Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si te diagnostican cetoacidosis diabética, puedes recibir tratamiento en la sala de urgencias o te pueden hospitalizar. Por lo general, el tratamiento consiste en lo siguiente:

  • Sustitución de líquidos. Te administrarán líquidos —ya sea por boca o por vena (vía intravenosa)— hasta que estás nuevamente hidratado. Los líquidos sustituirán los que hayas perdido por haber orinado de forma desmesurada y ayudarán a diluir el exceso de azúcar en la sangre.
  • Sustitución de electrolitos. Los electrolitos son minerales, como el sodio, el potasio y el cloruro, que se encuentran en la sangre y que conducen una carga eléctrica. La falta de insulina puede disminuir el nivel de varios electrolitos en la sangre. Te administrarán electrolitos por vena para mantener el correcto funcionamiento del corazón, de los músculos y de las neuronas.
  • Terapia de insulina. La insulina revierte los procesos que generan la cetoacidosis diabética. Además de líquidos y electrolitos, recibirás terapia de insulina, en general, por vena. Cuando el nivel de azúcar en sangre es inferior a 240 mg/dL (13,3 mmol/L) y la sangre ya no es ácida, es posible suspender la terapia de insulina por vía intravenosa y retomar la normal.

A medida que la química del organismo vuelve a la normalidad, el médico considerará otros análisis para determinar las posibles causas de la cetoacidosis diabética. Según las circunstancias, podrías necesitar tratamiento adicional.

Por ejemplo, en el caso de una diabetes no diagnosticada previamente, el médico te ayudará a elaborar un plan para tratarla. En el caso de una infección bacteriana, el médico podría recetarte antibióticos. Si existe la posibilidad de sufrir un ataque cardíaco, el médico podría recomendarte realizar más pruebas del corazón.

Aug. 21, 2015