Descripción general

Las moscas volantes son manchas en la visión. Tal vez veas manchas, telarañas o hilos negros o grises que flotan en el campo de visión cuando mueves los ojos y desaparecen cuando intentas mirarlos directamente.

Por lo general, las moscas volantes aparecen con la edad, a medida que la sustancia gelatinosa (vítreo) del interior de los ojos se vuelve más líquida. Las fibras microscópicas del vítreo tienden a aglutinarse y pueden proyectar pequeñas sombras en la retina. Las sombras que ves se denominan «moscas volantes».

Si notas un aumento repentino en la cantidad de moscas volantes que ves, comunícate de inmediato con un oculista —en especial, si también ves destellos de luz o pierdes la visión periférica—. Estos pueden ser síntomas de una urgencia que requiere atención inmediata.

Síntomas

Los síntomas de moscas volantes en los ojos son:

  • Manchas pequeñas en la visión que aparecen como motas oscuras o hilos transparentes nudosos de material flotante
  • Manchas que se mueven cuando mueves los ojos, por lo que salen rápidamente de tu campo de visión cuando intentas verlas
  • Manchas que son más evidentes cuando miras un fondo liso e iluminado, como un cielo azul o una pared blanca
  • Manchas pequeñas o hilos que con el tiempo se asientan y desaparecen del campo de visión

Cuándo consultar al médico

Consulta a un especialista en ojos de inmediato si observas los siguiente:

  • Muchas más moscas volantes en los ojos de lo habitual
  • Una aparición repentina de nuevas moscas volantes
  • Destellos de luz en el mismo ojo en que tienes las moscas volantes
  • Oscuridad en cualquier costado o en los costados de la vista (pérdida de la visión periférica)

Estos síntomas indoloros podrían aparecer debido a un desgarro de la retina, con un desprendimiento de retina o sin este —un trastorno que pone en riesgo la visión y que requiere atención inmediata—.

Causas

Las causas de las moscas volantes pueden ser el proceso normal de envejecimiento o las consecuencias de otras enfermedades o afecciones:

  • Cambios en los ojos relacionados con la edad. Con la edad, el vítreo, una sustancia gelatinosa que rellena los globos oculares y los ayuda a mantener su forma redonda, cambia. Con el tiempo, el vítreo se licua parcialmente —un proceso que hace que se aleje de la superficie interior del globo ocular—. A medida que el vítreo se contrae y se encoge, se aglomera y se vuelve filamentoso. Estos restos bloquean parte de la luz que atraviesa el ojo, lo que proyecta sombras diminutas en la retina que se ven como moscas volantes.
  • Inflamación de la parte posterior del ojo. La uveítis posterior es la inflamación de las capas de la úvea en la parte posterior del ojo. Esta afección puede provocar la liberación de restos inflamatorios en el vítreo que se ven como moscas volantes. Las causas de la uveítis posterior pueden ser una infección, enfermedades inflamatorias u otras.
  • Sangrado ocular. El sangrado en el vítreo puede tener muchas causas, como la diabetes, la hipertensión, vasos sanguíneos obstruidos y lesiones. Los glóbulos sanguíneos se ven como moscas volantes.
  • Desgarro de retina. Los desgarros de la retina pueden producirse cuando la contracción del vítreo tira de la retina con fuerza suficiente para romperla. Si no se trata, el desgarro de la retina puede provocar desprendimiento de retina, una acumulación de líquido detrás de la retina que hace que esta se separe de la parte posterior del ojo. El desprendimiento de retina no tratado puede causar la pérdida permanente de la visión.
  • Cirugías oculares y medicamentos para los ojos. Ciertos medicamentos que se inyectan en el vítreo pueden provocar la formación de burbujas de aire. Estas burbujas se ven como sombras hasta que el ojo las absorbe. Ciertas cirugías vitreorretinianas agregan burbujas de aceite de silicona en el vítreo que también pueden verse como moscas volantes.

Factores de riesgo

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de padecer moscas volantes son:

  • Tener más de 50 años
  • Miopía
  • Traumatismo ocular
  • Complicaciones de la cirugía de catarata
  • Retinopatía diabética
  • Inflamación ocular

June 13, 2018
References
  1. Facts about floaters. National Eye Institute. http://www.nei.nih.gov/health/floaters/floaters.asp. Accessed Dec. 14, 2017.
  2. Charles S. Vitreous. In: Vaughan & Asbury's General Ophthalmology. 19th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2018. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Dec. 15, 2017.
  3. Longo DL, et al., eds. Disorders of the eye. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Dec. 15, 2017.
  4. Tintinalli JE, et al. Eye emergencies. In: Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide. 8th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2016. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Dec. 15, 2017.