Diagnóstico

Con frecuencia, la EPOC es mal diagnosticada: en ocasiones se les dice a los exfumadores que tienen EPOC, cuando en realidad puede que tengan un simple deterioro u otra afección pulmonar menos frecuente. Del mismo modo, es posible que muchas personas que tienen EPOC no reciban un diagnóstico hasta que la enfermedad esté avanzada; en esos casos, las intervenciones son menos eficaces.

Para diagnosticar tu enfermedad, el médico revisará tus signos y síntomas, analizará tus antecedentes e historia clínica, y toda exposición que hayas tenido a irritantes pulmonares, especialmente al humo de cigarrillo. Es posible que el médico solicite varias pruebas para diagnosticar tu enfermedad.

Las pruebas pueden incluir:

  • Pruebas de la función pulmonar. Las pruebas de la función pulmonar miden la cantidad de aire que puedes inhalar y exhalar, y si tus pulmones están suministrando suficiente oxígeno a la sangre.

    La espirometría es la prueba de la función pulmonar más frecuente. Durante esta prueba, se te pedirá que soples dentro de un tubo ancho conectado a una pequeña máquina llamada espirómetro. Esta máquina mide la cantidad de aire que pueden retener tus pulmones y la velocidad con la que puedes sacar aire de ellos.

    La espirometría puede detectar la EPOC incluso antes de que tengas síntomas de la enfermedad. También puede utilizarse para hacer un seguimiento del avance de la enfermedad y para controlar si el tratamiento está funcionando bien. La espirometría suele incluir una medición del efecto de la administración de un broncodilatador. Otras pruebas de función pulmonar incluyen la medición del volumen de los pulmones, la capacidad de difusión y la pulsioximetría.

  • Radiografía torácica. Una radiografía torácica puede mostrar el enfisema, una de las principales causas de EPOC. Una radiografía también puede descartar otros problemas pulmonares o insuficiencia cardíaca.
  • Exploración por TC. Una exploración por TC puede ayudar a detectar un enfisema y a determinar si podrías beneficiarte de una cirugía para la EPOC. Las exploraciones por TC también pueden utilizarse para detectar cáncer de pulmón.
  • Gasometría arterial. Este análisis de sangre mide si tus pulmones están suministrando oxígeno a la sangre y eliminando el dióxido de carbono de manera adecuada.
  • Análisis de laboratorio. No se utilizan análisis de laboratorio para diagnosticar EPOC, pero podrían utilizarse para determinar la causa de los síntomas o para descartar otras afecciones. Por ejemplo, pueden utilizarse análisis de laboratorio para determinar si tienes el trastorno genético de deficiencia de alfa-1 antitripsina, el cual puede ser la causa de algunos casos de EPOC. Este análisis puede realizarse si tienes antecedentes de EPOC y manifiestas EPOC a una edad temprana, por ejemplo, antes de los 45 años.

Tratamiento

Un diagnóstico de EPOC no es el fin del mundo. La mayoría de las personas tienen casos leves de la enfermedad, para los cuales no se necesita mucha más terapia que dejar de fumar. Incluso en estadios más avanzados de la enfermedad, existe una terapia eficaz que puede controlar los síntomas, reducir el riesgo de complicaciones y reagudizaciones, y mejorar tu capacidad de tener una vida activa.

Dejar de fumar

La medida más importante en cualquier plan de tratamiento para la EPOC es dejar de fumar por completo. Es la única manera de impedir que la EPOC empeore, lo cual a la larga puede reducir tu capacidad de respirar. Pero dejar de fumar no es fácil. Y puede parecer particularmente abrumador si has tratado de dejar pero no lo lograste.

Habla con tu médico acerca de los productos y medicamentos reemplazantes de la nicotina que podrían ayudar, y también acerca de cómo manejar las recaídas. Tu médico también puede recomendarte un grupo de apoyo para personas que quieren dejar de fumar. También es una buena idea evitar la exposición al humo de segunda mano cuando sea posible.

Medicamentos

Los médicos utilizan diversos tipos de medicamentos para tratar los síntomas y las complicaciones de la EPOC. Puedes tomar algunos medicamentos regularmente y otros cuando los necesites.

Broncodilatadores

Estos medicamentos (que, por lo general, vienen en un inhalador) relajan los músculos que rodean las vías respiratorias. Esto puede ayudar a aliviar la tos y la dificultad para respirar, además de hacer que respires más fácilmente. Según la gravedad de la enfermedad, es posible que necesites un broncodilatador de acción rápida antes de realizar ciertas actividades o un broncodilatador de acción prolongada que uses todos los días, o ambos.

Los broncodilatadores de acción rápida incluyen salbutamol (ProAir HFA, Ventolin HFA y otros), levalbuterol (Xopenex HFA) y ipratropio (Atrovent). Los broncodilatadores de acción prolongada incluyen tiotropio (Spiriva), salmeterol (Serevent), formoterol (Foradil, Perforomist), arformoterol (Brovana), indacaterol (Arcapta) y aclidino (Tudorza).

Esteroides inhalados

Los medicamentos con corticoesteroides inhalados pueden reducir la inflamación de las vías respiratorias y ayudar a evitar reagudizaciones. Los efectos secundarios pueden incluir hematomas, infecciones orales y ronquera. Estos medicamentos son útiles para las personas con reagudizaciones frecuentes de la EPOC. La fluticasona (Flovent HFA, Flonase y otros) y el budesonida (Pulmicort Flexhaler, Uceris y otros) son ejemplos de esteroides inhalados.

Inhaladores combinados

Algunos medicamentos combinan broncodilatadores y esteroides inhalados. Salmeterol y fluticasona (Advair), y formoterol y budesonida (Symbicort) son ejemplos de inhaladores combinados.

Esteroides orales

Para personas que tienen una reagudización moderada o grave, los tratamientos cortos (por ejemplo, de cinco días) con corticoesteroides orales previenen el empeoramiento de la EPOC. Sin embargo, el uso de estos medicamentos a largo plazo puede tener efectos secundarios graves, tales como aumento de peso, diabetes, osteoporosis, cataratas y un mayor riesgo de infección.

Inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 4

Un nuevo tipo de medicamento aprobado para personas con EPOC grave y síntomas de bronquitis crónica es el roflumilast (Daliresp), un inhibidor de la fosfodiesterasa tipo 4. Este medicamento reduce la inflamación de las vías respiratorias y las relaja. Los efectos secundarios frecuentes incluyen diarrea y pérdida de peso.

Teofilina

Este medicamento muy económico puede ayudar a mejorar la respiración y prevenir las reagudizaciones. Los efectos secundarios pueden incluir náuseas, cefalea, latidos rápidos del corazón y temblores. Los efectos secundarios dependen de la dosis; se recomiendan dosis bajas.

Antibióticos

Las infecciones respiratorias, tales como la bronquitis aguda, la neumonía y la influenza, pueden agravar los síntomas de la EPOC. Los antibióticos ayudan a tratar las reagudizaciones, pero no suelen recomendarse como medida de prevención. Sin embargo, un estudio reciente muestra que el antibiótico azitromicina previene las reagudizaciones, aunque no está claro si esto se debe a su efecto antibiótico o a sus propiedades antiinflamatorias.

Terapias pulmonares

Los médicos suelen utilizar las siguientes terapias adicionales para las personas con EPOC de moderada a grave:

  • Oxigenoterapia. Si no tienes suficiente oxígeno en la sangre, es probable que necesites administración de oxígeno. Existen varios dispositivos para suministrar oxígeno a los pulmones, incluidas unas unidades portátiles livianas que puedes llevar contigo mientras haces mandados y recorres la ciudad.

    Algunas personas con EPOC usan oxígeno solo durante las actividades o mientras duermen. Otras usan oxígeno todo el tiempo. La oxigenoterapia puede mejorar la calidad de vida y es la única terapia para la EPOC que se comprobó que prolonga la vida. Habla con el médico sobre tus necesidades y opciones.

  • Programa de rehabilitación pulmonar. Estos programas generalmente combinan educación, capacitación sobre actividad física, recomendaciones nutricionales y asesoramiento psicológico. Trabajarás con una variedad de especialistas, que pueden personalizar el programa de rehabilitación para que se adapte a tus necesidades.

    La rehabilitación pulmonar puede acortar las internaciones, aumentar tu capacidad de participar en actividades cotidianas y mejorar tu calidad de vida. Habla con tu médico acerca de la posible derivación a un programa.

Control de las reagudizaciones

Incluso con un tratamiento en curso, es posible que haya ocasiones en que los síntomas empeoren durante días o semanas. Esto se llama reagudización y puede provocar insuficiencia pulmonar si no recibes tratamiento de inmediato.

Las reagudizaciones pueden estar causadas por una infección respiratoria, por la contaminación del aire o por otros desencadenantes de inflamación. Independientemente de la causa, es importante buscar atención médica de inmediato si notas un aumento sostenido de la tos o un cambio en la mucosidad, o si tienes mayor dificultad para respirar.

Cuando se producen reagudizaciones, es posible que necesites medicamentos adicionales (tales como antibióticos, esteroides o ambos), administración de oxígeno o tratamiento en el hospital. Una vez que los síntomas mejoran, el médico hablará contigo acerca de las medidas que debes tomar para evitar reagudizaciones más adelante. Las medidas incluyen dejar de fumar, tomar esteroides inhalados, broncodilatadores de acción prolongada u otros medicamentos, recibir la vacuna anual contra la influenza y evitar la contaminación del aire cuando sea posible.

Cirugía

La cirugía es una opción para algunas personas que padecen determinadas formas más graves de enfisema pulmonar y no obtienen buenos resultados solo con medicamentos. Entre las opciones quirúrgicas, pueden mencionarse las siguientes:

  • Cirugía para reducir el volumen pulmonar. En esta cirugía, el médico elimina pequeños trozos de tejido pulmonar dañado de la parte superior de los pulmones. Así, se genera más espacio en la cavidad torácica en el que puede expandirse el tejido pulmonar sano y donde el diafragma puede funcionar de manera más eficiente. En algunas personas, esta cirugía puede mejorar la calidad de vida y prolongarla.
  • Trasplante de pulmón. El trasplante de pulmón puede ser una opción para determinadas personas que cumplen con criterios específicos. El trasplante puede mejorar la capacidad de respirar y mantenerse activo. Sin embargo, es una intervención mayor que implica riesgos considerables, como rechazo del órgano, y es necesario tomar medicamentos inmunosupresores de por vida.
  • Bulectomía. Cuando las paredes de los sacos de aire se destruyen, se forman espacios de aire grandes (bulas) en los pulmones. Las bulas pueden agrandarse y provocar problemas respiratorios. En una bulectomía, el médico extrae las bulas de los pulmones para mejorar el flujo de aire.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes EPOC, puedes tomar las siguientes medidas para sentirte mejor y demorar el daño a los pulmones:

  • Controla la respiración. Habla con tu médico o terapeuta de la respiración sobre técnicas para respirar con mayor eficacia durante todo el día. También asegúrate de analizar las posiciones de respiración y las técnicas de relajación que puedes usar cuando tienes dificultad para respirar.
  • Limpia tus vías respiratorias. Al padecer EPOC, la mucosidad tiende a acumularse en las vías aéreas y puede ser difícil de eliminar. La tos controlada, tomar abundante agua y utilizar un humidificador pueden ayudar.
  • Haz ejercicio regularmente. Puede ser difícil hacer ejercicio si tienes problemas para respirar; sin embargo, si haces ejercicio en forma regular, mejorarás tu fuerza y resistencia en general, y fortalecerás los músculos respiratorios. Analiza con tu médico qué actividades son adecuadas para ti.
  • Consume alimentos saludables. Una dieta saludable puede ayudarte a mantener la fuerza. Si tienes bajo peso, el médico podría recomendar que tomes suplementos nutricionales. Si tienes sobrepeso, perder peso puede ayudar significativamente a tu respiración, sobre todo en los momentos en que haces algún esfuerzo.
  • Evita el humo y la contaminación del aire. Además de dejar de fumar, es importante que evites los lugares donde otras personas fuman. El humo de segunda mano puede contribuir a un mayor daño pulmonar. Otros tipos de contaminación del aire también pueden irritar tus pulmones.
  • Consulta al médico regularmente. Cumple tu cronograma de consultas, incluso si te sientes bien. Es importante controlar constantemente tu función pulmonar. También asegúrate de darte la vacuna anual contra la influenza en el otoño para ayudar a prevenir infecciones que pueden empeorar la EPOC. Pregúntale a tu médico cuándo debes darte la vacuna antineumocócica. Cuéntale al médico si los síntomas empeoran o si notas signos de infección.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Vivir con EPOC puede ser un desafío, especialmente cuando se torna más difícil recuperar el aliento. Quizás debas dejar de hacer algunas actividades que antes disfrutabas. Para tus familiares y amigos, tal vez sea difícil adaptarse a algunos de los cambios.

Puede ayudarte compartir tus temores y sentimientos con tu familia, tus amigos y con el médico. Posiblemente desees considerar la idea de unirte a un grupo de apoyo para personas que padecen EPOC. Y, si te sientes deprimido o abrumado, quizás te ayude hacer terapia o tomar medicamentos.

Preparación para la consulta

Si tu médico de atención primaria sospecha que tienes EPOC, probablemente te derive a un neumólogo, un médico especializado en enfermedades de los pulmones.

Qué puedes hacer

Antes de tu consulta, quizás quieras preparar una lista de respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué síntomas tienes? ¿Cuándo comenzaron?
  • ¿Qué empeora los síntomas? ¿Qué los mejora?
  • ¿Tienes algún familiar con EPOC?
  • ¿Has recibido algún tratamiento para la EPOC? Si es así, ¿cuál? ¿Te ayudó?
  • ¿Has tomado alguna vez betabloqueantes para la presión arterial alta o el corazón?
  • ¿Recibes tratamiento para alguna otra afección?
  • ¿Qué medicamentos y suplementos tomas regularmente?

Tal vez quieras que un amigo o familiar te acompañe a la consulta. A menudo, dos pares de oídos escuchan más que uno a la hora de obtener información sobre un problema médico complejo como la EPOC. Toma notas si te sirve.

Qué esperar del médico

El médico puede hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto hace que tienes tos?
  • ¿Tienes dificultad para respirar a menudo?
  • ¿Has notado algún silbido al respirar?
  • ¿Fumas o has fumado cigarrillos alguna vez?
  • ¿Necesitas ayuda para dejarlo?

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) - atención en Mayo Clinic

Aug. 11, 2017
  1. What is COPD? (¿Qué es la EPOC?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/copd. Último acceso: 11 de febrero de 2016.
  2. Ferri FF. Chronic obstructive pulmonary disease (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica). En: Ferri’s Clinical Advisor 2016 (Consejos clínicos de Ferri 2016). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 11 de febrero de 2016.
  3. Han MK, et al. Chronic obstructive pulmonary disease: Definition, clinical manifestations, diagnosis, and staging (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica: definición, manifestaciones clínicas, diagnóstico y estadificación). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 15 de febrero de 2016.
  4. Balkissoon R, et al. Chronic obstructive pulmonary disease: A concise review (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica: análisis conciso). Medical Clinics of North America (Clínicas Médicas de Norteamérica). 2011;95:1125.
  5. Foreman M, et al. Genes and COPD (Genes y EPOC). Medical Clinics of North America (Clínicas Médicas de Norteamérica). 2012;96:699.
  6. Longo DL, et al., eds. Chronic obstructive pulmonary disease (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 15 de febrero de 2016.
  7. Pagon RA, et al., eds. Alpha-1 antitrypsin deficiency (Deficiencia de alfa-1 antitripsina). En: GeneReviews. Seattle, Wash.: Universidad de Seattle, Washington; 1993-2016. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK1116. Último acceso: 23 de marzo de 2016.
  8. Hillas G, et al. Managing comorbidities in COPD (Manejo de las comorbilidades en la EPOC). International Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease (Revista Internacional de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). 2015;10:95.
  9. Standards for the diagnosis and management of patients with COPD (Estándares para el diagnóstico y tratamiento de pacientes con EPOC). American Thoracic Society (Sociedad Torácica Estadounidense). http://www.thoracic.org/copd-guidelines/index.php. Último acceso: 23 de marzo de 2016.
  10. Ferguson GT, et al. Management of stable chronic obstructive pulmonary disease (Control de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica estable). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 15 de febrero de 2016.
  11. Barbara Woodward Lips Patient Education Center (Centro de Educación para el Paciente Barbara Woodward Lips). Chronic obstructive pulmonary disease (COPD) (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica [EPOC]). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2013.
  12. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 22 de marzo de 2016.
  13. Stoller JK. Management of exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease (Control de las reagudizaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de marzo de 2016.
  14. Mallea JM (opinión de un experto). Mayo Clinic, Jacksonville, Fla. 26 de abril de 2016.
  15. What are the benefits of quitting smoking? (¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/smo/benefits. Último acceso: 27 de abril de 2016.
  16. Jha P, et al. 21st-century hazards of smoking and benefits of cessation in the United States (Riesgos del tabaquismo en el siglo XXI y beneficios de dejar de fumar en los Estados Unidos). The New England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra). 2013;368:341.