Tratamiento para el asma en niños menores de 5 años

Asma en niños menores de 5 años: Entiende cuáles son los síntomas, la medicación, y los planes de tratamiento.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El asma es una inflamación continua (crónica) de las vías respiratorias en los pulmones. La inflamación hace que las vías respiratorias sean vulnerables a episodios de dificultad para respirar (ataques de asma). Los desencadenantes frecuentes incluyen las alergias, los resfríos y el ejercicio. El asma se controla al controlar la inflamación con medicamentos, evitando los desencadenantes cuando sea posible, y usando medicación para tratar los ataques.

Diagnosticar y controlar el asma en los niños menores de 5 años puede ser difícil. En los bebés y los niños pequeños, los síntomas primarios de asma — sibilancia y tos — pueden también ser provocados por otros trastornos. También, las pruebas diagnósticas estándar usadas para medir lo bien que se respira no se pueden usar fácilmente ni con precisión en niños menores de 5 años. Algunos tratamientos que están disponibles para niños mayores para controlar el asma no se recomiendan para los bebés ni para los niños preescolares.

Por estas razones, el control del asma en los niños menores de 5 años requiere vigilancia cuidadosa y relativamente frecuente. Puedes ayudar a reducir al mínimo los síntomas siguiendo un plan de acción escrito que hayas creado con el médico de tu hijo para vigilar los síntomas, y ajustar el tratamiento según sea necesario.

Síntomas de asma en niños menores de 5 años

Los signos y síntomas comunes de asma en niños menores de 5 años incluyen:

  • Tos
  • Sonidos sibilantes, de tono agudo, que suenan como un silbato cuando se exhala
  • Dificultad para respirar o falta de aliento
  • Una sensación incómoda de opresión en el pecho

La gravedad y los patrones de los síntomas pueden variar:

  • Síntomas empeoran por la noche
  • Períodos cortos de tos y sibilancia entre períodos sin síntomas
  • Síntomas frecuentes o crónicos con períodos en que la sibilancia y la tos empeoran
  • Cambios estacionales basados en infecciones comunes o desencadenantes de alergias

Los síntomas del asma se pueden desencadenar o pueden empeorar por algunas situaciones:

  • Resfriados u otras infecciones respiratorias
  • Agentes que causan alergias (alérgenos), como polvo, caspa de las mascotas, o polen
  • Actividad o ejercicio
  • En los bebés, alimentarlos
  • Exposición a humo de cigarrillos u otros irritantes en el aire
  • Reacciones emocionales intensas, como llorar o reír
  • Reflujo gastrointestinal
  • Cambios en el tiempo, o extremos climáticos

Situaciones de urgencia en el asma

Los ataques de asma graves pueden ser fatales y requieren tratamiento en la sala de emergencias. Signos y síntomas de una emergencia cuando se tiene asma en niños menores de 5 años incluyen:

  • Jadear al tratar de respirar
  • Respirar tan fuerte que el abdomen se succiona bajo las costillas
  • Problemas para hablar a causa de una respiración restringida

Pruebas para diagnosticar y vigilar el asma en los niños pequeños.

El diagnóstico del asma en los niños menores de 5 años puede ser difícil. Los síntomas primarios pueden indicar otros trastornos. Con los niños mayores el doctor puede usar una prueba de respiración que mide lo bien que funcionan los pulmones, pero estas pruebas no son útiles con los niños más pequeños, que pueden tener problemas para seguir instrucciones y para respirar exactamente como se les pide.

Si tu hijo menor de 5 años tiene síntomas que pueden indicar asma, tu doctor o especiallista en asma probablemente va a usar varias clases de información para hacer un diagnóstico.

Historial médico

Tu doctor probablemente te va a hacer una serie de preguntas como las siguientes:

  • ¿Hay antecedentes familiares de asma?
  • ¿Con qué frecuencia se presentan los síntomas?
  • ¿La tos despierta al niño por la noche?
  • ¿Los síntomas se dan con un resfriado, o no están relacionados con los resfriados?
  • ¿Con qué frecuencia se presentan los episodios de dificultad para respirar?
  • ¿Cuánto duran?
  • ¿Tu hijo ha necesitado recibir atención médica de urgencia por tener dificultad para respirar?
  • ¿Se sabe si tu hijo tiene alergias al polen, al polvo, a las mascotas o a ciertos alimentos?
  • ¿Tu hijo está expuesto a humo de cigarrillo o a otros irritantes en el aire?

Exámenes de laboratorio

Otros exámenes pueden incluir los siguientes:

  • Análisis de sangre. Tu doctor puede medir los niveles de ciertos glóbulos blancos que quizás estén elevados en respuesta a infecciones.
  • Rayos X del tórax. Los rayos X del tórax pueden revelar cambios en los pulmones cuando el asma está entre moderada y grave. También puede usarse para descartar otros trastornos.
  • Prueba para alergias. Una prueba en la piel o análisis de sangre puede indicar si tu hijo es alérgico a una sustancia sospechada o probable.

Tratamiento de prueba

Si tu doctor sospecha que tu hijo tiene asma, probablemente va a recetarle un tratamiento de prueba. Si tu hijo tiene síntomas relativamente leves y poco frecuentes, puede tomar un medicamento de acción rápida. Si la respiración mejora en el tiempo y de la manera que se espera para ese tratamiento, la respiración mejorada puede apoyar el diagnóstico de asma.

Si los síntomas son más regulares o graves, tu doctor probablemente querrá que comience a tomar un medicamento para control a largo plazo. Una mejoría dentro de las cuatro a seis semanas siguientes apoyará el diagnóstico y establecerá las bases para un plan de tratamiento continuo.

Es importante que lleves un registro de los síntomas de tu hijo durante el tratamiento de prueba y que sigas las instrucciones cuidadosamente. Si seguiste las instrucciones y no hay mejoría dentro del período de prueba, probablemente tu doctor considerará otro diagnóstico.

Tratamiento del asma en los niños pequeños

Los objetivos del tratamiento contra el asma en niños pequeños son los siguientes:

  • Tratar la inflamación de las vías respiratorias, generalmente, con medicamentos diarios, para prevenir los ataques de asma.
  • Usar medicamentos de acción rápida para tratar los ataques de asma.
  • Evitar o reducir el efecto de los factores desencadenantes del asma.
  • Mantener niveles de actividad normales.

El médico implementará un enfoque gradual para tratar el asma de tu hijo. El objetivo es el control del asma en general, con una cantidad mínima de ataques de asma que requieran tratamiento a corto plazo.

Esto significa que, inicialmente, el tipo o la dosis del tratamiento puede aumentar hasta que el asma se estabilice. Cuando se mantenga estable durante un período, el médico puede reducir el tratamiento, para que tu hijo tome la cantidad mínima necesaria del medicamento del tratamiento para mantenerse estable. Si el médico determina que, en algún momento, tu hijo está usando el medicamento de acción rápida con demasiada frecuencia, se aumentará la dosis del tratamiento a largo plazo o se incorporará un medicamento adicional.

El enfoque gradual puede llevar al aumento o disminución de las dosis con el tiempo, según cuál sea la respuesta de tu hijo al tratamiento y el crecimiento y desarrollo general, así como los cambios estacionales o los cambios en los niveles de actividad.

Medicamentos de control a largo plazo

Los medicamentos de control a largo plazo, o de mantenimiento, suelen tomarse todos los días. Entre los tipos de medicamentos de control a largo plazo, se incluyen los siguientes:

  • Corticoesteroides inhalados: estos son los medicamentos de control de asma a largo plazo que se usan con más frecuencia en niños menores de 5 años, además de ser el tratamiento preferido según las pautas del Programa Nacional de Educación y Prevención del Asma (National Asthma Education and Prevention Program). Los corticoesteroides inhalados son fáciles de administrar y, entre las opciones disponibles para bebés y niños en edad preescolar se incluyen budesónida (Pulmicort Flexhaler, Pulmicort Respules), fluticasona (Flovent HFA) y beclometasona (Qvar).
  • Los modificadores de leucotrienos se pueden agregar al plan de tratamiento cuando un corticosteroides inhalado solo no resulta efectivo para el control estable del asma. El medicamento montelukast (Singulair) está aprobado en forma de tabletas masticables para niños de entre 2 y 6 años, o en forma granulada que se puede incorporar a los alimentos hechos puré para niños de tan solo 1 año de edad.
  • Beta agonista de acción prolongada: estos son medicamentos inhalados que se pueden agregar al régimen de tratamiento con corticoesteroides. El salmeterol es un medicamento que combina un beta agonista de acción prolongada con un corticoesteroide inhalado en un medicamento con inhalador de dosis única (Advair HFA).
  • Cromolín, un medicamento inhalado que bloquea la inflamación, puede usarse como un tratamiento complementario de los corticosteroides inhalados en niños menores de 5 años. Sin embargo, existen otros tratamientos a largo plazo para el asma en este grupo etario que están respaldados por evidencias más contundentes que en el caso de esta combinación.
  • Los corticosteroides orales solo se usan cuando no se puede controlar el asma con ningún otro tratamiento.

Medicamentos de acción rápida

Estos medicamentos (llamados broncodilatadores de acción rápida) brindan alivio inmediato para los síntomas del asma, y el efecto dura entre cuatro y seis horas. Entre los broncodilatadores de acción rápida contra el asma se incluyen albuterol (ProAir HFA, Ventolin HFA, otros) y levalbuterol (Xopenex HFA).

Para los niños con síntomas leves o intermitentes de asma, los medicamentos de acción rápida pueden ser el único tratamiento necesario.

Para los niños que tienen asma persistente y usan medicamentos de control a largo plazo, el medicamento de acción rápida se usa solo como un alivio rápido, o un recate, para tratar los ataques de asma. También se pueden usar para prevenir los síntomas del asma desencadenados por el ejercicio físico.

Generalmente, si se toman muchos medicamentos de acción rápida, puede ser un indicador de que el plan de tratamiento de control a largo plazo debe revisarse.

Dispositivos para administrar el medicamento

La mayoría de los medicamentos contra el asma suelen estar disponibles en dispositivos llamados inhaladores de dosis medida, que requieren de una inhalación profunda cronometrada para que el medicamento llegue hasta los pulmones. Puede ser necesario utilizar un accesorio con los inhaladores de dosis medida u otros dispositivos para que sea más fácil administrar la dosis adecuada a niños menores de 5 años. Entre estos dispositivos se incluyen los siguientes:

  • Cámara de retención con válvula y mascarilla. Puedes agregar una cámara de retención con válvula y mascarilla a un inhalador de dosis medida. La cámara permite que el niño inhale el medicamento y no permite que exhale dentro del dispositivo. Esta mascarilla permite que tu hijo inhale seis veces de manera normal para obtener la misma dosis que si inhalara el medicamento en una única bocanada profunda.
  • Nebulizador. Un nebulizador convierte el medicamento en un vapor fino que tu hijo puede inhalar a través de una mascarilla. Generalmente, los niños pequeños deben usar el nebulizador porque les resulta muy difícil o imposible usar otros dispositivos de inhalación.

Control del asma: Pasos para los niños menores de 5 años

Puedes controlar mejor el asma de tu hijo si sigues estos consejos.

Crea un plan de acción

Tu doctor puede ayudarte a crear un plan de acción escrito que puedas usar en casa y compartir con otros miembros de la familia, amigos, maestros del preescolar, y niñeras. Un plan detallado incluye cosas como:

  • El nombre y la edad de tu hijo
  • Información de contacto para el médico y para emergencias
  • El tipo, la dosis, y el horario en que se dan los medicamentos a largo plazo
  • El tipo y la dosis de los medicamentos de rescate
  • Una lista de desencadenantes comunes para el asma de tu hijo y consejos sobre cómo evitarlos
  • Un sistema para evaluar la respiración normal, los síntomas moderados, y los síntomas graves
  • Instrucciones sobre qué hacer cuando se presentan los síntomas y cuándo usar medicamentos de rescate

Vigilancia y registro

Lleva un registro de los síntomas y el plan de tratamiento para compartir con el doctor de tu hijo. Estos registros pueden ayudar al médico a determinar si el plan de tratamiento a largo plazo es efectivo y a hacerle ajustes. Asiste a las citas médicas tal como lo recomiende el doctor para revisar los registros y ajustar el plan de acción según sea necesario. Información que debe estar incluida en el registro:

  • La hora, la duración, y las circunstancias del ataque de asma
  • Tratamientos que se hacen para el ataque de asma
  • Efectos secundarios de la medicación
  • Cambios en los síntomas de tu hijo
  • Cambios en niveles de actividad o patrones de sueño

Control de los desencadenantes del asma

Dependiendo de cuáles sean los desencadenantes del asma de tu hijo, haz ajustes en casa así como en el lugar donde lo cuidan y otros entornos para minimizar la exposición de tu hijo. Estos ajustes pueden incluir:

  • Limpiar cuidadosamente para controlar el polvo y la caspa de las mascotas
  • Revisar los informes sobre recuento de polen
  • Dejar de usar productos de limpieza u otros que puedan causar irritación
  • Darle medicación para la alergia como lo indique el médico
  • Enseñarle a tu hijo cómo lavarse las manos y otras costumbres que hagan los resfriados menos intensos
  • Enseñarle a tu hijo a entender y evitar los desencadenantes
Nov. 20, 2018 See more In-depth