Cordoma

El cordoma es un tumor óseo primario y canceroso (maligno) que, por lo general, aparece en la columna vertebral o en la región donde se apoya el cráneo en la parte superior de la columna vertebral (base del cráneo). Este tipo de tumor se manifiesta con mayor frecuencia en la base del cráneo, la columna vertebral o la parte inferior de la columna vertebral (sacro). Se forman a partir de pequeños remanentes de una columna de células del embrión que se transforman en los discos de la columna vertebral.

Los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de padecer un cordoma; y la mayoría de los tumores aparecen entre los 50 y los 70 años, aunque pueden manifestarse a cualquier edad.

A pesar de que, por lo general, crecen de manera lenta, los cordomas son tumores complicados de tratar, ya que se encuentran cerca de la médula espinal u otras estructuras fundamentales, como la arteria carótida y el tejido cerebral.

Diagnóstico

Los procedimientos y pruebas que se utilizan para diagnosticar un cordoma son:

  • Extracción de una muestra de células para realizar un análisis de laboratorio (biopsia). Una biopsia es un procedimiento para extraer una muestra de las células sospechosas para análisis de laboratorio. En el laboratorio, los médicos capacitados especialmente, denominados patólogos, examinan las células bajo microscopios para determinar si hay células cancerosas.

    Es importante obtener la opinión de un médico que tenga experiencia en el diagnóstico y el tratamiento de cordomas. Lo ideal es que la persona que realiza la biopsia consulte con cirujanos experimentados a fin de planificar el procedimiento para que este pueda realizarse de una manera que no interfiera en una operación posterior.

  • Obtención de imágenes más detalladas. El médico puede recomendar pruebas de diagnóstico por imágenes para ayudar a visualizar el cordoma y determinar si se ha propagado más allá de la espina dorsal o la base del cráneo. Las pruebas pueden comprender una exploración por resonancia magnética o por tomografía computarizada.

Una vez que hayas recibido el diagnóstico de cordoma, el médico elaborará un plan de tratamiento adaptado a tus necesidades con el asesoramiento de un especialista en cáncer y radioterapia (oncólogo radioterápico) y un cirujano oncólogo.

Tratamiento

El tratamiento del cordoma depende de su tamaño y de su ubicación, además de si ha invadido nervios u otros tejidos. Las opciones pueden comprender la cirugía, la radioterapia (como la terapia de protones), la radiocirugía estereotáctica, la quimioterapia y las terapias dirigidas. Los tumores pueden reaparecer después del tratamiento.

Si decides someterte a una cirugía para extraer el cordoma, pregunta acerca de la experiencia del médico en cirugías complejas del cráneo o de la columna vertebral. Este tipo de cirugías presentan menos complicaciones cuando las realizan equipos de cirugía sumamente experimentados y multidisciplinarios con pericia en cordomas.

Tratamiento de un tumor sacro

  • Cirugía. En general, el objetivo de la cirugía de un tumor sacro es extraerlo por completo en una sola pieza, si es posible. La cirugía puede ser difícil de realizar ya que el tumor está cerca de estructuras fundamentales de la médula espinal.
  • Radioterapia. La radioterapia usa haces de alta energía, como rayos X o protones, para matar las células cancerosas. Durante la radioterapia, te recuestas sobre una camilla mientras una máquina se mueve alrededor de ti y dirige haces de radiación a puntos específicos del cuerpo. La radioterapia puede utilizarse antes o después de la cirugía o cuando la cirugía no es una opción.

    Los nuevos tipos de tratamiento con radiación, como la terapia de protones, les permiten a los médicos utilizar dosis más altas de radiación y, a la vez, proteger el tejido sano, lo que puede ser más eficaz para tratar un cordoma.

  • Radiocirugía. La radiocirugía estereotáctica utiliza múltiples haces de radiación para destruir las células cancerosas en una zona muy pequeña. Cada haz de radiación no es muy potente, pero el punto en donde se encuentran todos los haces —en el cordoma— recibe una dosis elevada de radiación para destruir las células cancerosas.
  • Otros tratamientos. A veces, se utiliza quimioterapia y terapia con medicamentos dirigidos para tratar un cordoma.

Tratamiento para tumores en la base del cráneo

El tratamiento de un tumor en la base del cráneo supone, por lo general, una cirugía seguida de radioterapia. El objetivo de la cirugía es extirpar la mayor cantidad posible del tumor sin dañar el tejido saludable que lo rodea ni causar nuevos problemas injustificados. La resección completa puede no ser una opción si se debe realizar cerca de estructuras fundamentales, como la arteria carótida. La cirugía endoscópica y los enfoques tradicionales pueden ser necesarios o utilizarse combinados para extirpar la mayor cantidad posible del tumor con el menor riesgo posible.

Por lo general, a la cirugía le sigue la radioterapia para destruir las células cancerosas que puedan haber quedado y ayudar a prevenir la recurrencia.

Dec. 28, 2017
  1. Azar FM, et al. Infections and tumors of the spine (Infecciones y tumores en la columna vertebral). En: Campbell’s Operative Orthopaedics (Ortopedias Operativas de Campbell). 13.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de enero de 2017.
  2. Winn HR. Chordomas and chondrosarcomas (Cordomas y condrosarcomas). Youmans and Winn Neurological Surgery (Cirugía Neurológica de Youmans y Winn). 7.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2011. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de enero de 2017.
  3. Van Gompel JJ, et al. Chordoma and chondrosarcoma (Cordoma y condrosarcoma). Otolaryngology Clinics of North America (Clínicas Otorrinolaringológicas de Norteamérica). 2015;48:501.
  4. Ailon TT, et al. Management of locally recurrent chordoma of the mobile spine and sacrum: A systematic review (Tratamiento del cordoma localmente recurrente del sacro y la columna vertebral móvil: un análisis sistemático). Spine (Columna vertebral). 2016;41:S193.
Dec. 28, 2017
  1. Azar FM, et al. Infections and tumors of the spine (Infecciones y tumores en la columna vertebral). En: Campbell’s Operative Orthopaedics (Ortopedias Operativas de Campbell). 13.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de enero de 2017.
  2. Winn HR. Chordomas and chondrosarcomas (Cordomas y condrosarcomas). Youmans and Winn Neurological Surgery (Cirugía Neurológica de Youmans y Winn). 7.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2011. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de enero de 2017.
  3. Van Gompel JJ, et al. Chordoma and chondrosarcoma (Cordoma y condrosarcoma). Otolaryngology Clinics of North America (Clínicas Otorrinolaringológicas de Norteamérica). 2015;48:501.
  4. Ailon TT, et al. Management of locally recurrent chordoma of the mobile spine and sacrum: A systematic review (Tratamiento del cordoma localmente recurrente del sacro y la columna vertebral móvil: un análisis sistemático). Spine (Columna vertebral). 2016;41:S193.