¿Por qué la dieta con bajo contenido de fósforo es útil para tratar las enfermedades renales? ¿Qué alimentos contienen fósforo?

Respuesta de Rachael Majorowicz, R.D.N., L.D.

El fósforo es un mineral que se encuentra naturalmente en muchos alimentos y que también se añade a muchos alimentos procesados. Cuando comes alimentos que contienen fósforo, la mayor parte del fósforo ingresa a la sangre. Los riñones sanos eliminan el fósforo excedente de la sangre.

Si tus riñones no funcionan bien, puedes presentar un nivel alto de fósforo en la sangre, lo cual te pone en mayor riesgo de sufrir enfermedad cardiaca, debilidad ósea, dolor articular e incluso la muerte.

Si debes limitar el fósforo

Tus necesidades de fósforo dependen de tu función renal. Si tienes una enfermedad renal en etapa temprana o te estás sometiendo a diálisis, es posible que debas limitar el fósforo. Casi todos los alimentos contienen un poco de fósforo, así que esto podría ser difícil de lograr.

La mejor manera de limitar el fósforo en tu alimentación es limitar los alimentos más altos en fósforo, como los siguientes:

  • Comidas rápidas, comidas vendidas en gasolineras y otros alimentos envasados y precocinados
  • Quesos procesados, como el queso americano y los quesos para untar
  • Carnes frescas o congeladas que tienen sabor o líquidos añadidos para mantenerlas húmedas
  • Refrescos cola y tipo pimienta, muchas aguas saborizadas, tés en botella, bebidas energéticas o para deportistas, muchas mezclas de bebidas en polvo, cerveza y vino

La siguiente tabla muestra ejemplos de alimentos con bajo contenido de fósforo que puedes reemplazar por alimentos con alto contenido de fósforo. Aunque un alimento o bebida puede tener un contenido bajo de fósforo, aún deberás observar el tamaño de las porciones y limitar la cantidad de porciones que comes o bebes por día.

Alimentos con mayor contenido de fósforo Alimentos con menor contenido de fósforo
Comidas rápidas, alimentos precocinados, comidas de restaurantes y alimentos vendidos en gasolineras Comidas caseras o bocadillos hechos de ingredientes frescos
Leche, postres, yogur, leche de soja, cremas no lácteas y leches enriquecidas Leche de almendra o arroz no enriquecida
Quesos fundidos y quesos para untar Una pequeña cantidad de queso Brie o queso suizo
Queso crema sin grasa o crema agria sin grasa Queso crema o crema agria común o bajo en grasa
Helado o yogur helado Helados de agua, sorbetes o paletas de frutas congeladas
Panes rápidos, galletas, pan de maíz, panecillos, panqueques o gofres rápidos Panecillos frescos, pan, roscas o panecillos ingleses
Carnes procesadas, como tocino, mortadela, croquetas de pollo, jamón y perritos calientes, y carne de vaca, pollo o mariscos con "fósforo" en sus ingredientes Carne de res magra, huevos, cordero, carne de caza o aves de corral "totalmente natural", mariscos u otros pescados sin "fósforo" en sus ingredientes
Chocolate o caramelo, incluidas las bebidas con chocolate y las barras de caramelo Gominolas, caramelos duros, bocadillos de frutas o pastillas de goma (con moderación)
Refrescos cola y tipo pimienta, algunas aguas saborizadas, tés en botella, bebidas energéticas o para deportistas, cerveza, vino y algunas mezclas de bebidas (con "fósforo" en sus ingredientes) Refresco de lima limón, cerveza de jengibre, cerveza de raíz, agua corriente y algunas mezclas de bebidas (cualquiera sin "fósforo" en sus ingredientes), café recién preparado (hecho con granos) o té en infusión (hecho de bolsas de té)

Revisa cuidadosamente las etiquetas de los alimentos

Los fabricantes pueden añadir fósforo cuando procesan los alimentos para espesarlos, mejorar su sabor, evitar la decoloración o conservarlos. Revisa las etiquetas de los alimentos para ver si algún ingrediente contiene "fósforo" en el término. Cuando trates de limitar el fósforo, busca alimentos que no incluyan "fósforo" entre sus ingredientes.

Algunos ejemplos de aditivos alimentarios a base de fósforo incluyen los siguientes:

  • Fosfato de calcio
  • Fosfato disódico
  • Ácido fosfórico
  • Fosfato monopotásico
  • Pirofosfato ácido de sodio
  • Tripolifosfato de sodio

Las comidas rápidas, los alimentos precocinados y las carnes y quesos procesados contienen cantidades potencialmente grandes de fósforo.

Busca ayuda profesional.

Para obtener ayuda para crear un plan de comidas que satisfaga tus necesidades, trabaja con un nutricionista certificado. Un nutricionista puede asegurarse de que recibas suficiente alimentación mientras sigues las recomendaciones de tu médico.

Dado que es difícil reducir el fósforo en la alimentación, tu médico podría recomendarte un medicamento aglutinante de fosfato para ayudarte a controlar la cantidad de fósforo que tu cuerpo absorbe de los alimentos.

With

Rachael Majorowicz, R.D.N., L.D.

Jan. 24, 2019