Si no se trata, el edema puede causar:

  • Hinchazón cada vez más dolorosa
  • Dificultad para caminar
  • Rigidez
  • Piel estirada, que puede picar y molestar
  • Mayor riesgo de infección en la zona hinchada
  • Cicatrices entre las capas de tejido
  • Menor circulación sanguínea
  • Menor elasticidad de arterias, venas, articulaciones y músculos
  • Mayor riesgo de úlceras en la piel
Sept. 19, 2014