Diagnóstico

Tu médico comenzará con un examen físico completo y tus antecedentes médicos.

Tu médico podría entonces recomendar:

  • Diagnóstico por imágenes del cerebro. Las imágenes de la resonancia magnética o tomografía computarizada pueden revelar cualquier hinchazón del cerebro u otra afección que pueda estar causando tus síntomas, como un tumor.
  • Punción lumbar. Una aguja insertada en la espalda lumbar extrae una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo, el líquido protector que rodea el cerebro y la columna vertebral. Los cambios en este líquido pueden indicar que hay infección e inflamación del cerebro. A veces se pueden analizar muestras de líquido cefalorraquídeo para identificar el virus u otro agente infeccioso.
  • Otros análisis de laboratorio. Se pueden analizar muestras de sangre, orina o secreciones del fondo de la garganta para detectar virus u otros agentes infecciosos.
  • Electroencefalograma (EEG). Los electrodos colocados en el cuero cabelludo registran la actividad eléctrica del cerebro. Ciertos patrones anormales pueden indicar un diagnóstico de encefalitis.
  • Biopsia cerebral. En muy pocas ocasiones, se puede extraer una pequeña muestra de tejido cerebral para analizarlo. Una biopsia de cerebro se hace generalmente solo si los síntomas están empeorando y los tratamientos no tienen ningún efecto.

Tratamiento

El tratamiento de la encefalitis leve suele consistir en lo siguiente:

  • Reposo en cama
  • Mucho líquido
  • Antiinflamatorios, como el acetaminofén (como Tylenol), ibuprofeno (como Advil, Motrin IB) y naproxeno sódico (Aleve), para aliviar los dolores de cabeza y la fiebre

Medicamentos antivirales

La encefalitis causada por determinados virus suele requerir un tratamiento antiviral.

Los medicamentos antivirales que se utilizan comúnmente para tratar la encefalitis incluyen:

  • Aciclovir (Zovirax)
  • Ganciclovir (Cytovene)
  • Foscarnet (Foscavir)

Algunos virus, como los que se contagian por medio de insectos, no responden a estos tratamientos. Pero, como es posible que el virus específico no logre ser identificado rápidamente o en ningún momento, los médicos suelen recomendar el tratamiento inmediato con aciclovir. El aciclovir puede ser eficaz contra el virus del herpes simple, que si no se trata de inmediato, puede generar complicaciones importantes.

Los medicamentos antivirales son generalmente bien tolerados. En raras ocasiones, los efectos secundarios pueden incluir daño renal.

Atención complementaria

Las personas hospitalizadas por encefalitis grave pueden necesitar lo siguiente:

  • Asistencia respiratoria, al igual que un cuidadoso control de las funciones respiratoria y cardíaca
  • Líquidos intravenosos para asegurar la hidratación y niveles adecuados de minerales esenciales
  • Medicamentos antiinflamatorios, como corticoesteroides, para reducir la inflamación y la presión dentro del cráneo
  • Medicamentos anticonvulsivos, como la fenitoína (Dilantin), para prevenir o detener las convulsiones

Terapia de seguimiento

Si padeces complicaciones de la encefalitis, es posible que necesites tratamientos adicionales, como los siguientes:

  • Fisioterapia para mejorar la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio, la coordinación motora y la movilidad
  • Terapia ocupacional para perfeccionar las habilidades cotidianas y utilizar productos de adaptación que facilitan las actividades diarias
  • Terapia del habla para aprender nuevamente a controlar y coordinar los músculos para hablar
  • Psicoterapia para adquirir estrategias de afrontamiento y nuevas habilidades de conducta para mejorar los trastornos del estado de ánimo o enfrentar los cambios de personalidad

Preparación para la consulta

Las enfermedades graves relacionadas con la encefalitis suelen ser importantes y relativamente repentinas, por lo que debes buscar atención de urgencia. Es probable que el equipo de atención de urgencia esté integrado por especialistas en enfermedades infecciosas, del cerebro y del sistema nervioso (neurólogos).

Preguntas de tu médico

Es posible que debas responder las siguientes preguntas, o responderlas en nombre de tu hijo o de otra persona que sufra una enfermedad grave:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Has empezado a tomar medicamentos nuevos recientemente? De ser así, ¿qué medicamento?
  • ¿Te ha picado un mosquito o una pulga en las últimas semanas?
  • ¿Has viajado últimamente? ¿A dónde?
  • Recientemente, ¿tuviste un resfrío, influenza o alguna otra enfermedad?
  • ¿Mantienes tus vacunas al día? ¿Cuándo fue tu última vacuna?
  • ¿Has estado expuesto recientemente a animales salvajes o a toxinas conocidas?
  • ¿Has tenido sexo sin protección con una pareja nueva o con tu pareja de hace ya mucho tiempo?
  • ¿Tienes una enfermedad o tomas algún medicamento que provoque debilidad del sistema inmunitario?