He oído hablar sobre varios medicamentos que son tratamientos posibles para la COVID-19. ¿Cuáles son, y cómo funcionan?

Respuesta de Daniel C. DeSimone, M.D.

Aunque hay solo un producto aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para tratar la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), se están poniendo a prueba muchos otros medicamentos.

La FDA aprobó un fármaco antiviral llamado remdesivir (Veklury) para tratar la COVID-19 en adultos y niños de 12 años y mayores. El remdesivir se puede recetar a pacientes hospitalizados con COVID-19 que necesitan oxígeno suplementario o corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente. Este medicamento se administra a través de una aguja que se inserta en la piel (por vía intravenosa).

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó el uso de emergencia de un medicamento llamado Paxlovid, el cual combina dos tipos de fármacos en un mismo producto: En primer lugar, nirmatrelvir, que bloquea la actividad de una enzima específica necesaria para que se replique el virus que causa la COVID-19; y en segundo lugar, ritonavir, un medicamento antiviral que ayuda a hacer más lenta la descomposición del nirmatrelvir. Se autorizó el uso de Paxlovid para tratar la COVID-19 de leve a moderada en personas de 12 años y mayores que corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente. Estos medicamentos se administran por vía oral, en forma de pastillas.

La FDA autorizó el uso de emergencia de otro medicamento llamado molnupiravir para tratar la COVID-19 de leve a moderada en adultos que corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente y que no pueden recurrir a ninguna otra opción de tratamiento. Este medicamento es una pastilla que se toma por vía oral.

La FDA autorizó el uso de emergencia del baricitinib (Olumiant), un fármaco para la artritis reumatoide, para el tratamiento de la COVID-19 en algunos casos. El baricitinib es una pastilla que parece ser eficaz contra dicha enfermedad, ya que reduce la inflamación y tiene un efecto antiviral. Se puede usar en personas hospitalizadas con COVID-19 que usen respiradores mecánicos o necesiten oxígeno suplementario.

Actualmente, los investigadores estudian otros tratamientos posibles para la COVID-19, como los siguientes:

  • Medicamentos antivirales. Los investigadores están probando los medicamentos antivirales favipiravir y merimepodib. En los estudios, se demostró que la combinación de lopinavir y ritonavir no es eficaz.
  • Terapia antiinflamatoria. Los investigadores estudian muchos medicamentos antiinflamatorios para tratar o prevenir la disfunción de varios órganos y las lesiones pulmonares que provoca la inflamación asociada a la infección.
  • Dexametasona. El corticoide dexametasona es un tipo de medicamento antiinflamatorio que los investigadores están estudiando para tratar o prevenir la disfunción de los órganos y las lesiones pulmonares que provoca la inflamación. En los estudios, se demostró que este fármaco reduce en un 30 % el riesgo de muerte en las personas que usan respiradores y en un 20 % en aquellas que necesitan oxígeno suplementario.

    Los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. recomendaron la dexametasona para las personas hospitalizadas con COVID-19 que usan respiradores mecánicos o necesitan oxígeno suplementario. Si no se dispone de este medicamento, pueden usarse otros corticoides, como la prednisona, la metilprednisolona o la hidrocortisona. La dexametasona y otros corticoides pueden ser perjudiciales si se administran para tratar una infección más leve por COVID-19.

    En algunos casos, se les pueden administrar los medicamentos remdesivir, tocilizumab o baricitinib con dexametasona a las personas hospitalizadas que usan respiradores mecánicos o necesitan oxígeno suplementario.

  • Inmunoterapia. Los investigadores también estudian otras inmunoterapias, incluidas las terapias con plasma de personas convalecientes, células madre mesenquimales y anticuerpos monoclonales. Los anticuerpos monoclonales son proteínas creadas en un laboratorio que pueden ayudar al sistema inmunitario a combatir los virus.

    Los medicamentos con anticuerpos monoclonales incluyen sotrovimab, bebtelovimab, una combinación de bamlanivimab y etesevimab, y una combinación de casirivimab e imdevimab. Algunos anticuerpos monoclonales, incluidos bamlanivimab y etesevimab, y casirivimab e imdevimab, no son eficaces contra la COVID-19 causada por ómicron. No obstante, sotrovimab y bebtelovimab sí se pueden usar para tratar la COVID-19 causada por esa variante.

    Estos fármacos se usan para tratar la COVID-19 de leve a moderada en personas que corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de esta enfermedad. El tratamiento se realiza en un entorno ambulatorio y consiste en administrar una única dosis de infusión a través de una aguja que se inserta en el brazo (por vía intravenosa). Para que su eficacia sea mayor, estos medicamentos deben administrarse inmediatamente después de la aparición de los síntomas de la COVID-19 y antes de la hospitalización.

    Los investigadores también estudian el uso de un tipo de inmunoterapia llamada plasma de personas convalecientes. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó el uso de emergencia de la terapia con plasma de personas convalecientes para tratar la COVID-19. El plasma de personas convalecientes es sangre donada por personas que se han recuperado de dicha enfermedad. El plasma de personas convalecientes con una gran cantidad de anticuerpos puede usarse para tratar a algunas personas hospitalizadas con COVID-19 que se encuentran en una fase temprana de la enfermedad o tienen un sistema inmunitario debilitado.

  • Fármacos en proceso de estudio cuya eficacia es incierta. Los investigadores estudian la amlodipina y el losartán. Sin embargo, todavía no se sabe lo eficaces que pueden ser estos fármacos para tratar o prevenir la COVID-19. Se cree que la famotidina no es beneficiosa para tratar esta enfermedad.
  • Ivermectina. El fármaco ivermectina, que se usa para tratar o prevenir parásitos en animales y humanos, no se usa para el tratamiento de virus. Además, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) no aprobó su uso para tratar o prevenir la COVID-19. Consumir grandes dosis de este medicamento puede causar daño grave. No tomes medicamentos destinados a animales para tratar o prevenir la COVID-19.
  • Hidroxicloroquina y cloroquina. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó el uso de emergencia de estos fármacos contra la malaria durante la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) revocó esta autorización cuando en el análisis de datos se demostró que estos fármacos no son eficaces para tratar la COVID-19. También pueden causar graves problemas cardíacos.
  • Fármacos para prevenir la COVID-19. Actualmente, los investigadores estudian distintos fármacos para prevenir la COVID-19 antes y después de la exposición al virus.

    La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) también autorizó el uso combinado de los anticuerpos monoclonales tixagevimab y cilgavimab (Evusheld) para prevenir la COVID-19 en algunas personas con sistemas inmunitarios debilitados o con antecedentes de reacciones graves a una vacuna contra dicha enfermedad.

No se sabe si alguno de ellos será eficaz contra la COVID-19. Es fundamental completar los estudios médicos para determinar si alguno de estos medicamentos es eficaz contra la COVID-19.

No pruebes estos medicamentos sin una receta médica y sin la aprobación del proveedor de atención médica, incluso aunque hayas oído que pueden ser prometedores. Pueden tener efectos secundarios graves. Se reservan para personas gravemente enfermas y que están bajo la atención de un proveedor de atención médica.

With

Daniel C. DeSimone, M.D.

June 11, 2022