Descripción general

La diabetes insípida (dia-be-tes in-sí-pi-da) es un trastorno común que provoca un desequilibrio del agua en el cuerpo. Este desequilibrio produce una sed intensa, incluso después de consumir líquidos (polidipsia), y la excreción de grandes cantidades de orina (poliuria).

Si bien los nombres diabetes insípida y diabetes mellitus suenan similares, no tienen ninguna relación. La diabetes mellitus, que puede ser de tipo 1 o tipo 2, es la forma más común de diabetes.

No hay cura para la diabetes insípida, pero sí existen tratamientos para aliviar la sed y normalizar la producción de orina.

Síntomas

Los signos y síntomas más comunes de la diabetes insípida son los siguientes:

  • Sed extrema.
  • Excreción de grandes cantidades de orina diluida.

Según la gravedad del trastorno, la excreción de orina puede ser de hasta 16 cuartos (alrededor de 15 litros) por día, si consumes mucho líquido. Por lo general, un adulto saludable orina en promedio menos de 3 cuartos (alrededor de 3 litros) por día.

Otros signos pueden ser levantarse por la noche a orinar (nocturia) y mojar la cama.

Los bebés y los niños pequeños que padecen diabetes insípida pueden presentar los siguientes signos y síntomas:

  • Nerviosismo inexplicable o llanto inconsolable.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Fiebre.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Retraso en el crecimiento.
  • Pérdida de peso.

¿Cuándo debes consultar a un médico?

Consulta a un médico de inmediato si notas los dos signos más comunes de diabetes insípida: orina excesiva y sed extrema.

Causas

La diabetes insípida ocurre cuando el cuerpo no puede regular la forma en que controla los líquidos. Normalmente, los riñones eliminan el exceso de líquidos corporales del torrente sanguíneo. Este desperdicio líquido se almacena de manera temporal en tu vejiga en forma de orina, antes de que orines.

Cuando el sistema de regulación de líquidos no funciona correctamente, tus riñones conservan el líquido y producen menos orina cuando tu nivel de agua en el cuerpo disminuye, por ejemplo, mediante la transpiración.

El volumen y la composición de tus líquidos corporales permanecen en equilibrio a través de una combinación de consumo oral y secreción de los riñones. La tasa de consumo de líquidos se rige mayormente por la sed, aunque tus hábitos pueden aumentar el consumo muy por encima de la cantidad necesaria. La tasa de líquidos excretados por los riñones se ve influenciada de manera considerable por la producción de la hormona antidiurética (ADH), también conocida como vasopresina.

Tu cuerpo produce la ADH en el hipotálamo y almacena la hormona en la glándula hipófisis, una glándula pequeña ubicada en la base del cerebro. La ADH se libera en el torrente sanguíneo cuando el cuerpo comienza a deshidratarse. Luego, la ADH concentra la orina mediante la activación de los túbulos renales para que liberen agua en el torrente sanguíneo en vez de excretar tanta agua en la orina.

La manera en que se altera tu sistema determina qué forma de diabetes insípida padeces:

  • Diabetes insípida central. La causa de la diabetes insípida central en los adultos suele ser el daño a la glándula hipófisis o el hipotálamo. Este daño interrumpe la producción, el almacenamiento y la liberación normales de ADH.

    El daño se debe generalmente a una cirugía, un tumor, una enfermedad (como la meningitis), una inflamación o una lesión en la cabeza. En el caso de los niños, la causa puede ser un trastorno genético hereditario. En algunos casos, se desconoce la causa.

  • Diabetes insípida nefrogénica. La diabetes insípida nefrogénica ocurre cuando hay un defecto en los túbulos renales, es decir, las estructuras en los riñones que hacen que el agua se excrete o se reabsorba. Este defecto hace que tus riñones sean incapaces de responder de manera adecuada a la ADH.

    El defecto puede deberse a un trastorno hereditario (genético) o a un trastorno renal crónico. Algunas medicinas, como el litio o los medicamentos antivirales cidofovir y foscarnet (Foscavir) también pueden provocar diabetes insípida nefrogénica.

  • Diabetes insípida gestacional. La diabetes insípida gestacional es rara y ocurre solo durante el embarazo, cuando un enzima producida por la placenta (el sistema de vasos sanguíneos y otros tejidos que permite el intercambio de nutrientes y productos de desecho entre la madre y su bebé) destruye la ADH de la madre.

  • Polidipsia primaria. Esta afección, también conocida como diabetes insípida dipsogénica o polidipsia psicógena, puede provocar la excreción de grandes volúmenes de orina diluida. Más que un problema con la producción de ADH o un daño, la causa oculta es el consumo de líquidos en exceso.

    El consumo prolongado y excesivo de agua puede dañar los riñones y suprimir la ADH, lo que hace que tu cuerpo sea incapaz de concentrar orina. La polidipsia primaria puede deberse a la sed anormal causada por un daño al mecanismo de regulación de la sed, ubicado en el hipotálamo. La polidipsia primaria también se ha relacionado con la enfermedad mental.

En algunos casos de diabetes insípida, los médicos nunca determinan la causa.

Factores de riesgo

La diabetes insípida nefrogénica que se desarrolla al momento del nacimiento o poco después de este, se debe a una causa genética que altera de manera permanente la capacidad del riñón para concentrar orina. La diabetes insípida nefrogénica suele afectar a los hombres, aunque las mujeres pueden transmitir el gen a sus hijos.

Complicaciones

Deshidratación

A excepción de la polidipsia primaria, que puede provocar demasiada retención de agua, la diabetes insípida puede hacer que tu cuerpo no retenga la cantidad suficiente de agua para funcionar de manera adecuada, y puedes deshidratarte. La deshidratación puede causar lo siguiente:

  • Boca seca.
  • Cambios en la elasticidad de la piel.
  • Presión arterial baja (hipotensión).
  • Sodio en la sangre elevado (hipernatremia).
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Ritmo cardíaco rápido.
  • Pérdida de peso.

Desequilibrio de electrolitos

La diabetes insípida también puede provocar un desequilibrio de electrolitos. Los electrolitos son minerales presentes en la sangre, como el sodio y el potasio, que mantienen el equilibrio de los líquidos en tu cuerpo. El desequilibrio de electrolitos puede provocar síntomas, tales como:

  • Cansancio o letargo.
  • Náuseas.
  • Pérdida de apetito.
  • Calambres musculares.
  • Desorientación.
March 19, 2016
References
  1. Di Iorgi N, et al. Management of diabetes insipidus and adipsia in the child. Best Practice & Research Clinical Endocrinology & Metabolism. 2015;29:415.
  2. Diabetes insipidus. National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse. http://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/kidney-disease/diabetes-insipidus-di/Pages/facts.aspx. Accessed Dec. 17, 2015.
  3. Ferri FF. Diabetes insipidus. In: Ferri's Clinical Advisor 2016. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 17, 2015.
  4. Bockenhauer D, et al. Pathophysiology, diagnosis and management of nephrogenic diabetes insipidus. Nature Reviews — Nephrology. 2015;11:576.
  5. Bichet DG. Urine output in diabetes insipidus. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 22, 2015.
  6. Bichet DG. Diagnosis of polyuria and diabetes insipidus. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 22, 2015.
  7. Qureshi S, et al. Diabetes insipidus: Celebrating a century of vasopressin therapy. Endocrinology. 2014;155:4605.
  8. Capatina C. Diabetes insipidus after a traumatic brain injury. Journal of Clinical Medicine. 2015;4:1448.
  9. Marx JA, et al., eds. Electrolyte disorders. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 17, 2015.