Descripción general

El edema es una hinchazón causada por el exceso de líquido atrapado en los tejidos del cuerpo. Si bien el edema puede afectar cualquier parte del cuerpo, se puede observar con mayor frecuencia en las manos, los brazos, los pies, los tobillos y las piernas.

El edema puede producirse como consecuencia del uso de medicamentos, debido al embarazo o a una enfermedad preexistente, con frecuencia, insuficiencia cardíaca congestiva, una enfermedad renal o cirrosis hepática.

A menudo, el edema se alivia al tomar medicamentos para eliminar el exceso de líquido y al reducir la cantidad de sal en tus comidas. Cuando el edema es un signo de una enfermedad de fondo, la enfermedad en sí misma requiere un tratamiento diferente.

Síntomas

Los signos de edema comprenden los siguientes:

  • Hinchazón o inflamación del tejido que está directamente debajo de la piel, especialmente, en las piernas o en los brazos
  • Piel estirada o brillante
  • Piel que retiene un hoyuelo (fóvea) después de presionarla durante varios segundos
  • Aumento del tamaño abdominal

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes hinchazón, piel estirada o brillante, o piel que retiene un hoyuelo después de presionarla (fóveas). Consulta con tu médico de inmediato si presentas lo siguiente:

  • Falta de aire
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho

Estos pueden ser signos de edema pulmonar, que requiere tratamiento inmediato.

Si estuviste sentado por un período prolongado, como en un vuelo largo, y tienes hinchazón y dolor en una pierna que no desaparecen, llama al médico. El dolor y la hinchazón persistentes en la pierna pueden ser un signo de un coágulo de sangre profundo en las venas (trombosis venosa profunda).

Causas

El edema se produce cuando se escapa líquido de pequeños vasos sanguíneos del cuerpo (capilares). El líquido se acumula en los tejidos circundantes, lo que produce la hinchazón.

Los casos leves de edema pueden deberse a lo siguiente:

  • Estar sentado o permanecer en una posición durante mucho tiempo
  • Comer mucha comida salada
  • Tener signos y síntomas premenstruales
  • Estar embarazada

El edema también puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos, entre ellos:

  • Medicamentos para la presión arterial alta
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides
  • Medicamentos esteroides
  • Estrógenos
  • Ciertos medicamentos para la diabetes llamados «tiazolidinedionas»

En algunos casos, sin embargo, el edema puede ser un signo de una enfermedad oculta más grave. Son varios los trastornos y las enfermedades que pueden provocar edema, entre ellos:

  • Insuficiencia cardíaca congestiva. Si sufres de insuficiencia cardíaca congestiva, una de las cavidades inferiores del corazón o ambas pierden la capacidad de bombear sangre con eficacia. Como consecuencia, la sangre puede retroceder hacia las piernas, los tobillos y los pies, y causar edema. La insuficiencia cardíaca congestiva también puede causar hinchazón abdominal. A veces, esta afección puede causar acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar), lo que puede provocar falta de aire.
  • Cirrosis. El líquido puede acumularse en la cavidad abdominal (ascitis) y en las piernas debido a daños en el hígado (cirrosis).
  • Enfermedad renal. Cuando tienes una enfermedad renal, el exceso de líquido y de sodio en la circulación puede causar edema. El edema asociado con la enfermedad renal se produce generalmente en las piernas y alrededor de los ojos.
  • Daño renal. El daño en los diminutos vasos sanguíneos que hacen el filtrado en los riñones puede causar el síndrome nefrótico. En el síndrome nefrótico, la disminución de los niveles de proteína (albúmina) en la sangre puede producir acumulación de líquidos y edema.
  • Debilidad o daños en las venas de las piernas. Si sufres de insuficiencia venosa crónica, las válvulas unidireccionales de las venas de las piernas se debilitan o se dañan, lo que permite que la sangre se acumule en las venas de las piernas y provoque hinchazón. El comienzo repentino de la hinchazón en una pierna acompañado de dolor en los músculos de la pantorrilla puede deberse a un coágulo sanguíneo (trombosis venosa profunda) en una de las venas de la pierna. Si esto ocurre, busca atención médica de inmediato.
  • Sistema linfático inadecuado. El sistema linfático del cuerpo ayuda a eliminar el exceso de líquido de los tejidos. Si este sistema se daña —por ejemplo, por una cirugía de cáncer—, los ganglios linfáticos y los vasos linfáticos que drenan una zona pueden no funcionar correctamente, y se puede producir un edema.
  • Deficiencia grave de proteínas a largo plazo. Una falta extrema (deficiencia) de proteínas en la dieta por un período de tiempo prolongado puede provocar acumulación de líquido y edema.

Factores de riesgo

Si estás embarazada, el cuerpo retiene más sodio y agua de lo habitual debido al líquido que necesita el feto y la placenta. Esto puede aumentar el riesgo de edema.

El riesgo de edema puede aumentar si tomas determinados medicamentos, tales como:

  • Medicamentos para la presión arterial alta
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides
  • Medicamentos esteroides
  • Estrógenos
  • Ciertos medicamentos para la diabetes llamados «tiazolidinedionas»

Una enfermedad crónica, como insuficiencia cardíaca congestiva o una enfermedad hepática o renal, también puede aumentar el riesgo de edema. Además, a veces se puede obstruir un ganglio linfático en una cirugía, lo que genera hinchazón en un brazo o una pierna, generalmente en un solo lado.

Complicaciones

Si no se trata, el edema puede causar lo siguiente:

  • Hinchazón cada vez más dolorosa
  • Dificultad para caminar
  • Rigidez
  • Piel estirada, que puede picar y molestar
  • Mayor riesgo de infección en la zona hinchada
  • Cicatrices entre las capas de tejido
  • Menor circulación sanguínea
  • Menor elasticidad de arterias, venas, articulaciones y músculos
  • Mayor riesgo de úlceras en la piel

Feb. 21, 2018
References
  1. Longo DL, et al., eds. Edema. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Aug. 25, 2017.
  2. McKean SC, et al, eds. Edema. In: Principles and Practice of Hospital Medicine. 2nd ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2017. http://www.accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Aug. 25, 2017.
  3. Trayes KP, et al. Edema: Diagnosis and management. American Family Physician. 2013;88:102.
  4. Papadakis MA, et al, eds. Common symptoms. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2018. 57th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2018. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Aug. 25, 2017.
  5. Sterns R, et al. Clinical manifestations and diagnosis of edema in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 25, 2017.
  6. Sterns R, et al. General principles of the treatment of edema in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 25, 2017.