Descripción general

La degeneración macular seca es un trastorno ocular frecuente en personas mayores de 50 años. Genera visión central borrosa o reducida, debido al adelgazamiento de la mácula. La mácula es la parte de la retina responsable de que la visión sea clara en tu línea de visión directa.

La degeneración macular seca puede aparecer en los dos ojos desde un principio o primero en un ojo y luego en ambos. Con el tiempo, la visión puede empeorar y afectar tu capacidad de hacer ciertas cosas como leer, conducir o reconocer rostros. Sin embargo, esto no significa que perderás la vista por completo. Por lo general, la pérdida de la visión es central, pero se conserva la visión periférica. Algunas personas sufren solo pérdida leve de la visión central, mientras que para otras puede ser más grave.

La detección temprana y las medidas de cuidado personal pueden retrasar la pérdida de la visión por degeneración macular seca.

Síntomas

Los síntomas de la degeneración macular seca, por lo general, se desarrollan gradualmente y sin dolor. Pueden ser algunos de los siguientes:

  • Distorsiones visuales, como líneas rectas que parecen dobladas
  • Reducción de la visión central en uno o ambos ojos
  • La necesidad de luz más brillante para leer o realizar trabajos minuciosos.
  • Mayor dificultad para adaptarse a los niveles bajos de luz, como al ingresar a un restaurante poco iluminado
  • Mayor visión borrosa de las palabras impresas
  • Disminución de la intensidad o el brillo de los colores
  • Dificultad para reconocer rostros
  • Un punto borroso o un punto ciego bien definido en el campo de visión

La degeneración macular seca puede afectar un ojo o ambos. Si un solo ojo es el afectado, es posible que no notes ningún cambio en la visión debido a que el ojo sano puede compensar la debilidad del otro ojo. Y como el trastorno no afecta la visión lateral (periférica), es muy raro que cause la pérdida de la visión total.

La degeneración macular seca es uno de los dos tipos de degeneración macular relacionada con la edad. Puede progresar a la degeneración macular (neovascular) húmeda, que se caracteriza por el hecho de que los vasos sanguíneos crecen debajo de la retina y gotean. La degeneración seca es más frecuente, pero por lo general progresa lentamente (durante años). Es más probable que la de tipo húmedo cause un cambio relativamente repentino en la visión, lo cual da como resultado una pérdida grave de la vista.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta a tu médico en los siguientes casos:

  • Notas cambios en tu visión central
  • Tu capacidad para ver colores y detalles precisos se ve alterada

Estos cambios pueden ser el primer indicador de la degeneración macular, especialmente si tienes más de 60 años.

Causas

Nadie sabe exactamente qué causa la degeneración macular seca. No obstante, la investigación indica que puede estar afectada por una combinación de factores hereditarios y ambientales, entre ellos, el tabaquismo, la obesidad y la dieta.

La afección se desarrolla a medida que los ojos envejecen. La degeneración macular afecta la mácula: la parte de la retina responsable de la visión clara en tu línea directa de visión. Con el tiempo, el tejido de la mácula puede adelgazar y perder las células responsables de la visión.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir degeneración macular incluyen:

  • Edad. Esta enfermedad es más frecuente en personas mayores de 60 años.
  • Antecedentes familiares y genética. Esta enfermedad tiene un componente hereditario. Los investigadores han identificado varios genes que están relacionados con el desarrollo de este trastorno.
  • Raza. La degeneración macular es más común en caucásicos.
  • Tabaquismo. Fumar cigarrillos o estar expuesto de manera regular al humo del tabaco aumenta el riesgo de tener degeneración macular.
  • Obesidad. La investigación indica que ser obeso puede aumentar tus posibilidades de que la degeneración macular temprana o intermedia avance a un estadio más grave de la enfermedad.
  • Enfermedad cardiovascular. Si has tenido enfermedades que afectaron el corazón o los vasos sanguíneos, es posible que tengas un mayor riesgo de padecer degeneración macular.

Complicaciones

Las personas cuya degeneración macular seca ha avanzado hasta causar la pérdida de la visión central tienen mayores riesgos de sufrir depresión y aislamiento social. En los casos de pérdida de vista profunda, las personas pueden experimentar alucinaciones visuales (síndrome de Charles Bonnet). Además, la degeneración macular seca puede progresar a una degeneración macular húmeda, que puede causar una pérdida rápida de la vista si no se trata.

Prevención

Es importante hacerse exámenes oculares de rutina para identificar los primeros signos de degeneración macular. Las siguientes medidas te ayudan a reducir el riesgo de desarrollar una degeneración macular seca:

  • Controla tus otras enfermedades. Por ejemplo, si tienes una enfermedad cardiovascular o presión arterial alta, toma tu medicamento y sigue las instrucciones del médico para controlar la enfermedad.
  • No fumes. Los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar degeneración macular que los no fumadores. Pídele a tu médico que te ayude a dejar de fumar.
  • Mantén un peso saludable y haz ejercicio de forma regular. Si necesitas bajar de peso, reduce la cantidad de calorías que comes y aumenta la cantidad de actividad física que haces por día.
  • Elige una dieta rica en frutas y vegetales. Elige una dieta saludable con gran variedad de frutas y vegetales. Estas comidas contienen vitaminas antioxidantes que reducen el riesgo de desarrollar degeneración macular.
  • Agrega pescado a tu dieta. Los ácidos grasos omega 3, que se encuentran en el pescado, reducen el riesgo de padecer degeneración macular. Los frutos secos, como las nueces, también contienen ácidos grasos omega 3.