Comprender cómo la insulina afecta a tu azúcar en la sangre puede ayudarte a controlar mejor tu enfermedad.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Con frecuencia la terapia con insulina es una parte importante del tratamiento para la diabetes. Comprende el papel clave que juega la insulina en el control de tu azúcar en la sangre, y los objetivos de la terapia con insulina. Lo que aprendas puede ayudarte a evitar complicaciones de la diabetes.

Puede ser más fácil comprender la importancia de la terapia con insulina, si entiendes cómo funciona normalmente la insulina en el cuerpo, y qué es lo que sucede cuando tienes diabetes.

  • Regula el azúcar en tu torrente sanguíneo. El papel principal de la insulina es mantener el nivel de la glucosa en el torrente sanguíneo dentro de un rango normal. Después de comer, los hidratos de carbono se descomponen en glucosa, un azúcar que sirve como fuente primaria de energía, y entra al torrente sanguíneo. Normalmente, el páncreas responde produciendo insulina, lo que permite que la glucosa entre en los tejidos.
  • Almacena el exceso de glucosa para obtener energía. Después de comer — cuando los niveles de insulina son altos — el exceso de glucosa se almacena en el hígado en forma de glucógeno. Entre comidas — cuando los niveles de insulina son bajos — el hígado libera glucógeno en el torrente sanguíneo en forma de glucosa. Esto mantiene los niveles de azúcar en la sangre dentro de un rango estrecho.

Si tu páncreas secreta poco o nada de insulina (diabetes tipo 1), o tu cuerpo no produce la insulina suficiente o se ha hecho resistente a la acción de la insulina (diabetes tipo 2), el nivel de glucosa en tu torrente sanguíneo aumenta, ya que no es capaz de entrar en las células. Si no se sigue un tratamiento, la glucosa elevada en la sangre puede tener complicaciones como ceguera, daño en los nervios (neuropatía) y en los riñones.

Si tienes diabetes tipo 1, la terapia con insulina reemplaza la insulina que tu cuerpo no puede producir. A veces, se necesita la terapia con insulina para la diabetes tipo 2 y para la diabetes gestacional cuando otras terapias no han podido mantener los niveles de glucosa en la sangre dentro del rango deseado. Si tu médico dice que necesitas terapia con insulina, toma en serio la recomendación. La terapia con insulina puede evitar complicaciones de la diabetes al ayudar a mantener el azúcar en la sangre dentro del rango objetivo.

  • Tipo y cantidad de insulina. Existen diferentes tipos de insulina disponibles que varían en qué tan rápido y por cuánto tiempo pueden controlar el azúcar en la sangre. Con frecuencia, tu médico puede recomendarte combinar más de un tipo de insulina. Para determinar qué tipos de insulina necesitas y en qué cantidad, tu médico considerará diversos factores. Esto incluye el tipo de diabetes que tienes, tus niveles de glucosa, la cantidad de azúcar que fluctúa en tu sangre a lo largo del día y tu estilo de vida.
  • Opciones de administración de insulina. La insulina se inyecta por debajo de tu piel, a menudo varias veces al día. Podrás elegir entre jeringas, plumas o una bomba de insulina que proporciona una infusión continua de insulina a través de un catéter por debajo de tu piel.

    A partir de 2015, un producto de insulina inhalada, Afrezza, está disponible en Estados Unidos. Aprobado para adultos con diabetes tipo 1 o tipo 2, Afrezza es una insulina de acción rápida que se inhala al inicio de cada comida. No reemplaza a la insulina de acción prolongada, y no es adecuado para todos. Las personas que fuman o tienen problemas pulmonares, como asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, no deben utilizar Afrezza. Tu médico puede ayudarte a determinar si Afrezza es adecuado para ti.

La terapia con insulina puede ser exigente, pero no tiene que dominar tu vida. Al elegir un programa que se ajuste a tus necesidades y estilo de vida, puedes evitar las complicaciones de la diabetes y llevar una vida activa y saludable.

April 29, 2016