Descripción general

Todas las personas, cada tanto, tienen diarrea: movimientos intestinales más frecuentes con heces blandas y líquidas.

En la mayoría de los casos, la diarrea dura un par de días. Sin embargo, si la diarrea persiste durante semanas, puede indicar un trastorno grave, como una infección persistente, una enteropatía inflamatoria, o una afección menos grave, como el síndrome de colon irritable.

Síntomas

Los signos y síntomas asociados a la diarrea pueden incluir:

  • Heces blandas y acuosas
  • Calambres abdominales
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Sangre en las heces
  • Hinchazón
  • Náuseas
  • Necesidad urgente de evacuar los intestinos

Cuándo consultar con el médico

Si eres adulto, consulta con tu médico si:

  • La diarrea continúa después de 2 días
  • Te deshidratas
  • Tienes fuerte dolor en la zona abdominal o rectal
  • Presentas sangre en las heces o heces muy oscuras
  • Tienes fiebre superior a 102 °F (39 °C)

En el caso de los niños, particularmente niños pequeños, la diarrea puede provocar deshidratación rápidamente. Llama al médico si la diarrea de tu hijo no mejora en 24 horas o si tu bebé:

  • Se deshidrata
  • Tiene fiebre superior a 102 °F (39 °C)
  • Presenta sangre en las heces o heces muy oscuras

Causas

Diversas enfermedades y afecciones pueden causar diarrea, entre ellas, las siguientes:

  • Distintos virus. Los virus que pueden causar diarreas incluyen el norovirus, el citomegalovirus y el virus de la hepatitis. El rotavirus es una causa frecuente de diarrea infantil aguda.
  • Bacterias y parásitos. A través de los alimentos contaminados y el agua contaminada se transmiten bacterias y parásitos. Los parásitos, como el Giardia lamblia y el Cryptosporidium, pueden provocar diarrea.

    Entre las bacterias que frecuentemente causan diarrea se incluyen Campylobacter, Salmonella, Shigella y Escherichia coli. Cuando uno viaja a países en vías de desarrollo y tiene diarrea causada por bacterias y parásitos, el fenómeno suele llamarse «diarrea del viajero». Puede ocurrir la infección por Clostridium difficile, especialmente después de haber tomado un ciclo de antibióticos.

  • Medicamentos. Muchos medicamentos, como los antibióticos, pueden provocar diarrea. Los antibióticos destruyen las bacterias buenas y malas, lo que puede alterar el equilibrio natural de las bacterias en los intestinos. Los medicamentos contra el cáncer y los antiácidos que contienen magnesio también pueden causar diarrea.
  • Intolerancia a la lactosa La lactosa es una forma de azúcar que se encuentra en la leche y en otros productos lácteos. Las personas que tienen dificultad para digerir la lactosa experimentan diarrea si comen productos lácteos.

    El organismo fabrica una enzima que ayuda a digerir la lactosa, pero, en la mayoría de las personas, el nivel de esta enzima disminuye rápidamente después de la infancia. Como consecuencia, el riesgo de tener intolerancia a la lactosa aumenta a medida que uno crece.

  • Fructosa. La fructosa, una forma de azúcar que se encuentra en forma natural en las frutas y la miel, y que se agrega como edulcorante a algunas bebidas, puede causar diarrea en personas con problemas para digerirla.
  • Edulcorantes artificiales. El sorbitol y el manitol, edulcorantes artificiales encontrados en gomas de mascar y en otros productos libres de azúcar, pueden causar diarrea en personas sin otras enfermedades.
  • Cirugía. Algunas personas tienen diarrea después de haberse sometido a una cirugía abdominal o a una cirugía para extirpar la vesícula.
  • Otros trastornos digestivos. La diarrea crónica tiene muchas otras causas, tales como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la celiaquía, la colitis microscópica y el síndrome del intestino irritable.

Complicaciones

La diarrea puede causar deshidratación, y esta puede ser potencialmente mortal si no la tratas. La deshidratación es particularmente peligrosa en los niños, las personas mayores y las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Si tienes signos de deshidratación grave, busca ayuda médica.

Indicaciones de deshidratación en adultos

Se incluyen:

  • Sed excesiva
  • Boca o piel seca
  • Orina poco o nada
  • Debilidad, mareo o aturdimiento
  • Fatiga
  • Orina de color oscuro

Indicaciones de deshidratación en bebés o niños pequeños

Se incluyen:

  • No ha mojado el pañal en tres horas o más
  • Boca y lengua secas
  • Fiebre de más de 102 ºF (39 ºC)
  • Llora sin lágrimas
  • Somnolencia, no responde o irritabilidad
  • Tiene un aspecto hundido en el abdomen, los ojos o las mejillas

Prevención

Cómo prevenir la diarrea viral

Lávate las manos para evitar el contagio de la diarrea viral. Para garantizar un lavado de manos adecuado:

  • Lávate con frecuencia. Lávate las manos antes y después de preparar alimentos. Lávate las manos después de manipular carne cruda o sin cocinar, ir al baño, cambiar pañales, estornudar, toser y sonarte la nariz.
  • Enjabónate las manos durante unos 20 segundos por lo menos. Después de ponerte jabón en las manos, frótalas durante unos 20 segundos como mínimo. Es el tiempo que lleva cantar el «feliz cumpleaños» por completo dos veces, aproximadamente.
  • Usa desinfectante de manos cuando no puedas lavártelas. Utiliza un desinfectante de manos a base de alcohol cuando no tengas acceso a un lavabo. Aplica el desinfectante de manos como si fuera una loción y asegúrate de cubrir tanto la palma como el dorso de ambas manos. Utiliza un producto que contenga por lo menos un 60 % de alcohol.

Vacunación

Puedes ayudar a proteger a tu bebé del rotavirus, la causa más frecuente de diarrea viral en niños, con una de dos vacunas aprobadas. Pregúntale al médico de tu hijo acerca de las vacunas.

Cómo prevenir la diarrea del viajero

Este tipo de diarrea con frecuencia afecta a las personas que viajan a países donde hay malas condiciones de higiene y alimentos contaminados. Para reducir el riesgo:

  • Presta atención a lo que comes. Come alimentos calientes y bien cocidos. Evita las frutas y los vegetales crudos a menos que puedas pelarlos tú mismo. También evita comer carnes crudas o poco cocidas, y productos lácteos.
  • Presta atención a lo que bebes. Bebe agua embotellada, refrescos, gaseosas, cerveza o vino servidos en su envase original. Evita el agua del grifo y los cubitos de hielo. Usa agua embotellada incluso para cepillarte los dientes. Mantén la boca cerrada mientras te duchas.

    Las bebidas preparadas con agua hervida, como café y té, probablemente sean seguras. Recuerda que el alcohol y la cafeína pueden agravar la diarrea y la deshidratación.

  • Pregúntale al médico acerca de los antibióticos. Si estás por viajar a un país en vías de desarrollo y planeas quedarte un tiempo, pregúntale al médico acerca de empezar un tratamiento con antibióticos antes de irte, en especial si tienes el sistema inmunitario debilitado. En ciertos casos, tomar un antibiótico podría reducir el riesgo de padecer diarrea del viajero.
  • Presta atención a las advertencias para viajeros. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) mantienen un sitio web de salud para viajeros donde se publican advertencias sobre enfermedades en relación con diversos países. Si planeas viajar fuera de los Estados Unidos, consulta el sitio para ver si hay advertencias y consejos para reducir el riesgo.