Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Es probable que tu médico te realice un examen físico y use una variedad de exámenes para determinar la causa de tu problema de deglución (es decir, al tragar).

Entre los exámenes pueden incluirse los siguientes:

  • Imágenes radiográficas con material de contraste (radiografías con bario). Tomas una solución de bario que recubre tu esófago, lo que permite que se vea mejor en las imágenes radiográficas. Tu médico puede observar los cambios en la forma de tu esófago y puede evaluar la actividad muscular.

    Tu médico también puede solicitarte que tragues alimentos sólidos o una pastilla recubierta de bario para ver los músculos de tu garganta mientras tragas o para buscar bloqueos en tu esófago que la solución de bario puede no identificar.

  • Estudio de deglución dinámica. Debes tragar alimentos recubiertos con bario de distintas consistencias. Esta evaluación brinda imágenes de estos alimentos a medida que viajan desde tu boca a través de tu garganta. Estas imágenes pueden mostrar problemas en la coordinación de los músculos de tu boca y garganta al tragar y determinar si la comida se dirige a las vías respiratorias.
  • Un análisis visual de tu esófago (endoscopía). Un tubo delgado flexible iluminado (endoscopio) se introduce por tu garganta para que el médico pueda ver tu esófago.
  • Evaluación de deglución por endoscopía de fibra óptica (FEES). Es probable que tu médico te analice la garganta con una cámara especial (endoscopio) y un tubo iluminado a medida que intentas tragar.
  • Estudio de los músculos esofágicos (manometría). En una manometría, un tubo pequeño se introduce dentro de tu esófago y se conecta a un monitor de presión para medir las contracciones musculares de tu esófago al tragar.
  • Exploraciones por diagnóstico por imágenes. Entre ellas pueden incluirse una exploración por tomografía computarizada (TC), que combina una serie de vistas radiológicas y procesos computarizados para crear imágenes transversales de los huesos y los tejidos blandos de tu cuerpo; una exploración por imágenes por resonancia magnética (IRM), que utiliza un campo magnético y ondas de radio para crear imágenes detalladas de los órganos y los tejidos, o una exploración por una tomografía de emisión de positrones (TEP), que utiliza un fármaco radioactivo (marcador) para mostrar cómo funcionan tus tejidos y órganos.
Oct. 15, 2014