y luego lávate las manos.
  • Limpia y desinfecta regularmente las superficies que se tocan con frecuencia, como las encimeras, los interruptores de la luz, o los pomos de las puertas. Esto puede ayudar a prevenir la trasmisión de la infección al tocar una superficie con el virus y luego la cara.
  • Practica buenos hábitos para la salud. Haz ejercicio de forma regular, duerme lo suficiente, toma mucho líquido, sigue una dieta saludable, y controla el estrés.

Si te enfermas con la gripe, puedes ayudar a prevenir la trasmisión si te quedas en casa y te alejas de los otros. Quédate en casa hasta que no hayas tenido fiebre por lo menos por 24 horas.

Tanto la COVID-19 como la gripe pueden propagarse al mismo tiempo. Es posible que el departamento de salud local y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) sugieran otras precauciones para reducir el riesgo de contraer COVID-19 o gripe si no recibiste la vacunación completa contra estas afecciones. Por ejemplo, es posible que debas practicar distanciamiento físico y mantener una distancia mínima de 6 pies (2 metros) con otras personas que no formen parte de tu grupo familiar. Es posible que también tenga que debas usar una mascarilla de tela cuando estés en el interior con personas que no formen parte de tu grupo familiar y cuando estés en el exterior en zonas concurridas. Si recibiste la vacunación completa y te encuentras en una zona con un alto número de nuevos casos de COVID-19 en la última semana, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) también recomiendan usar mascarillas en espacios cerrados de lugares públicos y al aire libre en zonas concurridas, o cuando estás en contacto con personas que no están vacunadas.

Darte la vacuna contra la gripe puede reducir el riesgo de contagiarse con la gripe y sus complicaciones, y seguir estas precauciones puede ayudarte a protegerte de la gripe o de otras enfermedades respiratorias.

Dec. 14, 2021