Descripción general

Los divertículos son bolsas abultadas y pequeñas que se pueden formar en el revestimiento de tu sistema digestivo. Por lo general, se encuentran en la parte inferior del intestino grueso (colon). Los divertículos son comunes, en especial luego de los 40 años, y rara vez causan problemas.

Sin embargo, en ocasiones se inflaman o se infectan una o más de las bolsas. La afección se conoce como diverticulitis. La diverticulitis puede causar dolor abdominal intenso, fiebre, náuseas y un cambio marcado en tus hábitos intestinales.

La diverticulitis leve se puede tratar con reposo, cambios en tu dieta y antibióticos. La diverticulitis grave o recurrente puede requerir cirugía.

Síntomas

Entre los signos y síntomas de la diverticulitis se incluyen los siguientes:

  • Dolor, que puede ser constante y persistente durante varios días. El dolor se suele sentir en la parte inferior izquierda del abdomen. Sin embargo, a veces, el dolor puede ser más intenso en la parte inferior derecha del abdomen, en especial en personas de ascendencia asiática.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre.
  • Sensibilidad abdominal.
  • Estreñimiento o, con menos frecuencia, diarrea.

Cuándo debes consultar con un médico

Busca atención médica en cualquier momento que tengas dolor abdominal constante e inexplicable, particularmente si también tienes fiebre y estreñimiento o diarrea.

Causas

Los divertículos se suelen desarrollar cuando lugares naturalmente débiles en tu colon ceden bajo presión. Esto hace que bolsas del tamaño de una canica sobresalgan a través de la pared del colon.

La diverticulitis se produce cuando un divertículo se desgarra, lo que genera una inflamación o infección, o ambas.

Factores de riesgo

Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar diverticulitis:

  • Envejecimiento. La incidencia de la diverticulitis aumenta con la edad.
  • Obesidad. Tener un gran sobrepeso aumenta tus posibilidades de desarrollar diverticulitis.
  • Tabaquismo. Las personas que fuman cigarrillos son más propensas a experimentar diverticulitis que quienes no fuman.
  • Falta de ejercicio. El ejercicio intenso parece reducir tu riesgo de diverticulitis.
  • Alimentación rica en grasas animales y baja en fibra. La alimentación baja en fibra combinada con un alto consumo de grasas animales parece aumentar el riesgo, aunque no está claro qué pasa cuando consumes poca fibra por sí sola.
  • Ciertos medicamentos Varios medicamentos se asocian a un mayor riesgo de diverticulitis, entre ellos los esteroides, los opiáceos y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, etc.) y naproxeno sódico (Aleve).

Complicaciones

Alrededor del 25 % de las personas con diverticulitis aguda desarrollan complicaciones, entre las que se pueden incluir las siguientes:

  • Un absceso, que se produce cuando se acumula pus en las bolsas.
  • Una obstrucción en el colon o el intestino delgado causada por tejido cicatrizal.
  • Un conducto anormal (fístula) entre las secciones de los intestinos o entre los intestinos y la vejiga.
  • Peritonitis, que puede producirse si una bolsa infectada o inflamada se rompe y derrama contenidos intestinales en tu cavidad abdominal. La peritonitis es una emergencia médica que requiere atención inmediata.

Prevención

Para prevenir la diverticulitis:

  • Haz actividad física con regularidad. El ejercicio favorece el funcionamiento intestinal normal y reduce la presión dentro de tu colon. Trata de ejercitarte al menos 30 minutos la mayoría de los días.
  • Come más fibra. Una alimentación con alto contenido de fibra disminuye el riesgo de diverticulitis. Los alimentos con alto contenido de fibras, como las frutas y las verduras frescas y los granos integrales, ablandan los desechos y ayudan a acelerar su movimiento a través del colon. Comer semillas y nueces no se asocia con el desarrollo de diverticulitis.
  • Bebe mucho líquido. La fibra actúa al absorber el agua y aumentar la cantidad de materia fecal suave y abultada en tu colon. Sin embargo, si no tomas demasiado líquido para reemplazar lo que se absorbe, la fibra puede producir estreñimiento.

Diverticulitis - atención en Mayo Clinic

Jan. 15, 2019
References
  1. Pemberton JH, et al. Colonic diverticulosis and diverticular disease: Epidemiology, risk factors, and pathogenesis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 24, 2018.
  2. Tursi A, et al. Review article: The pathophysiology and medical management of diverticulosis and diverticular disease of the colon. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. 2015;42:664.
  3. Pemberton JH, et al. Clinical manifestations and diagnosis of acute diverticulitis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 24, 2018.
  4. Thompson AE. Diverticulosis and diverticulitis. JAMA. 2016;316:1124.
  5. Dobbins C, et al. The relationship of obesity to the complications of diverticular disease. Colorectal Disease. 2006;8:37.
  6. AskMayoExpert. Diverticular treatment. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  7. Boostrom SY, et al. Uncomplicated diverticulitis, more complicated than we thought. Journal of Gastrointestinal Surgery. 2012;16:1744.
  8. Diverticular disease (information sheet). Gastroenterological Society of Australia. 2018. http://www.gesa.org.au/resources/patients/diverticular-disease/. Accessed June 24, 2018.
  9. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 11, 2017.
  10. Stollman N, et al. American Gastroenterological Association Institute Guideline on the Management of Acute Diverticulitis. Gastroenterology. 2015;149:1944.