Descripción general

Un coma diabético es una complicación de la diabetes que provoca pérdida del conocimiento y es potencialmente fatal. Si padeces diabetes, un nivel muy alto de azúcar en sangre (hiperglicemia) o un nivel demasiado bajo de azúcar en sangre (hipoglucemia) pueden ocasionar un coma diabético.

Si caes en un coma diabético, te encuentras con vida, pero no te puedes despertar ni responder intencionadamente a los estímulos visuales, sonoros o de otro tipo. Si no se trata, un coma diabético puede ser mortal.

La posibilidad de tener un coma diabético es atemorizante, pero puedes tomar medidas para ayudar a prevenirlo. Comienza por seguir tu plan de tratamiento de la diabetes.

Síntomas

Antes de tener un coma diabético, generalmente aparecen signos y síntomas de un nivel alto o bajo de azúcar en sangre.

Nivel alto de azúcar en sangre (hiperglucemia)

Si tu nivel de azúcar en sangre está demasiado alto, es posible que experimentes lo siguiente:

  • Aumento de sed
  • Micción frecuente
  • Fatiga
  • Náuseas y vómitos
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de estómago
  • Mal aliento
  • Sequedad en la boca
  • Latidos cardíacos acelerados

Bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia)

Los signos y síntomas de un nivel bajo de azúcar en sangre pueden incluir los siguientes:

  • Temblores o nerviosismo
  • Ansiedad
  • Fatiga
  • Debilidad
  • Sudoración
  • Hambre
  • Náuseas
  • Mareo o aturdimiento
  • Dificultad para hablar
  • Desorientación

Algunas personas, en especial las que han tenido diabetes durante mucho tiempo, manifiestan un trastorno conocido como hipoglucemia asintomática y no presentan las señales de advertencia que indican una disminución marcada del nivel de azúcar en sangre.

Si experimentas cualquier síntoma de un nivel alto o bajo de azúcar, realiza una prueba de azúcar en sangre y sigue el plan de tratamiento de la diabetes en función de los resultados de la prueba. Si no comienzas a sentirte mejor rápidamente o si comienzas a sentirte peor, solicita ayuda de emergencia.

Cuándo debes consultar con un médico

Un coma diabético es una emergencia médica. Si sientes los signos o síntomas de un nivel extremadamente alto o bajo de azúcar en sangre y piensas que podrías desmayarte, llama al 911 o al número de emergencia local. Si estás con un diabético que se ha desmayado, solicita ayuda de emergencia y asegúrate de decirle al personal de emergencia que la persona inconsciente sufre de diabetes.

Causas

Un nivel de azúcar en sangre que es demasiado alto o demasiado bajo durante bastante tiempo puede provocar diversos trastornos graves, los que pueden ocasionar un coma diabético.

  • Cetoacidosis diabética. Si las células musculares necesitan energía, tu cuerpo puede responder con la descomposición de las reservas de grasa. Este proceso produce ácidos tóxicos llamados cetonas. Si tienes cetonas (medidas en la sangre o en la orina) y nivel alto de azúcar en sangre, la enfermedad se denomina cetoacidosis diabética. Si no se trata, puede derivar en un coma diabético.

    La cetoacidosis diabética es más frecuente en las personas con diabetes tipo 1, pero también puede afectar a las personas con diabetes tipo 2 o diabetes gestacional.

  • Síndrome hiperosmolar diabético. Si el nivel de azúcar en sangre supera los 600 miligramos por decilitro (mg/dL); o bien, 33.3 milimoles por litro (mmol/L), el trastorno se denomina síndrome hiperosmolar diabético.

    Un nivel extremadamente alto de azúcar en sangre provoca que la sangre se vuelva espesa y melosa. El exceso de azúcar se transfiere de la sangre a la orina, lo que desencadena un proceso de filtración que extrae enormes cantidades de líquido de tu cuerpo. Si no se trata, puede causar deshidratación potencialmente mortal e incluso llevar al coma diabético. Alrededor de 25 a 50 por ciento de las personas con síndrome hiperosmolar diabético manifiesta un coma.

  • Hipoglucemia. Tu cerebro necesita glucosa para funcionar. En casos graves, un nivel bajo de azúcar en sangre puede provocar que te desmayes. La hipoglucemia puede producirse por una cantidad excesiva de insulina o una cantidad insuficiente de alimentos. Realizar ejercicios de forma demasiado enérgica o beber demasiado alcohol puede tener el mismo efecto.

Factores de riesgo

Toda persona que padezca diabetes corre el riesgo de entrar en un coma diabético, pero los siguientes factores aumentan el riesgo:

  • Dificultades con la provisión de insulina. Si usas una bomba de insulina, debes controlar con frecuencia tu nivel de azúcar en sangre. La provisión de insulina puede detenerse si la bomba falla o el tubo (catéter) se dobla o se sale de su lugar. La falta de insulina puede generar cetoacidosis diabética.
  • Una enfermedad, un traumatismo o una cirugía. Cuando te enfermas o lesionas, el nivel de azúcar en sangre suele elevarse, a veces de manera drástica. Esto puede provocar cetoacidosis diabética si tienes diabetes tipo 1 y si no aumentas la dosis de insulina para compensar este nivel.

    Las enfermedades, como la insuficiencia cardíaca congestiva o la enfermedad renal, también pueden aumentar el riesgo de padecer síndrome hiperosmolar diabético.

  • Diabetes mal controlada. Si no controlas tu nivel de azúcar en sangre de forma adecuada ni tomas los medicamentos como te lo hayan indicado, corres más riesgos de manifestar complicaciones a largo plazo y un coma diabético.
  • No utilizar insulina o saltearse comidas de forma deliberada. En ocasiones, las personas que padecen diabetes y que también tienen un trastorno alimenticio optan por no usar la insulina según lo indicado con la esperanza de perder peso. Esta es una práctica peligrosa y potencialmente mortal que aumenta el riesgo de sufrir un coma diabético.
  • Alcohol. El alcohol puede tener efectos impredecibles sobre la glucosa. Los efectos sedantes del alcohol pueden hacer que te resulte más difícil darte cuenta si estás teniendo síntomas de bajos niveles de glucosa. Esto puede aumentar el riesgo de un coma diabético provocado por hipoglucemia.
  • Consumo de drogas ilegales. Las drogas ilegales, como la cocaína y el éxtasis, pueden aumentar el riesgo de tener un nivel gravemente alto de glucosa en sangre y afecciones relacionadas con un coma diabético.

Complicaciones

Si no se lo trata, un coma diabético puede producir lo siguiente:

  • Daño cerebral permanente
  • Muerte

Prevención

Un buen control diario de la diabetes puede ayudarte a prevenir el coma diabético. Ten en cuenta estas sugerencias:

  • Respeta tu plan de alimentación. La ingesta regular de refrigerios y comidas puede ayudarte a controlar tu nivel de azúcar en sangre.
  • Pon atención a tu nivel de azúcar en sangre. Las pruebas frecuentes del nivel de azúcar pueden informarte si se encuentra entre los niveles objetivo y alertarte sobre los niveles demasiado altos o bajos. Controla con más frecuencia si has realizado ejercicios, ya que esto puede hacer que baje el nivel de azúcar en sangre, incluso varias horas después y especialmente si no realizas ejercicios regularmente.
  • Toma los medicamentos como te lo hayan indicado. Si tienes episodios frecuentes de niveles altos o bajos de azúcar en sangre, informa a tu médico. Es probable que sea necesario ajustar la dosis o el horario en que tomas el medicamento.
  • Crea un plan para días de enfermedad. La enfermedad puede ocasionar un cambio inesperado en el nivel de azúcar en sangre. Si te sientes enfermo e incapaz de consumir alimentos, tu nivel de azúcar en sangre puede disminuir. Habla con tu médico antes de enfermarte acerca de cómo controlar mejor tus niveles de azúcar en sangre. Considera guardar suministros para la diabetes para, al menos, tres días y un kit de glucagón extra para casos de emergencia.
  • Verifica los niveles de cetonas cuando esté alto el nivel de azúcar. Verifica la presencia de cetonas en la orina cuando tu nivel de azúcar supere los 250 mg/dl (14 mmol/l), en más de dos pruebas consecutivas, especialmente si estás enfermo. Si tienes una gran cantidad de cetonas, llama a tu médico para que te asesore. Llama a tu médico de inmediato si tienes cualquier nivel de cetonas y vómitos. Los altos niveles de cetonas pueden derivar en una cetoacidosis diabética, que puede conducir al coma.
  • Ten a disposición glucagón y fuentes de azúcar de acción rápida. Si recibes insulina para tratar la diabetes, asegúrate de tener disponible un equipo de glucagón actualizado y fuentes de azúcar de acción rápida, como tabletas de glucosa o jugo de naranja, para tratar el nivel bajo de azúcar en sangre.
  • Considera tener un monitoreo continuo de glucosa en sangre (CGM), en especial si tienes dificultades para mantener un nivel estable de azúcar en sangre o si no sientes los síntomas del nivel bajo de azúcar (hipoglucemia asintomática).

    Los CGM son dispositivos que emplean un pequeño sensor insertado por debajo de la piel. Este sensor lleva un registro de las tendencias del nivel de azúcar en sangre y transmite la información a un dispositivo inalámbrico.

    Estos dispositivos pueden alertarte cuando tu nivel de azúcar está demasiado bajo o si está bajando demasiado rápido. Sin embargo, deberás continuar realizando las pruebas del nivel de azúcar mediante un medidor de glucosa en sangre, aun si usas un CGM. Los CGM son métodos más costosos que los métodos convencionales de control de la glucosa, pero pueden ayudarte a controlar mejor la glucosa.

  • Ten precaución si bebes alcohol. Debido a que el alcohol puede tener un efecto impredecible sobre el nivel de azúcar en sangre, asegúrate de tener un refrigerio o una comida cuando bebas, si acaso eliges beber.
  • Enseña a tus seres queridos, a tus amigos y compañeros de trabajo. Enseña a tus seres queridos y demás personas de tu entorno a reconocer los signos y síntomas tempranos de los niveles extremos de azúcar en sangre, así como la manera de administrar inyecciones de emergencia. Si te desmayas, alguien debe llamar a los servicios de emergencia.
  • Usa una pulsera o un collar de identificación médica. Si pierdes el conocimiento, la identificación puede proporcionar información valiosa a tus amigos, compañeros de trabajo y demás personas, incluso al personal de emergencia.

Jan. 15, 2019
  1. Standards of Medical Care in Diabetes — 2018. Diabetes Care. 2018;41(suppl 1).
  2. Service FJ. Hypoglycemia in adults: Clinical manifestations, definition, and causes. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 19, 2018.
  3. Tips for emergency preparedness. American Diabetes Association. http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/treatment-and-care/medication/tips-for-emergency-preparedness.html. Accessed June 19, 2018.
  4. Hypoglycemia. National Diabetes Information Clearinghouse. http://diabetes.niddk.nih.gov/dm/pubs/hypoglycemia/. Accessed June 19, 2018.
  5. Disadvantages of using an insulin pump. American Diabetes Association. http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/treatment-and-care/medication/insulin/disadvantages-of-using-an.html. Accessed June 19, 2018.
  6. Continuous glucose monitoring. National Diabetes Information Clearinghouse. http://diabetes.niddk.nih.gov/dm/pubs/glucosemonitor/. Accessed June 19, 2018.
  7. Managing Diabetes. National Institute of Diabetes and Digestive Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes/overview/managing-diabetes. Accessed June 19, 2018.
  8. Cryer PE. Management of hypoglycemia during treatment of diabetes mellitus. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 19, 2018.
  9. Hirsch IB. Diabetic ketoacidosis and hyperosmolar hyperglycemic state in adults: Clinical features, evaluation, and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 19, 2018.
  10. McCulloch DK. Clinical presentation and diagnosis of diabetes mellitus in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 19, 2018.
  11. Hirsch IB. Diabetic ketoacidosis and hyperosmolar hyperglycemic state in adults: Treatment. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 19, 2018.
  12. Castro MR (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. July 24, 2018.