Perspectiva general

El cáncer de colon es el cáncer del intestino grueso (colon), que es la parte final del tubo digestivo. La mayoría de los casos del cáncer de colon comienza como un conjunto de células pequeño y no canceroso (benigno) denominado «pólipo adenomatoso». Con el tiempo, algunos de estos pólipos pueden convertirse en cáncer de colon.

Los pólipos pueden ser pequeños y causar pocos síntomas o no causarlos. Por este motivo, los médicos recomiendan realizar análisis para la detección en forma regular con el fin de ayudar a prevenir el cáncer de colon mediante la identificación y extirpación de pólipos antes de que se conviertan en cáncer.

Síntomas

Los signos y síntomas del cáncer de colon son:

  • Un cambio en tus hábitos intestinales, como diarrea o estreñimiento, o un cambio en la consistencia de las heces que dura más de cuatro semanas
  • Sangrado rectal o sangre en las heces
  • Malestar abdominal persistente, como calambres, gases o dolor
  • Sensación de que no vaciaste por completo los intestinos
  • Debilidad o fatiga
  • Adelgazamiento sin causa aparente

Muchas personas con cáncer de colon no tienen ningún síntoma en las primeras etapas de la enfermedad. Cuando aparecen los síntomas, es muy probable que varíen según el tamaño y ubicación del cáncer en el intestino grueso.

Cuándo consultar al médico

Si observas algún síntoma de cáncer de colon, como sangre en las heces o cambios continuos en los hábitos intestinales, no dudes en solicitar una consulta con el médico.

Habla con el médico acerca de cuándo deberías comenzar a realizarte análisis para la detección de cáncer de colon. Por lo general, las pautas recomiendan comenzar con el primer análisis para la detección de cáncer de colon a los 50 años. El médico puede recomendarte que comiences a realizarte análisis para la detección a una edad más temprana o con mayor frecuencia si tienes otros factores de riesgo, como antecedentes familiares de la enfermedad.

Causas

En la mayoría de los casos, no se sabe con certeza qué es lo que provoca cáncer de colon. Los médicos saben que el cáncer de colon ocurre cuando las células sanas del colon presentan errores en su constitución genética, es decir, en el ADN.

Las células sanas crecen y se dividen de manera ordenada para mantener el funcionamiento normal del cuerpo. Sin embargo, cuando el ADN de una célula se daña y se vuelve canceroso, las células continúan dividiéndose, incluso si no se necesitan células nuevas. A medida que las células se acumulan, forman un tumor.

Con el tiempo, las células cancerosas pueden crecer e invadir y destruir el tejido normal de alrededor. Además, las células cancerosas pueden desplazarse a otras partes del cuerpo para formar depósitos (metástasis).

Mutaciones genéticas heredadas que aumentan el riesgo de contraer cáncer de colon

Las mutaciones genéticas hereditarias que aumentan el riesgo de padecer cáncer de colon pueden heredarse de la familia, pero estos genes heredados solo se relacionan con un pequeño porcentaje de los casos de cáncer de colon. Las mutaciones genéticas hereditarias no logran que el cáncer sea inevitable, pero pueden aumentar el riesgo que tiene una persona de padecer cáncer en forma considerable.

Las formas más frecuentes de los síndromes de cáncer de colon hereditarios son:

  • Cáncer colorrectal hereditario no poliposo. Este síndrome, también denominado «síndrome de Lynch», aumenta el riesgo de contraer cáncer de colon y otros tipos de cáncer. Las personas que tienen cáncer colorrectal hereditario no poliposo suelen padecer cáncer de colon antes de cumplir 50 años.
  • Poliposis adenomatosa hereditaria. La poliposis adenomatosa hereditaria es un trastorno poco frecuente que hace aparecer miles de pólipos en el revestimiento del colon y el recto. Las personas que sufren poliposis adenomatosa familiar tienen un riesgo mucho mayor de padecer cáncer de colon antes de cumplir 40 años.

La poliposis adenomatosa hereditaria, el cáncer colorrectal hereditario no poliposo y otros síndromes de cáncer de colon hereditarios poco frecuentes pueden detectarse mediante análisis genéticos. Si te preocupan tus antecedentes familiares de cáncer de colon, pregúntale al médico si esos antecedentes sugieren que tienes riesgo de padecer esas afecciones.

Relación entre la dieta y el aumento del riesgo de padecer cáncer de colon

Los estudios de grandes grupos de personas han demostrado una relación entre una dieta occidental habitual y el aumento del riesgo de padecer cáncer de colon. Una dieta occidental habitual contiene alto contenido de grasa y poca fibra.

Cuando las personas se mudan de zonas donde la dieta habitual contiene bajo contenido de grasa y mucha fibra a zonas donde la dieta occidental habitual es más frecuente, su riesgo de padecer cáncer de colon aumenta de manera significativa. No queda claro por qué ocurre esto, pero los investigadores están estudiando si una dieta de alto contenido de grasa y bajo contenido de fibra afecta los microorganismos que viven en el colon o provoca una inflamación preexistente que puede contribuir al riesgo de padecer cáncer. Esta es un área de investigación activa y los estudios se realizan de manera continua.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de colon son:

  • Edad avanzada. La gran mayoría de las personas con diagnóstico de cáncer de colon tienen más de 50 años. El cáncer de colon puede presentarse en personas más jóvenes, pero con una frecuencia mucho menor.
  • Raza afroamericana. Los afroamericanos tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer de colon que las personas de otras razas.
  • Antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos. Si ya tuviste cáncer de colon o pólipos adenomatosos, tienes mayor riesgo de padecer cáncer de colon en el futuro.
  • Enfermedades inflamatorias intestinales. Las enfermedades inflamatorias crónicas del colon, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Síndromes heredados que aumentan el riesgo de sufrir cáncer de colon. Los síndromes genéticos transmitidos a través de las generaciones de tu familia pueden aumentar el riesgo de tener cáncer de colon. Estos síndromes comprenden la poliposis adenomatosa y el cáncer colorrectal hereditario no poliposo, también conocido como «síndrome de Lynch».
  • Antecedentes familiares de cáncer de colon. Tienes más posibilidades de padecer cáncer de colon si tienes un padre, hermanos, hermanas o hijos con esta enfermedad. Si más de un miembro de tu familia tiene cáncer de colon o de recto, el riesgo es aún mayor.
  • Una dieta con bajo contenido de fibra y alto contenido de grasas. El cáncer de colon y el cáncer de recto pueden estar asociados a una dieta con bajo contenido de fibra y con alto contenido de grasas y calorías. Se han obtenido resultados contradictorios en las investigaciones de este campo. Algunos estudios descubrieron un mayor riesgo de padecer cáncer de colon en personas que consumen mucha carne roja y carne procesada.
  • Un estilo de vida sedentario. Si eres inactivo, es más probable que tengas cáncer de colon. Realizar actividad física de forma regular puede reducir el riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Diabetes. Las personas con diabetes y resistencia a la insulina tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Obesidad. Las personas obesas presentan un mayor riesgo de tener cáncer de colon y de morir a causa de esta enfermedad en comparación con las personas cuyo peso se considera normal.
  • Fumar. Las personas que fuman pueden correr un mayor riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Alcohol. El consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Radioterapia contra el cáncer. La radioterapia dirigida al abdomen para tratar casos de cáncer previos aumenta el riesgo de padecer cáncer de colon y cáncer de recto.

Prevención

Hazte análisis de detección del cáncer de colon

Las personas con riesgo promedio de padecer cáncer de colon pueden considerar comenzar los análisis para la detección a los 50 años. Sin embargo, las personas con riesgo elevado, como quienes tienen antecedentes familiares de cáncer de colon, deberían considerar comenzar los análisis para la detección antes.

Existen diversas opciones de análisis para la detección; cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas. Analiza las opciones con el médico para que juntos puedan decidir qué análisis son adecuados para ti.

Haz cambios en tu estilo de vida para reducir el riesgo

Puedes tomar medidas para reducir el riesgo de cáncer de colon haciendo cambios en tu vida cotidiana. Toma las siguientes medidas:

  • Consume una variedad de frutas, vegetales y cereales integrales. Las frutas, los vegetales y los cereales integrales contienen vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, los cuales pueden tener influencia en la prevención del cáncer. Elige una variedad de frutas y de vegetales, de manera que incorpores diversas vitaminas y nutrientes.
  • Si bebes alcohol, hazlo con moderación. Si eliges beber alcohol, limita la cantidad que bebes a no más de una copa al día en el caso de las mujeres y dos copas por día para los hombres.
  • Deja de fumar. Habla con tu médico sobre las maneras de dejar de hacerlo que podrían funcionar en tu caso.
  • Realiza ejercicios casi todos los días de la semana. Intenta hacer, al menos, 30 minutos de ejercicio casi todos los días. Si has estado inactivo, comienza lentamente e incrementa el ritmo de manera gradual hasta alcanzar 30 minutos. Además, consulta con tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
  • Mantén un peso saludable. Si actualmente tienes un peso saludable, esfuérzate por mantenerlo con la combinación de una dieta saludable y actividad física diaria. Si necesitas bajar de peso, pregúntale al médico acerca de maneras saludables de lograr tu objetivo. Intenta bajar de peso lentamente al aumentar la cantidad de actividad física que realizas y al reducir la cantidad de calorías que comes.

Prevención del cáncer de colon para personas con riesgo elevado de padecer esta enfermedad

Se ha demostrado que algunos medicamentos reducen el riesgo de padecer pólipos precancerosos o cáncer de colon. Sin embargo, no hay evidencia suficiente para recomendar estos medicamentos a personas con un riesgo promedio de padecer cáncer de colon. Por lo general, estas opciones se reservan para personas con un riesgo elevado de tener cáncer de colon.

Por ejemplo, hay pruebas que vinculan la reducción del riesgo de tener pólipos y cáncer de colon con el uso regular de aspirina o medicamentos similares a esta. No obstante, no se sabe con certeza ni la dosis ni la cantidad de tiempo necesarias para reducir el riesgo de padecer cáncer de colon. Tomar aspirina a diario tiene algunos riesgos, como sangrado gastrointestinal y úlceras, por lo que los médicos no suelen recomendarla como estrategia de prevención, a menos que tengas mayor riesgo de padecer cáncer de colon.