Descripción general

En el caso de la esofagitis eosinofílica, un tipo de glóbulos blancos (eosinófilos) se acumula en el recubrimiento del tubo que conecta la boca con el estómago (esófago). Esa acumulación, que es una reacción a los alimentos, a los alérgenos o al reflujo gastroesofágico, puede inflamar o dañar el tejido esofágico. El tejido esofágico dañado puede provocar dificultad para tragar o hacer que los alimentos queden atorados al tragar.

La esofagitis eosinofílica es una enfermedad crónica del sistema inmunitario. Solo se ha identificado en las últimas dos décadas, pero ahora se considera una de las causas principales de las enfermedades en el aparato digestivo (gastrointestinal). La investigación es constante y probablemente conducirá a revisiones en el diagnóstico y tratamiento de la esofagitis eosinofílica.

Síntomas

Estos son algunos de los signos y síntomas:

Adultos:

  • Dificultad para tragar (disfagia)
  • Atascamiento de los alimentos en el esófago después de tragar (impactación)
  • Dolor en el pecho, generalmente de ubicación central, que no responde a los antiácidos
  • Ardor de estómago persistente
  • Dolor en la parte alta del abdomen
  • Ausencia de respuesta a la medicación para la enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Reflujo o alimentos sin digerir (regurgitación)

Niños:

  • Dificultad para alimentarse, en bebés
  • Dificultad para comer, en niños
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Dificultad para tragar (disfagia)
  • Atascamiento de los alimentos en el esófago después de tragar (impactación)
  • Ausencia de respuesta a la medicación para la enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Incapacidad de desarrollarse (crecimiento deficiente, desnutrición y adelgazamiento)

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica inmediata si sientes dolor en el pecho, en especial si también presentas falta de aire o dolor en la mandíbula o en el brazo. Es posible que sean síntomas de un ataque cardíaco.

Pide una consulta con tu médico si tienes síntomas graves o frecuentes de esofagitis eosinofílica. Si tomas medicamentos de venta libre para el ardor de estómago más de dos veces por semana, consulta con tu médico.

Causas

Los eosinófilos son un tipo de glóbulos blancos normales presentes en el tubo digestivo. Sin embargo, en la esofagitis eosinofílica, tienes una reacción alérgica a una sustancia externa. La reacción puede ocurrir de la siguiente manera:

  • Reacción del esófago. El recubrimiento del esófago reacciona a los alérgenos, como los alimentos o el polen.
  • Multiplicación de eosinófilos. Los eosinófilos se multiplican en el esófago y producen una proteína que causa inflamación.
  • Daño en el esófago. La inflamación puede producir formación de cicatrices, estrechamiento y formación de tejido fibroso excesivo en el recubrimiento del esófago.
  • Disfagia e impactación. Es posible que tengas dificultad para tragar (disfagia) o que los alimentos se atasquen al tragar (impactación).
  • Síntomas adicionales. Puedes tener otros síntomas, como dolor de pecho o de estómago.

En la última década ha aumentado significativamente el número de personas con diagnóstico de esofagitis eosinofílica. Al principio, los investigadores pensaban que esto se debía al mayor conocimiento por parte de los médicos y la creciente disponibilidad de pruebas. Sin embargo, ahora los estudios sugieren que la enfermedad es cada vez más frecuente, paralelamente al aumento del asma y las alergias.

Factores de riesgo

Los siguientes factores de riesgo están asociados a la esofagitis eosinofílica:

  • Clima. Las personas que viven en lugares con clima frío o seco tienen más probabilidades de recibir un diagnóstico de esofagitis eosinofílica que aquellas que viven en zonas con otros tipos de clima.
  • Estación del año. Hay más probabilidades de recibir este diagnóstico entre la primavera y el otoño, probablemente, porque los niveles de polen y de otros alérgenos son más elevados y porque las personas suelen pasar más tiempo al aire libre.
  • Sexo. La esofagitis eosinofílica es más frecuente en hombres que en mujeres.
  • Antecedentes familiares. Los médicos creen que la esofagitis eosinofílica puede ser hereditaria (tener un componente genético). Si tienes familiares con esofagitis eosinofílica, hay más probabilidades de que te diagnostiquen esta enfermedad.
  • Alergias y asma. Si tienes alergias alimentarias, alergias ambientales, asma, dermatitis atópica o una enfermedad respiratoria crónica, tienes más probabilidades de que te diagnostiquen esofagitis eosinofílica.
  • Edad. Originalmente, la esofagitis eosinofílica se consideraba una enfermedad de la niñez, pero ahora se sabe que también es una enfermedad frecuente en adultos. Los síntomas son algo diferentes entre los niños y los adultos.

Complicaciones

En algunas personas, la esofagitis eosinofílica puede producir lo siguiente:

  • Cicatrices en el esófago y estrechamiento de él. Esto ocasiona dificultad para tragar y aumenta la probabilidad de que la comida quede atascada.
  • Daño en el esófago. Debido a la inflamación del esófago, la endoscopia puede perforar o desgarrar el tejido que lo recubre. También se puede producir un desgarro por las arcadas que algunas personas tienen cuando se les atasca comida en el esófago.