Descripción general

La cetoacidosis diabética es una complicación grave de la diabetes.

La enfermedad se desarrolla cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina. La insulina desempeña una función crucial en el paso de la glucosa, una de las principales fuentes de energía para los músculos y otros tejidos, a las células del cuerpo.

Sin una cantidad suficiente de insulina, el cuerpo comienza a descomponer grasas para obtener energía. Esto produce una acumulación de ácidos en el torrente sanguíneo, los cuales se denominan cetonas. Si no se la trata, esa acumulación puede llevar a la cetoacidosis diabética.

Si tienes diabetes o estás en riesgo de contraerla, infórmate sobre los signos de advertencia de la cetoacidosis diabética y sobre cuándo solicitar atención de emergencia.

Síntomas

Los síntomas de la cetoacidosis diabética a menudo aparecen rápidamente, a veces dentro de las 24 horas. Para algunas personas, estos síntomas pueden ser el primer signo de la diabetes. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Tener mucha sed
  • Orinar con frecuencia
  • Vomitar o sentir la necesidad de hacerlo
  • Tener dolor estomacal
  • Sentirse débil o cansado
  • Tener dificultad para respirar
  • Tener aliento con olor afrutado
  • Estar confundido

Los signos más precisos de cetoacidosis diabética, que se pueden detectar a través de pruebas de análisis de sangre y orina para realizar en casa, incluyen los siguientes:

  • Nivel alto de glucosa en la sangre
  • Niveles altos de cetonas en la orina

Cuándo debes consultar a un médico

Si te sientes enfermo o estresado o tuviste recientemente una enfermedad o lesión, controla tu glucosa en la sangre con frecuencia. También puedes probar el kit de prueba de cetonas en la orina que puedes conseguir en una farmacia.

Comunícate de inmediato con el proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Vomitas y no puedes retener la comida o los líquidos.
  • El nivel de glucosa en la sangre es más alto que el rango objetivo y no respondes al tratamiento en casa.
  • Tu nivel de cetonas en la orina es moderado o alto.

Busca atención médica de emergencia si sucede lo siguiente:

  • El nivel de glucosa en la sangre es superior a 300 miligramos por decilitro (mg/dL) o 16,7 milimoles por litro (mmol/L) en más de una prueba.
  • Tienes cetonas en la orina y no puedes comunicarte con el proveedor de atención médica para que te aconseje.
  • Tienes varios síntomas de cetoacidosis diabética. Estos incluyen sed excesiva, micción frecuente, náuseas y vómitos, dolor de estómago, debilidad o fatiga, falta de aire, aliento con olor a frutas y confusión.

Recuerda que la cetoacidosis diabética no tratada puede provocar la muerte.

Causas

La glucosa es la principal fuente de energía de las células que conforman los músculos y otros tejidos. La insulina ayuda a que la glucosa ingrese en las células del cuerpo.

Sin suficiente insulina, el cuerpo no puede usar la glucosa para producir la energía que necesita. Esto hace que se liberen hormonas que descomponen la grasa para usarla como combustible. Esto también produce ácidos conocidos como cetonas. Estas se acumulan en la sangre y, eventualmente, pasan a la orina.

La cetoacidosis diabética suele ocurrir después de lo siguiente:

  • Una enfermedad. Una infección u otra enfermedad pueden hacer que el organismo produzca niveles más elevados de determinadas hormonas, como la adrenalina o el cortisol. Estas hormonas actúan contra los efectos de la insulina y, a veces, causan cetoacidosis diabética. La neumonía y las infecciones de las vías urinarias son enfermedades frecuentes que pueden llevar a cetoacidosis diabética.
  • Un problema con el tratamiento con insulina. La falta de tratamientos con insulina puede provocar que haya muy poca cantidad de esta en el organismo. Un tratamiento insuficiente con insulina o una bomba de insulina que no funcione bien también pueden provocar que haya muy poca insulina en el organismo. Cualquiera de estos problemas puede llevar a cetoacidosis diabética.

Otras causas que pueden llevar a cetoacidosis diabética son las siguientes:

  • Traumatismo físico o trauma emocional
  • Ataque cardíaco o accidente cerebrovascular
  • Pancreatitis
  • Embarazo
  • Abuso de alcohol o drogas ilícitas, especialmente cocaína
  • Determinados medicamentos, como los corticoides y algunos diuréticos

Factores de riesgo

El riesgo de tener cetoacidosis diabética es mayor si presentas los siguientes factores:

  • Tienes diabetes tipo 1
  • Omites las dosis de insulina con frecuencia

A veces, la cetoacidosis diabética se presenta en personas que tienen diabetes tipo 2. En algunos casos, la cetoacidosis diabética puede ser el primer signo de que tienes diabetes.

Complicaciones

La cetoacidosis diabética se trata con líquidos, electrolitos (como el sodio, el potasio y el cloruro) e insulina. Puede resultar sorprendente, pero las complicaciones más frecuentes de la cetoacidosis diabética están relacionadas con ese tratamiento que salva la vida.

Posibles complicaciones de los tratamientos

Las complicaciones del tratamiento incluyen lo siguiente:

  • Nivel bajo de glucosa en la sangre (hipoglucemia). La insulina permite que la glucosa ingrese en las células. Esto provoca una disminución en los niveles de glucosa en la sangre. Si el nivel de glucosa en la sangre disminuye con demasiada rapidez, puede provocar hipoglucemia.
  • Nivel bajo de potasio (hipopotasemia). Los líquidos y la insulina que se utilizan para tratar la cetoacidosis diabética pueden hacer que el nivel de potasio disminuya demasiado. El nivel de potasio bajo puede afectar el corazón, los músculos y los nervios. Para evitar esto, se suele administrar potasio y otros minerales con reposición de líquidos como parte del tratamiento para la cetoacidosis diabética.
  • Hinchazón en el cerebro (edema cerebral). Un cambio muy rápido en el nivel de glucosa en la sangre puede provocar que el cerebro se hinche. Esto parece ser más frecuente en niños, sobre todo en los que acaban de recibir el diagnóstico de diabetes.

La cetoacidosis diabética no tratada puede provocar pérdida del conocimiento y, con el tiempo, la muerte.

Prevención

Hay muchas formas de prevenir la cetoacidosis diabética y otras complicaciones de la diabetes.

  • Controla la diabetes. Haz que la alimentación saludable y la actividad física sean parte de tu rutina diaria. Toma los medicamentos para la diabetes o la insulina según las indicaciones.
  • Controla los niveles de glucosa en la sangre. Es posible que debas controlar y registrar tu nivel de glucosa en la sangre al menos tres o cuatro veces al día, o con más frecuencia si estás enfermo o estresado. Un control minucioso es la única forma de asegurarte de que tu nivel de glucosa en la sangre se mantenga dentro del rango deseado.
  • Ajusta la dosis de insulina según sea necesario. Habla con tu proveedor de atención médica o con un educador para la diabetes sobre cómo ajustar la dosis de insulina según tu caso. Considera factores como tu nivel de glucosa en la sangre, lo que ingieres, tu nivel de actividad física y si estás enfermo o no. Si tu nivel de glucosa en la sangre comienza a aumentar, sigue tu plan de tratamiento para la diabetes para que vuelva a tu rango deseado.
  • Verifica tus niveles de cetonas. Cuando estés enfermo o estresado, analiza tu orina en busca de exceso de cetonas con un kit de prueba de cetonas en la orina. Puedes comprar este kit de pruebas en una farmacia. Si tu nivel de cetonas es moderado o alto, comunícate con tu proveedor de atención médica de inmediato o busca atención médica de emergencia. Si tienes niveles bajos de cetonas, es posible que necesites tomar más insulina.
  • Prepárate para reaccionar con rapidez. Si crees que tienes cetoacidosis diabética porque tu nivel de glucosa en la sangre es alto y tienes exceso de cetonas en la orina, busca atención médica de emergencia.

Las complicaciones de la diabetes son atemorizantes. Sin embargo, no dejes que el miedo te impida cuidarte bien. Sigue cuidadosamente tu plan de tratamiento para la diabetes. Pídele ayuda a tu equipo de tratamiento para la diabetes cuando sea necesario.

Oct. 06, 2022
  1. DKA (ketoacidosis) and ketones. American Diabetes Association. https://diabetes.org/diabetes/dka-ketoacidosis-ketones. Accessed Sept. 17, 2022.
  2. Diabetic ketoacidosis (DKA). Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/endocrine-and-metabolic-disorders/diabetes-mellitus-and-disorders-of-carbohydrate-metabolism/diabetic-ketoacidosis-dka?query=Diabetic ketoacidosis (DKA). Accessed Sept. 17, 2022.
  3. Hirsch IB, et al. Diabetic ketoacidosis and hyperosmolar hyperglycemic state in adults: Clinical features, evaluation, and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 17, 2022.
  4. Hirsch IB, et al. Diabetic ketoacidosis and hyperosmolar hyperglycemic state in adults: Treatment. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 17, 2022.
  5. Ferri FF. Diabetic ketoacidosis. In: Ferri's Clinical Advisor 2023. Elsevier; 2023. https://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 17, 2022.
  6. Evans K. Diabetic ketoacidosis: Update on management. Clinical Medicine. 2019; doi:10.7861/clinmed.2019-0284.