Descripción general

«Espondilosis cervical» es un término general para referirse al desgaste relacionado con la edad que afecta los discos intervertebrales del cuello. A medida que los discos se deshidratan y se encogen, aparecen signos de artrosis, incluso protuberancias óseas a lo largo de los bordes de los huesos (osteofitos).

La espondilosis cervical es muy frecuente y empeora con la edad. Más del 85 por ciento de las personas de más de 60 años tienen espondilosis cervical.

La mayoría no experimenta síntomas por estos problemas. Cuando sí hay síntomas, a menudo, los tratamientos no quirúrgicos son efectivos.

Síntomas

En la mayoría de las personas, la espondilosis cervical no causa síntomas. Cuando sí hay síntomas, generalmente son dolor y rigidez en el cuello.

A veces, la espondilosis cervical provoca un estrechamiento del espacio que necesitan la médula espinal y las raíces nerviosas que pasan por la columna vertebral hacia el resto del cuerpo. Si la médula espinal o las raíces nerviosas se comprimen, podrías experimentar:

  • Hormigueo, entumecimiento y debilidad en los brazos, las manos, las piernas o los pies.
  • Falta de coordinación y dificultad para caminar.
  • Pérdida del control de la vejiga o los intestinos.

Cuándo debes consultar con un médico

Busca atención médica si notas la aparición repentina de entumecimiento o debilidad, o pérdida del control de la vejiga o de los intestinos.

Causas

A medida que envejeces, los huesos y el cartílago que forman la columna vertebral y el cuello se desgastan y desgarran gradualmente. Estos cambios pueden comprender:

  • Discos deshidratados. Los discos actúan como amortiguadores entre las vértebras de la columna vertebral. Hacia los 40 años, los discos vertebrales de la mayoría de las personas comienzan a deshidratarse y a encogerse, lo que crea mayor contacto de los huesos entre las vértebras.
  • Hernias de disco. La edad también afecta la parte externa de los discos vertebrales. A menudo aparecen grietas que causan una protuberancia o una hernia discal, lo que a veces puede ejercer presión en la médula espinal y en las raíces nerviosas.
  • Espolones óseos. La degeneración discal a menudo causa que la columna vertebral produzca cantidades adicionales de hueso en un intento equivocado de fortalecer la columna vertebral. Estos espolones óseos a veces pueden pinzar la médula espinal y las raíces nerviosas.
  • Ligamentos rígidos. Los ligamentos son cordones de tejido que conectan un hueso con otro. Los ligamentos de la columna vertebral pueden ponerse rígidos con la edad y hacer que el cuello sea menos flexible.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la espondilosis cervical son los siguientes:

  • Edad. La espondilosis cervical es una parte normal del envejecimiento.
  • El trabajo. Los trabajos que requieren hacer movimientos repetitivos del cuello, adoptar una postura incómoda o trabajar mucho en cosas que se encuentran por encima de la cabeza aumentan la tensión del cuello.
  • Lesiones en el cuello. Las lesiones anteriores del cuello parecen aumentar el riesgo de espondilosis cervical.
  • Factores genéticos. Algunos miembros de determinadas familias experimentarán más de estos cambios con el tiempo, mientras que otros no.
  • Tabaquismo. Fumar se ha relacionado con un mayor padecimiento de dolor de cuello.

Complicaciones

Si la médula espinal o las raíces nerviosas se comprimen gravemente como resultado de espondilosis cervical, el daño puede ser permanente.

Experiencia en Mayo Clinic e historias de pacientes

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca antes habían experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

  1. An Active Life Restored, Thanks to Regenerative Medicine

    For years, Rick Amatuzio lived with severe back pain that kept him from the active life he'd always savored. But advanced diagnostic tests and regenerative medicine therapy at Mayo Clinic ultimately led to a complete recovery. Now Rick once again can play sports and enjoy the outdoors free from pain. A typical weekend for Rick [...]

Nov. 20, 2018
References
  1. Shen FH, et al. Cervical spondylotic myelopathy. In: Textbook of the Cervical Spine. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 8, 2018.
  2. Levin K. Cervical spondylotic myelopathy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 8, 2018.
  3. Isaac Z. Evaluation of the patient with neck pain and cervical spine disorders. http://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 8, 2018.
  4. Robinson J, et al. Clinical features and diagnosis of cervical radiculopathy. http://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 8, 2018.
  5. Cervical spondylosis (arthritis of the neck). American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://orthoinfo.aaos.org/en/diseases--conditions/cervical-spondylosis-arthritis-of-the-neck. Accessed May 8, 2018.
  6. Daroff RB, et al. Disorders of bones, joints, ligaments, and meninges. In: Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 8, 2018.
  7. Robinson J, et al. Treatment and prognosis of cervical radiculopathy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 8, 2018.
  8. Shelerud RA (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 10, 2018.