Las consultas por video pueden ayudarte a recibir la atención médica que necesitas, sin salir de casa, durante la pandemia de COVID-19. A continuación explicamos cómo saber si una visita en línea es lo mejor para ti.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La pandemia de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) ha cambiado la manera en que la gente se encuentra con sus amigos, familiares, y colegas. También está cambiando la manera en que la gente recibe atención médica. En todos estos casos, la tecnología crea conexiones significativas.

Quizás tengas un dispositivo móvil, como un teléfono digitalizado o una tableta. O tal vez tengas una computadora portátil o una de escritorio. Con el dispositivo correcto y una conexión de internet confiable, tal vez puedas visitar a tu médico en línea desde tu casa gracias al aumento de los servicios de telemedicina basados en video.

Las visitas de telemedicina pueden atender una variedad de necesidades de salud, incluyendo:

  • Atención de urgencia, con la COVID-19 .
  • Atención rápida para un diagnóstico inmediato de afecciones como infecciones en los senos paranasales o sarpullidos
  • Atención primaria, incluyendo administración de medicamentos
  • Atención prenatal
  • Asesoramiento psicológico
  • Control de la diabetes
  • Consultas con especialistas

Muchas personas reportan haber tenido una experiencia positiva con las visitas en línea. El factor de la conveniencia se aprecia mucho. No es necesario ir en automóvil ni buscar una niñera. No tienes que cambiarte la ropa cómoda de casa.

Mucha gente también dice que una consulta en tiempo real puede ser tan efectiva como una visita en el consultorio. Además, cuando es necesario mantener distancia física durante la pandemia de la COVID-19, las visitas para atención médica por video ofrecen una forma de acceso oportuna y sin salir de casa.

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, la tecnología de video ayuda a los médicos a conectarse con la gente de las zonas rurales. Más de la mitad de los hospitales y centros médicos de EE. UU. usan la telesalud de alguna manera hoy en día. Se espera que esa tasa aumente sustancialmente con el tiempo.

Breve repaso de la definición: telemedicina es un término general que incluye cualquier servicio relacionado con la salud que utilice tecnología telefónica y de video, incluyendo la educación y la administración médica. La telemedicina se refiere a los servicios clínicos como las visitas médicas en línea.

La tecnología les permite a los expertos médicos de los centros de salud más grandes analizar los resultados de las pruebas y consultar sobre los planes de tratamiento con los médicos de las comunidades más pequeñas o de los centros que pueden estar lejos. Esto les permite a los médicos tratar a personas que normalmente no tendrían acceso a esta atención médica experta.

La telecardiología, que utiliza la telemedicina para tratar a las personas con enfermedades cardíacas, es un ejemplo. Los datos clínicos y los resultados de las pruebas por imágenes de corazón se pueden enviar a especialistas que estén lejos, por lo que no hay necesidad de viajar. Para tratar a personas con accidente cerebrovascular a distancia, los especialistas de los principales centros médicos pueden utilizar los servicios de telemedicina para interpretar las pruebas por imágenes y recomendar planes de tratamiento de forma rápida.

Una visita en línea o una consulta telefónica resultan útiles cuando tienes preguntas sobre enfermedades de menor importancia, como dolor de garganta, sarpullidos o esguinces menores. También es una forma eficaz de hablar sobre un problema de salud nuevo o en curso hasta que puedas acudir a una visita en persona.

Comenzar con una visita en línea para problemas que no son una emergencia puede ayudarles a ti y al médico a decidir los mejores pasos a seguir. A veces una consulta en línea es todo lo que se necesita. Pero los siguientes pasos podrían incluir una visita a la clínica para pruebas de seguimiento o una exploración física.

Algunos problemas de salud requieren atención médica en persona desde el principio. En caso de dolor abdominal, un hueso roto o un posible ataque cardíaco, necesitas que el médico te haga una evaluación en persona. Quizás también necesites análisis de laboratorio u otras pruebas y en algunos casos atención de emergencia.

Si estás considerando una visita en línea, consulta al personal de la clínica para revisar tus opciones. Por ejemplo, antes de la cita, tendrás que asegurarte de tener en casa toda la tecnología necesaria. Y siempre debes buscar atención de emergencia cuando la necesites.

Cada plan de salud es diferente. Algunos planes cubren las visitas médicas por video y otros cubren tanto las visitas en línea como las telefónicas. Muchos siguen trabajando para ampliar el acceso a diversas formas de telemedicina. Llama a tu compañía de seguros si tienes preguntas o si no estás seguro de que estos servicios estén cubiertos.

En los Estados Unidos, una declaración de emergencia emitida durante la pandemia de COVID-19 eximió de muchas restricciones a la telemedicina. Así que más personas con Medicare y Medicaid pueden usar estos servicios ahora.

Los centros médicos utilizan medidas de privacidad estrictas para proteger a las personas en línea. De hecho, las mismas reglas de privacidad se aplican tanto a las visitas virtuales como a las presenciales.

El software de seguridad mantiene la información personal de salud privada. Un proceso llamado cifrado bloquea el acceso a los videos y la actividad de compartir pantalla. Las contraseñas y las reuniones solo por invitación añaden más capas de protección.

Algunas empresas y sistemas de salud ofrecen servicios en línea de asesoramiento o urgencias que no requieren una cita. Estos servicios "a la carta" pueden estar disponibles en tu clínica o como parte de tu plan de salud. O bien puedes recibirlos a través de una empresa privada. Después de crear una cuenta, esperas al primer médico disponible.

Las clínicas de salud ambulatorias, por otro lado, programan las visitas por video al igual que para las visitas en persona. Este podría ser el caso de tu proveedor de atención médica. Revisa la información del paciente de tu clínica en línea o llama a tu clínica para conocer tus opciones y la información que necesitas para tu cita.

Cuando llegue el momento de la visita, recibirás instrucciones para conectarte al sistema de visitas por video de la clínica.

Así como sucede con una visita en persona a tu equipo de atención médica, aprovecharás más cada minuto si planeas la visita con anticipación.

  • Con tiempo, antes de tu cita médica, sigue las instrucciones provistas por la organización para descargar el software necesario.
  • Revisa tu cámara y asegúrate de que tu dispositivo tenga parlantes que funcionan y un micrófono o auriculares.
  • Si utilizas un dispositivo móvil, como un teléfono inteligente o una tableta, busca un área en tu casa con buena conexión a Wi-Fi o datos móviles. Controla que la batería tenga carga suficiente antes de empezar la cita.
  • Encuentra un espacio tranquilo en tu casa donde no te interrumpan.
  • Coloca la cámara de tu dispositivo a la altura de los ojos para que el médico pueda verte y hablar contigo.
  • No te olvides de avisarle al médico si hay otra persona en la habitación durante tu cita. Está bien tener a alguien que te ayude a recordar la conversación.

Como en cualquier cita, prepárate para hablar sobre el motivo de tu consulta, y también sobre cambios en tus síntomas o aparición de algún síntoma nuevo. Además, ten a mano tu lista de medicamentos y suplementos.

Después de tu visita de telemedicina, repasa lo que oíste y anota los puntos más importantes mientras todavía tienes la información fresca. Asegúrate de hacer una consulta de seguimiento según lo solicitado por el médico. Eso podría implicar otra cita virtual o una visita en persona para que se te realicen análisis de laboratorio, pruebas por imágenes o una exploración física.

Haz siempre una consulta de seguimiento al médico si algo cambia, como por ejemplo, si empeoran tus síntomas, o si tienes alguna pregunta. Averigua cual es la mejor manera de comunicarte con él. Correo electrónico de la clínica, opciones de servicio en línea para el paciente o visitas en línea: hoy en día hay muchas maneras de comunicarte con tu equipo de atención médica.

May 13, 2020