Descripción general

Los cólicos son un trastorno frustrante que se caracteriza por períodos previsibles de molestias considerables en un bebé por lo demás bien alimentado y sano. Loa bebés con cólicos suelen llorar más de tres horas al día, tres días a la semana, durante tres semanas o más. Nada de lo que haces para ayudar al bebé durante estos episodios parece aliviarlo en absoluto.

Los cólicos pueden ser angustiantes para ti y para el bebé. Pero, he aquí un consuelo: Los cólicos duran relativamente poco. En cuestión de semanas o meses, los cólicos terminarán y habrás sobrevivido uno de los primeros grandes desafíos de ser madre o padre.

Síntomas

Estar molesto y llorar es normal en los bebés, y un bebé molesto no necesariamente tiene cólicos. En un bebé sano y bien alimentado, los signos de cólicos consisten en:

  • Episodios de llanto previsibles. Un bebé que sufre de cólicos suele llorar a alrededor de la misma hora todos los días, generalmente al final de la tarde o al comienzo de la noche. Los episodios de cólicos pueden durar de unos minutos a tres horas o más. Cerca del final del episodio de cólicos, el bebé puede evacuar los intestinos o eliminar gases.
  • Llanto intenso o inconsolable. El llanto por cólicos es intenso, suena angustiado y generalmente tiene un tono agudo. Es posible que la cara del bebé se enrojezca y que sea extremadamente difícil, si no imposible, reconfortarlo.
  • Llanto que aparece sin razón aparente. Es normal que los bebés a veces lloren. Pero el llanto generalmente indica que el bebé necesita algo, como comida o un pañal limpio. El llanto asociado a los cólicos ocurre sin causa evidente.
  • Cambios de postura. Durante los episodios de cólicos, es frecuente que el bebé tenga las piernas dobladas, los puños apretados y los músculos abdominales tensos.

Los cólicos son frecuentes. Usualmente comienzan algunas semanas después del nacimiento y por lo general mejoran antes de los 3 meses. Hacia los 4 o 5 meses, la mayoría de los bebés con cólicos ha mejorado.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica inmediata si el llanto del bebé puede ser el resultado de una caída, una lesión o una enfermedad.

Llama al médico del bebé si:

  • Notas un tono azulado en la piel o los labios del bebé durante un episodio de llanto.
  • Estás preocupado por el llanto del bebé, especialmente si notas cambios en su alimentación, su sueño o su comportamiento.

Puedes ayudar al médico del bebé anotando en un diario cuándo llora y por cuánto tiempo. También lleva un registro de sus hábitos de sueño y alimentación.

Causas

La causa de los cólicos es desconocida. Los investigadores han explorado varias posibilidades, entre ellas alergias, intolerancia a la lactosa, cambios en las bacterias normales del aparato digestivo, un aparato digestivo que no ha terminado de desarrollarse, padres ansiosos y diferencias en la manera en que se alimenta o reconforta al bebé. Pero aún no está claro por qué algunos bebés sufren de cólicos y otros no.

Factores de riesgo

Los bebés de madres que fuman durante el embarazo o después del parto tienen mayor riesgo de padecer cólicos.

Se han propuesto muchas otras teorías sobre qué hace que un niño sea más propenso a tener cólicos, pero ninguna se ha comprobado. Por ejemplo:

  • Los cólicos no ocurren con más frecuencia en primogénitos o bebés alimentados con leche maternizada.
  • Los cólicos probablemente no se deban a la dieta de la madre que amamanta.
  • Las niñas y los varones, no importa en qué orden hayan nacido ni cómo se hayan alimentado, tienen cantidades similares de cólicos.

Complicaciones

Aunque los cólicos pueden ser difíciles de sobrellevar para toda la familia, no parecen tener ninguna consecuencia duradera en la salud. Los bebés que tienen cólicos crecen y se desarrollan normalmente.

May 14, 2014
References
  1. Drug and Therapeutics Bulletin. Management of infantile colic (Boletín de Información Farmacoterapéutica. Tratamiento del cólico del lactante). BMJ. 2013;347:1.
  2. Turner TL, et al. Infantile colic: Clinical features and diagnosis (Cólico del lactante: características clínicas y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de diciembre de 2013.
  3. Lucassen P. Colic in infants. Clinical Evidence (El cólico en los bebés. Evidencia clínica). 2010;2:309.
  4. Turner TL, et al. Infantile colic: Management and outcome (Cólico del lactante: tratamiento y resultados). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de diciembre de 2013.
  5. De Weerth C, et al. Intestinal microbiota of infants with colic: Development and specific signatures (La microbiota intestinal de los bebés con cólicos: desarrollo y características específicas). Pediatrics (Pediatría). 2013;131:1.
  6. Sung V, et al. Probiotics to prevent or treat excessive infant crying: Systematic review and meta-analysis (Los probióticos en la prevención o el tratamiento del llanto excesivo del bebé: metaanálisis y revisión sistemática). JAMA Pediatrics. 2013;167:1150.
  7. Savino F, et al. New treatments for infant colic (Nuevos tratamientos para bebés con cólicos). Current Opinion in Pediatrics (Opinión actual en pediatría). 2010: 22:791.
  8. Thomas DW, et al. Probiotics and prebiotics in pediatrics (Probióticos y prebióticos en pediatría). Pediatrics (Pediatría). 2010;126:1217.
  9. Dobson D, et al. Manipulative therapy for infantile colic (Fisioterapia manipulativa para el cólico del lactante). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD004796/abstract. Último acceso: 11 de diciembre de 2013.
  10. Posadski P, et al. Contamination and adulteration of herbal medicinal products (HMPs): An overview of systematic reviews (La contaminación y adulteración de productos medicinales a base de hierbas: descripción general de revisiones sistemáticas). European Journal of Clinical Pharmacology (Revista Europea de Farmacología Clínica). 2013;69:295.
  11. Perry R, et al. Nutritional supplements and other complementary medicines for infantile colic: A systematic review (Suplementos nutricionales y otros medicamentos complementarios para el cólico del lactante: un análisis sistemático). Pediatrics (Pediatría). 2011;127:720.