La depresión masculina es una enfermedad grave, pero muchos hombres intentan ignorarla o no quieren recibir tratamiento. Infórmate sobre los signos y síntomas, y sobre qué hacer.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Te sientes irritable, aislado o retraído? ¿Te encuentras trabajando todo el tiempo? ¿Bebes demasiado? Estas estrategias poco saludables para sobrellevar la situación pueden ser pistas de que tienes depresión masculina.

La depresión puede afectar a hombres y mujeres de manera diferente. Cuando la depresión ocurre en los hombres, puede estar enmascarada por un comportamiento poco saludable para sobrellevar la situación. Por varias razones, la depresión masculina a menudo no se diagnostica y puede tener consecuencias devastadoras cuando no se trata. Pero la depresión masculina generalmente mejora con el tratamiento.

Las señales y síntomas de la depresión pueden ser diferentes en hombres y en mujeres. Los hombres también tienden a usar diferentes habilidades de afrontamiento (tanto saludables como no saludables) que las mujeres, pero no está claro por qué los hombres y las mujeres pueden experimentar la depresión de manera diferente. Probablemente involucra una serie de factores, que incluyen la química cerebral, las hormonas y las experiencias de vida.

Al igual que las mujeres con depresión, los hombres con depresión pueden hacer lo siguiente:

  • Sentirse triste, desesperado o vacío
  • Sentirse extremadamente cansado
  • Tener dificultad para dormir o dormir demasiado
  • No obtener placer de las actividades que normalmente se disfrutan

Otros comportamientos en los hombres que podrían ser señales de depresión, pero que no se reconocen como tales, incluyen:

  • Comportamiento de escape, como pasar mucho tiempo en el trabajo o en deportes
  • Síntomas físicos, como dolores de cabeza, problemas digestivos y dolor
  • Problemas con el uso de alcohol o drogas
  • Comportamiento controlador, violento o abusivo
  • Irritabilidad o ira inapropiada
  • Comportamiento riesgoso, como conducir imprudentemente

Debido a que estos comportamientos podrían ser señales de o podrían solaparse con otros problemas de salud mental, o podrían estar asociados con enfermedades, la ayuda profesional es la clave para un diagnóstico preciso y un tratamiento apropiado.

A menudo no se diagnostica la depresión en los hombres por varias razones, entre ellas:

  • Falta de reconocimiento de la depresión. Tal vez pienses que sentirse triste o emocional es siempre el síntoma principal de la depresión. Pero para muchos hombres, ese no es el síntoma principal. Por ejemplo, los dolores de cabeza, los problemas digestivos, el cansancio, la irritabilidad o el dolor a largo plazo a veces pueden indicar depresión. También lo puede ser sentirse aislado y buscar distracción para evitar enfrentar sentimientos o relaciones.
  • Minimizar los signos y síntomas. Es posible que no reconozcas cuánto te afectan tus síntomas o que no quieras admitir que estás deprimido, ni a ti mismo, ni a nadie más. Pero ignorar, suprimir o enmascarar la depresión con un comportamiento poco saludable solamente empeorará las emociones negativas.
  • Negarse a hablar de los síntomas de la depresión. Es posible que no estés abierto a hablar de tus sentimientos con familiares o amigos, y mucho menos con un médico o un profesional de la salud mental. Como muchos hombres, puedes haber aprendido a enfatizar el autocontrol. Es posible que pienses que no es varonil expresar emociones y sentimientos asociados a la depresión y que trates de suprimirlos.
  • Resistirse al tratamiento de salud mental. Incluso si sospechas que tienes depresión, puedes evitar el diagnóstico o rechazar el tratamiento. Puedes evitar recibir ayuda porque te preocupa que el estigma de la depresión pueda dañar tu carrera o hacer que tu familia y tus amigos pierdan el respeto por ti.

Aunque las mujeres intentan suicidarse con más frecuencia que los hombres, los hombres tienen más probabilidades de suicidarse. Eso es porque los hombres:

  • Usan métodos que tienen más probabilidad de causar la muerte, como las armas de fuego.
  • Pueden actuar más impulsivamente ante pensamientos suicidas.
  • Muestran menos señales de advertencia, como hablar sobre el suicidio.

Si crees que puedes llegar a lastimarte o intentar suicidarte, pide ayuda sin demora:

  • Llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato.
  • Llama a la línea directa de asistencia al suicida. En los Estados Unidos, llama a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) o usa su chat web en suicidepreventionlifeline.org/chat.

Si tienes pensamientos suicidas, pero no estás pensando en hacerte daño a ti mismo en lo inmediato, pide ayuda:

  • Acércate a un amigo cercano o un ser querido, aunque sea difícil hablar sobre tus sentimientos.
  • Ponte en contacto con un pastor, un líder espiritual u otra persona de tu comunidad religiosa.
  • Considera sumarte a un grupo de salud para hombres que se ocupe de la depresión.
  • Llama a la línea directa del centro de asistencia al suicida.
  • Pide una consulta con tu médico, otro proveedor de atención primaria o un profesional de salud mental.

Pedir ayuda puede ser difícil para los hombres. Pero sin tratamiento, es poco probable que la depresión desaparezca y puede empeorar. La depresión no tratada puede hacer que tú y las personas cercanas a ti se sientan miserables. Puede causar problemas en todos los aspectos de tu vida, incluso tu salud, carrera, relaciones y seguridad personal.

La depresión, incluso si es grave, por lo general mejora con medicamentos o asesoramiento psicológico (psicoterapia) o ambos. Si tú o alguien cercano a ti piensan que puedes estar deprimido, habla con tu médico o con un profesional de la salud mental. Es una señal de fortaleza pedir consejo o buscar ayuda cuando la necesitas.

El tratamiento con un profesional de la salud mental, como la psicoterapia, puede ayudarte a aprender habilidades de afrontamiento saludables. Estos pueden incluir lo siguiente:

  • Metas. Establece metas realistas y prioriza las tareas.
  • Apoyo. Busca el apoyo emocional de tu pareja, familia o amigos. Aprende estrategias para construir vínculos sociales y poder participar en actividades sociales.
  • Afrontamiento. Aprende maneras de manejar el estrés, como a través de la meditación y la conciencia plena, y desarrolla habilidades para resolver problemas.
  • Decisiones. Posterga tomar decisiones importantes, como cambiar de trabajo, hasta que los síntomas de la depresión mejoren.
  • Actividades. Participa en actividades que normalmente disfrutas, como juegos de pelota, pesca o un pasatiempo.
  • Salud. Trata de respetar un horario fijo y hacer elecciones saludables para tu estilo de vida, como llevar una alimentación saludable y hacer actividad física periódica, para promover una mejor salud mental.

Existen muchos tratamientos efectivos para la depresión. Por lo tanto, no trates de combatir la depresión masculina tú solo; las consecuencias podrían ser devastadoras.

Sept. 14, 2019